El Che: esa luz que vislumbró el mundo entero

Texto: Laura V. Mor, fotos: Yaimi Ravelo Rojas. Cobertura especial Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

 Santa Clara, 8 de octubre de 2017.- Santa Clara, 8 de octubre de 2017.- Hoy se cumplen 50 años de la captura y posterior asesinato de Ernesto Guevara en Bolivia, 50 años de aquel día donde el Che miró fijo a los ojos a su verdugo con la admirable valentía que solo hombres como él pueden tener, y le dijo que apuntara bien, porque iba a matar a un hombre.

Hoy en Santa Clara, viendo al pueblo cubano, recordé un escrito de mi padre leído de adolescente donde relataba lo que él sintió a sus 26 años cuando la terrible noticia recorrió el mundo.

“Vivimos su muerte con el dolor de quien sabe que ha perdido un hermano único; sin embargo, en aquellos ojos abiertos, el mundo entero vislumbró una luz”, decía parte de ese escrito. Hoy, al ver a su pueblo homenajear a ese hombre inmenso, recordé esas palabras, esa luz de la que hablaba mi viejo.

Escuchar a una niña de 9° grado, Leyanis Águila Gatorno, hablar del Che ante una multitud, con la sencillez y cariño como quien habla de alguien muy cercano, asegurando que en “la lucha por una sociedad nueva continuamos”, con ese compromiso patriótico y ese agradecimiento a su lucha y su ejemplo, que hombres inmensos como él han sabido inculcarnos no sólo en millones de cubanos, sino en millones de jóvenes y adultos en todo el mundo, es parte de esa luz.

Ver a niños cubanos recibiendo su pañoleta azul, símbolo del ingreso a la Organización de Pioneros José Martí, mientras prometen emocionados ser como él, también lo es.
Acto-Che011.jpg

“De La Serna somos todos” afirmaba enérgicamente Sara Mary Vega Fortún, alumna de 12° grado –el Pre, como le dicen aquí al preuniversitario-, hablando del Che como quien habla de un amigo.  Sara, como parte de la juventud cubana se definía “marxista, leninista, martiana, fidelista y guevariana”, recordaba a un hombre al que, decía con orgullo¬ “primero lo hicimos cubano, luego nos lo apropiamos”, y nos mostraba nuevamente esa luz inspiradora de miles de millones.

Estas son las futuras generaciones de las que hablaba Fidel cuando decía “¡Que sean como el Che!” (1).

Miguel Díaz Canel Bermúdez homenajeó al Che y su dimensión revolucionaria, humanista e internacionalista, desde las tierras que vieron al Primer Vicepresidente de Cuba nacer.  “Su figura se agiganta en el tiempo cuando nuevas generaciones de cubanos, al crecer bajo su signo y el de su legado, descubren, reconocen y asumen su paradigma de revolucionario”, expresó, recordándonos que como alertaba el Che el presente no puede convertirse en un retorno al pasado, sino en una construcción colectiva, en el camino hacia el socialismo que “es tarea de todos”.
Mi viejo en su escrito hablaba de la visión de futuro y la coherencia en el decir y hacer del Che, como aquello que “se metió sin permiso en el alma de quienes soñaban con ver a nuestros pueblos liberados de la opresión, de la pobreza y las salvajes dictaduras”. Esa coherencia es de la que hablaron Leyanis y Sara hoy, del gigante moral del que hablaba Díaz Canel, del hombre de conducta sin una sola mancha, el más extraordinario de los revolucionarios que definía Fidel, de ese Hombre Nuevo al que debemos aspirar si queremos un mundo más justo e igualitario.

Hay que darle un verdadero contenido a la exhortación de ser como él, que nos permita asumir cada reto en la vida”, exhortó Díaz Canel, afirmando que el ejemplo, como el que daba el Che, puede multiplicar voluntades, como esa luz que nunca se apaga; esa luz que a la generación de mi padre, pero también a la mía, 50 años después, ha marcado a fuego, esa luz que seguirá alumbrando a los pueblos en cada lugar del mundo donde se intente arrebatarnos los sueños.

Acto-Che019.jpg

Nota
(1) Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz en la velada en memoria del Comandante Ernesto Che Guevara, 18 de octubre de 1967, Plaza de la Revolución.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

0 comentarios en “El Che: esa luz que vislumbró el mundo entero

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: