Tornado en La Habana: Seis días despúes

Texto: Laura V. Mor. Fotos: Yaimi Ravelo / Cobertura Especial de Resumen Latinoamericano Cuba

El pasado 27 de enero un tornado de una magnitud no vista en Cuba hace varias décadas irrumpió en la noche habanera y destrozó gran parte de varios municipios.

Centenares de árboles y postes de luz caídos, mamposterías derrumbadas, techos de que ya no estaban…caminar saltando escombros. Ese era el panorama el 28 de enero, la mañana siguiente al desastre en Regla, 10 de Octubre y Guanabacoa, los municipios más afectados. Iniciaba la recuperación con un largo camino por delante.

700 equipos de limpieza de distintos organismos del Estado, a los que se sumaron estudiantes, artistas, deportistas, vecinos, todos voluntarios. Brigadas de trabajadores eléctricos de ocho provincias del país, que lograron recuperar casi la totalidad del servicio en estas zonas.

1.200 trabajadores telefónicos que ayudaron en las labores de recuperación, logrando restablecer el 65% de las 13.000 líneas afectadas.

Arquitectos de recorrida visitando a las familias afectadas para evaluar el daño y poner en marcha la reedificación que les devolviera el hogar perdido. Miles de voluntarios organizados en brigadas para ayudar a quitar escombros y árboles del camino, e incluso de las casas.

Una política pública de subsidios del Estado totales o parciales según sea la afectación y la necesidad, con plazos de pago de los materiales a tiempos impensados en cualquier otro país o sistema.

Seis días después, el panorama era bien diferente.

“Jamás un fenómeno meteorológico podrá quitarle el sueño a un niño cubano” se leía en una alcancía improvisada que una señora llevaba calle por calle orgullosa para juntar alguna colaboración que ayudara a las familias más afectadas.

La recuperación andaba ya sobre pasos agigantados, manteniendo esos sueños intactos.


Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

Deja un comentario