Vilma Espín: Un ejemplo más necesario que nunca

Texto: Laura V. Mor, fotos: Yaimi Ravelo Rojas / Cobertura especial Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

Santiago de Cuba, 29 de julio de 2018.- Vilma Espín era una persona excepcional. Así lo afirman todos los que tuvieron la fortuna de conocerla. Como “el paradigma de la mujer comprometida” describen a quien el 2 de diciembre de 2001 fuera condecorada como Heroína de la República de Cuba.

En  reconocimiento a su extraordinaria obra recibió también la Orden Ana Betancourt en 1974, la Orden Lenin Internacional en 1979, la Orden Mariana Grajales en 1985 y la Orden Francisco de Miranda de Primera Clase en 2001 entregada por el propio Hugo Chávez.

Vilma fue responsable de la Coordinación Provincial en el Oriente de Cuba del Movimiento 26 de Julio, participó en la dirección del levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956 bajo el nombre de Deborah, fue delegada nacional del MR-26-7 al Segundo Frente “Frank País”, fue fundadora del Partido Comunista de Cuba y miembro de su Comité Central y del Buró Político; pero su obra más trascendente fue la creación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) el 23 de agosto de 1960.

En esta Federación logra unificar las luchas femeninas, convirtiéndose hasta el día de hoy en una de las organizaciones de masas más importante del país y la más representativa teniendo en cuenta las principales transformaciones del proceso revolucionario, no solo para las mujeres cubanas sino para la sociedad en su conjunto. Es sin duda la organización de mujeres de referencia internacional.

“Creo en la libertad de la mujer en el mundo, entendiendo por esa libertad el derecho a alcanzar la plena igualdad de posibilidades y oportunidades que el hombre, su derecho a participar en todos los ámbitos de la vida, de la sociedad; su derecho a desarrollar todas sus posibilidades”, afirmaba Vilma, una mujer imprescindible de las que marcan con sus pasos el rumbo de la historia.

Con ese espíritu, el 7 de abril de 2010 en el 80 aniversario de su nacimiento se inauguró el Museo Memorial Vilma Espín Guillois en la calle San Gerónimo 473, de la ciudad de Santiago de Cuba, donde por dos décadas vivió Vilma con su familia hasta su alzamiento como combatiente y miembro del MR 26 de Julio.

La Casa Memorial recorre su vida desde su nacimiento hasta su paso a la inmortalidad. A través de imágenes fotográficas –algunas inéditas-, testimonios y pertenencias personales se recorre la grandeza de esta mujer sin par, llena de sensibilidad, audacia, inteligencia, que junto a Fidel realizó la obra más importante para la mujer y la familia en la Revolución cubana.

La Casa es también, tal como lo querría Vilma, un espacio para la comunidad en el que se realizan múltiples actividades: muestras mensuales sobre su legado en la lucha por la igualdad de género y el derecho de las mujeres, temas aún hoy tan vigentes y necesarios de continuar debatiendo y profundizando en nuestras sociedades. Se llevan a cabo proyectos que involucran a los distintos sectores de la sociedad como “Herederos de Vilma”, destinado a los adultos mayores, se realizan conversatorios y actividades diversas con los adolescentes del nivel de enseñanza media, y con trabajadoras de todos los sectores de la sociedad y campesinas, manteniendo viva la memoria de quien –como dijera Fidel- “el ejemplo de Vilma es hoy más necesario que nunca”.Fotor_153283581221077.jpg

Lugar insoslayable a visitar para entender la historia de la Revolución cubana y la trascendencia universal de esta hija que ha llenado de gloria y honor a Santiago de Cuba.

Vea también Santiago de Cuba: Cuna del orgullo cubano

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

0 comentarios en “Vilma Espín: Un ejemplo más necesario que nunca

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: