Camino al inconsciente

Puede un trauma del pasado enfermar tu cuerpo? La Metodología de Integración Bioemocional cambia la concepción tradicional de la medicina pues observa al ser humano como un todo y confiere gran importancia a la interacción mente-cerebro-órgano.

“Tus párpados son cada vez más pesados”, le dice una voz e indica el camino al inconsciente. Ella inhala y exhala con calma. Siente cómo cada músculo se relaja y su mente encuentra la paz. Yunaisy Pozo Hernández obtiene tranquilidad y optimismo en cada sesión. Desde hace dos años, asiste al Centro de Ataxia y nota mejorías en su bienestar.

“Durante el tratamiento me visualizo como una persona independiente”, declaró esperanzada. La psicoterapeuta Mariela Góngora comparte la confianza en la terapia y la aplica todos los lunes y miércoles.

El 25 de mayo del 2015 médicos, psicólogos y docentes expusieron sus experiencias con la Metodología de Integración Bioemocional. El salón de conferencia del motel Pedernales escuchó historias como la de Yunaisy. Profesionales de la Organización de Integración para el Bienestar Social (OIBS) apreciaron los proyectos que surgieron tras un diplomado en octubre de 2013.

¿Una nueva Medicina?

La Integración Bioemocional observa al ser humano como un todo y confiere importancia a la interacción mente-cerebro-órgano. Según esta teoría, los traumas impactantes quedan bloqueados en nuestro inconsciente y causan las enfermedades, a las cuales considera mecanismos de adaptación biológica. La metodología parte de las cinco leyes biológicas enunciadas por Ryke Geerd Hamer, psiquiatra y oncólogo alemán. En “La nueva medicina” se concibe una vivencia traumática como el origen de la enfermedad y le otorga utilidad para el sujeto y la evolución de la especie. Allí plantea que durante un conflicto biológico existe una correspondencia entre un área del cerebro y la alteración orgánica.

hipnosis_tratamiento-web

La metodología estudia el proyecto sentido que abarca desde antes de la concepción hasta los tres años de vida y la edad cronológica; analiza cómo influyen el ambiente y las circunstancias en nuestra salud desde antes de nuestro nacimiento y durante nuestra existencia.

Uno de sus fundamentos es la teoría del doble, que establece una correspondencia entre familiares que coinciden en fecha de nacimiento, muerte o nombre. Según esta técnica, heredamos comportamientos y conflictos de los antepasados.

Existen diferentes formas de tratar el conflicto. La Programación Neurolingüística es una de sus herramientas. Analiza la comunicación verbal y no verbal y afirma que todos contamos con los recursos para evolucionar, los fracasos encierran aprendizajes y la culpa no existe. Enseña la importancia de elevar la autoestima y tener una adecuada percepción de la realidad. Otro método es un “viaje” al inconsciente del individuo, en búsqueda de la experiencia traumatizante. Luego, el paciente revive el momento de forma positiva.

Redacta una carta de perdón al prójimo que le causó daño. Quema el escrito y libera sus sentimientos de rencor.

“Su aplicación en el Centro de Ataxia es durante un período de cinco años, por la complejidad de la enfermedad”, comentó Mariela Góngora, máster en Medicina Natural. A los pacientes con fobias también los llevan a un nivel profundo de relajación. Les hacen revivir su trauma, pero desde la perspectiva de un observador. Ayudan a sustituirlo por un recuerdo positivo. En caso de experimentar circunstancias parecidas, tendrá el mecanismo de respuesta.

Existen historias muy alentadoras. “Utilicé esta metodología con cinco mujeres deprimidas durante su ingreso en el hospital de día y obtuve excelentes resultados”, informó el Dr. Rubén Reynaldo Hernández, profesor titular de Psiquiatría de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín.

La integración bioemocional también interviene en el comportamiento de los seres humanos. El psiquiatra piensa aplicar esta técnica en casos de alcoholismo y otras adicciones. Si estos individuos recibieran tratamiento médico disminuirían las tendencias al suicidio, el homicidio y robo; de esta forma, mejorarían la sociedad.

Educar las emociones

“Cuando desperté, evalué las cosas con mayor claridad y actué de otra forma. Observé que las barreras las creaba yo, no la situación”, dijo Isabel Montero, estudiante de segundo año de la carrera Pedagogía y Psicología, de la Universidad de Ciencias Pedagógicas José de la Luz y Caballero. Sus compañeros vivieron experiencias semejantes. Algunos afirman ser menos tímidos o más optimistas.

Esa institución decidió instruir en este conocimiento a profesores del área de pedagogía, psicología y directivos para multiplicar los saberes. “Nosotros elaboramos una estrategia para su introducción como complemento del trabajo educativo”, reveló Maritza García García, psicóloga y vicerrectora de dicha Universidad.

Allí introducen los fundamentos del diplomado en cuatro áreas principales. La primera es la formación de docentes. Analizaron el currículo básico, propio y electivo, para desde los estudios de pregrado insertar estos contenidos. Según la Vicerrectora, tienen una intencionalidad mayor en las carreras de psicología-pedagogía y educación especial con la introducción de aspectos más especializados de la temática.

La educación de las emociones es una tendencia pedagógica a nivel internacional. El maestro debe enseñar a sus alumnos a manifestarlas, modificarlas y controlarlas. Todos los docentes ejercen una función de orientación y necesitan esta herramienta.

Una segunda área es de superación. En esta priorizan a psicopedagogos, profesores de educación especial y logopedas. La tercera rama es la investigación. Realizan un proceso de estudio teórico-práctico para saber en qué elementos coinciden y validan esta ciencia.

Pensamos abrir el próximo curso un proyecto sobre cómo la bioemoción soluciona problemas de aprendizaje”, explicó la psicóloga. Y la otra es la orientación educativa de los alumnos. Atienden estudiantes con adicciones y enfermedades respiratorias o de alergias.

La Universidad de Ciencias Médicas de Holguín vive un contexto análogo. “Diseñamos un curso de postgrado para la preparación de los docentes y su futura aplicación en los servicios de salud, y preparamos uno electivo para los estudiantes a partir de tercer año de Medicina”, comunicó Graciela de la Cruz Blanco, psicóloga y metodóloga del centro.

Anclar una ciencia

Estos conceptos son novedad en Cuba y tienen sus detractores. Poseen una fuerte carga subjetiva y por ello algunos los valoran como asunto de “brujos”. Un número reducido de profesionales conocen la metodología. “A veces tenemos pocos casos y eso frena la credibilidad”, confesó Mariela Góngora, psicoterapeuta. En ocasiones los trabajadores no cuentan con todos los recursos como el espacio y tiempo que requieren las consultas.

Le favorecería la formulación de un diccionario que indique la relación entre el conflicto causal y la enfermedad desencadenada. Publicar los resultados de sus estudios beneficiaría la promoción del tema en nuestra población. En general se deben compartir sus avances y limitantes.

La_nueva_Medicina-web

La integración bioemocional es una oportunidad para atender a las personas desde un criterio distinto. La pueden emplear docentes, profesionales de la salud y de carreras humanísticas. Su aplicación opera cambios positivos en disímiles aspectos de la salud. Ayuda a reeducar y rehabilitar a individuos en centros correccionales.

Nunca provoca secuelas negativas; al contrario, acceder a un estado de relajación causa beneficios en el hombre. Potencia la seguridad en las decisiones y autoestima en edades tan controversiales como la adolescencia. Sus bases rompen con antiguos “mandamientos” de la medicina y mira a la enfermedad como la representación codificada de un problema, cuya “traducción” está en el camino al inconsciente.

Por Daylene Dovales de la Cruz

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: