Tornado en La Habana: Una enorme movilización de solidaridad

Texto: Laura V. Mor. Fotos: Yaimi Ravelo / Cobertura Especial de Resumen Latinoamericano Cuba.

La Habana, 7 de febrero de 2019.-  Había pasado menos de una semana desde que un tornado irrumpiera en la tranquila noche habanera e hiciera estragos en varios municipios. Al día siguiente, escombros y árboles caídos, tendidos eléctricos partidos sobre las casas, techos de viviendas arrancados era la imagen que veíamos a cada paso. Cinco días después, el cambio producto del trabajo colectivo es notorio.

Regla, Guanabacoa, Santos Suárez, Luyanó: barrios que se colmaron de héroes anónimos que sintieron la necesidad de ayudar a sus iguales y colaborar en la enorme tarea de la recuperación. Quitar escombros, mover árboles caídos, derribar una pared, poner el “carro” a disposición, recolectar donaciones, preparar comida para un vecino o alcanzar un vaso de agua.

Participar, con lo que tuvieran, con lo que pudieran, siendo útiles pero sobre todo humanos, de eso se trataba.

“Puedo decirles lo que pienso?”, nos pregunta Yuliasdy Herrera Lago, que lo vivió, como muchos, en primera persona. En sus 37 años “nunca había imaginado algo así”. Su casa fue una de las primeras que aquel lunes tras el tornado nos llamó la atención en nuestro recorrido por Regla, al ver a toda la familia sentadas en lo que parecía haber sido una habitación.

Fue muy rápido, nosotros pensamos que era nuestra casa nada más” nos cuenta, todavía un poco inquieta, sin dejar de mencionar con lágrimas en los ojos toda la ayuda recibida desde las instituciones y desde los vecinos.

“La recogida fue verdaderamente bastante rápida. A las 6 de la mañana ya había grúas y trabajadores recogiendo los postes y árboles”. “Me ayudaron bastantes vecinos, algunos que ni recuerdo en el apuro” relata Yuliasdy. “Cuando amaneció yo no me lo podía creer, mi casa era una destrucción total”, nos cuenta, aunque a simple vista podemos apreciarlo.

Llega el arquitecto a tomar medidas y hacer esbozos de planos de cómo era la casa, esa que cobijaba a Yuliasdy, sus tres hijos, su marido, su padre, su yerno y su pequeña nieta y sucumbió ante la furia del tornado.  Su casa, es una de las tantas que recibirá el subsidio total desde el Estado cubano para la reconstrucción, que, según nos cuenta, estará a cargo de las brigadas de trabajo de la refinería Ñico López.

Buenas” se escucha al rato. Era la voz de un muchacho joven, uno de los cientos de voluntarios que reciben de miles de cubanas y cubanos donaciones en instituciones y universidades, encargadas de organizar lo recibido para que a nadie le falte. Quería saber cuántas personas estaban allí y sus edades, pues los módulos de ropa, aseo y alimentos se organizan cuidadosamente según las necesidades de cada familia afectada, previamente consultadas, como la de Yuliasdy.

Una enorme movilización -enmarcada en un brutal bloqueo económico, comercial y financiero que intercede hasta en las donaciones que desde el exterior miles de personas solidarias intentan hacer- que no escapa a la que suele desplegarse en Cuba ante casos de desastres naturales, pero que no deja de sorprender y ser valorada por usual que sea.

“Ahora lo que nos queda es recuperarnos y dar gracias que estamos vivos”, afirma, mientras sonríe al ver a su pequeña hija y su nieta recibir con esa frescura propia de los niños algunos juguetes donados. 

“Hay que vivirlo para entender” nos dijo. Tenía razón. Hay que vivirlo para entender, pero también hay que verlo para saber cómo es aquello que siempre decía Fidel que la Revolución nunca los dejará solos, como bien nos decía Yuliasdy.

.


cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

2 comentarios sobre “Tornado en La Habana: Una enorme movilización de solidaridad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: