Cuba: Un referéndum por la nueva Constitución del pueblo

Texto: Laura V. Mor / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

Fotos: Yaimi Ravelo.

La Habana, 24 de febrero de 2019.- Un proceso democrático inédito en el mundo concluyó este domingo en Cuba: la reforma constitucional mediante un referendum popular. Su particularidad radica en ese proceso en donde es la población que se da su propia Constitución, transformándose en constituyente.

Boleta de votación donde el elector marca con una cruz su preferencia en el cuadrado dispuesto al lado de las opciones (Sí / No), respondiendo a la pregunta “¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República?”

Tres meses de intensos debates en 130.000 consultas populares donde los ciudadanos analizaron minuciosamente el articulado de la que, en caso de ratificarse, será la nueva Constitución de la República que reemplazará a la vigente desde 1976 y brindará la legislación marco para 11 millones de cubanos y cubanas. 780.000 sugerencias y 9.600 propuestas incorporadas al proyecto original emanado de la Asamblea Nacional del Poder Popular. 760 cambios entre adiciones y eliminaciones de artículos, frases y palabras; con una modificación del 60% del articulado.  5 artículos más que el texto original. 

En nuestro recorrido por distintos municipios de la capital notamos un clima de tranquilidad poco usual en otros países del mundo en un día de votación. Constatamos que para las 2 PM ya se contaba con un 74, 09% (*) del padrón electoral que ya había ejercido su derecho al voto…un derecho que, en Cuba, a diferencia de muchos otros países, no es una obligación; pero que, sin embargo, alcanza un altísimo grado de participación popular.

No vimos militares ni fuerzas de seguridad en los colegios electorales, sino vecinos, vecinas y niños “custodiando” las urnas, en ese simbolismo extraordinario que tiene la Revolución Cubana. Niñas como Ibet, que nos contagiaba su emoción al contarnos sonrojada lo importante que era para ella “cumplir esa tarea por el país”. 

Niños como Marlon o Jordan, que, siendo amigos del barrio, también estaban juntos en el colegio electoral y disfrutaban cada momento, sintiéndose parte de un proceso de todos… O como Alejandro, que con un carisma encantador, se divertía con Vladimir;  pero que llegado el momento en que un elector depositaba la boleta en la urna y debía decir “Votó”, lo hacía con el orgullo y la seriedad de quien se sabe incluido en un proyecto de país colectivo.

Dos niñas pioneras custodian la urna. Con el saludo pionero y la frase “Votó” dan por hecho el acto de votar del elector (Colegio Electoral 1 de Nuevo Vedado, Municipio Plaza)

De eso se trata la democracia cubana, del poder del pueblo, de su soberanía y sus derechos para ejercerla. Ellos lo sabían, por eso la alegría y el compromiso a pesar de su corta edad.

Escuelas, consultorios del médico de la familia, empresas estatales y hasta garajes fueron espacios acondicionados para que nadie que quisiera se quedase sin la posibilidad de ejercer su derecho. La bandera de la estrella solitaria y el escudo nacional embellecieron todos los colegios electorales, sean espaciosos o no.  

Algunos contaban con un salón aparte donde las personas ingresaban a marcar la boleta que le entregaran las autoridades de mesa, otros no.  Como de garantizar el secreto al voto se trata, valiéndose de biombos armados con cartón, cortinas, imaginación y mucha dedicación, lograron esa privacidad necesaria a la hora de elegir la opción de preferencia libremente en la boleta de votación.

Los pioneros son los que están presentes en el inicio de la jornada electoral y en el escrutinio público, garantizando la transparencia del proceso junto a los vecinos. Los primeros electores son testigos, junto a ellos, de la apertura de las mesas y de la corroboración de una urna vacía. 

“Nadie que quiera votar se queda sin hacerlo”. En Cuba el voto no es obligatorio, pero si lo es que la autoridad electoral junto con un pionero concurra con la urna hasta la casa de cualquier persona que no pueda llegar por sus propios medios al lugar de votación que le corresponde, nos contaba Einar Rey Soto, Presidente de un Colegio Electoral en el municipio Cerro.

Un 81,53% del padrón electoral ejercieron su voto hasta las 5 PM (*), una hora antes que cerraran los colegios electorales, un porcentaje 3% superior al que a esa hora se tuvo en las elecciones generales del 2018.

El 24 de febrero de 1865 al grito de “¡Independencia o Muerte!” José Martí reinició junto a heroicos cubanos de aquellos tiempos la lucha contra el colonialismo por la independencia, nos recordaba Nilda Suárez, Secretaria de un Colegio Electoral en Centro Habana. 

Este 24 de febrero, 154 años después, el “Votó” fue el grito de cubanos y cubanas de estos tiempos que, en otro día histórico, creemos, ratificarán ampliamente una Constitución nacida de la construcción y la participación colectiva.

Nota

(*) Según información proporcionada por la Comisión Nacional Electoral

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Un comentario sobre “Cuba: Un referéndum por la nueva Constitución del pueblo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: