Venezuela: Doctrina conjunta y estrategia de amplio espectro

A través de la historia se ha demostrado que el concepto de “conjunción” representa la verdad histórica de que ni el poder aéreo, ni el terrestre, ni el marítimo ganan guerras por sí solos. La conjunción es una cooperación constante que busca la coordinación permanente utilizando eficiente de los medios disponibles y las capacidades de cada fuerza.

• La coordinación se da no solo en los niveles de más alta jerarquía, sino que se presente en el nivel operacional y táctico,
• Premisa básica de que actuando al unísono, los resultados son mayores y el costo relativamente menor.
• Un esfuerzo único y concentrado, mucho más que un apoyo mutuo entre las fuerzas requiere interdependencia y aprovechamiento al máximo de todos los componentes.
• La acción conjunta combina capacidades, maximizando las fortalezas . minimizando las vulnerabilidades.
• Interoperatividad, que permite la unión conceptual, y física de las diferentes fuerzas que deben ser empleadas en el amplio espectro
Estos efectos sinérgicos de la doctrina conjunta, constituye parte esencial de la actual Estrategia de Seguridad Nacional de los EEUU, lo que ha conducido a cambiar la forma de hacer la guerra, con nuevos conceptos operativos y formas de organización que buscan lograr el dominio de todo el espectro: esto va desde los aspectos culturales, políticos-económicos, sociales-territoriales, sobresaliendo el papel de las Operaciones Combinadas.

Es en esa dirección, donde enmarcamos la Estrategia del Amplio Espectro, que articula la simultaneidad del ataque enemigo, la combinación y permanencia de sus múltiples aspectos. Parte de este enfoque lo desarrolla la investigadora mexicana Ana Esther Ceceña en su trabajo “La dominación de espectro completo sobre América” ( Rebelión.30-01-2014 ).

El concepto de dominación de espectro completo ha sido la clave de transformación en el arte de la guerra y orienta sus modalidades prácticas.

Uno de sus aprendizajes más relevante es el de la aplicación simultánea y sin tregua de mecanismos variados que tiendan a confundir y a la vez a producir resultados combinados mientras agotan, en principio, las fuerzas físicas y morales del enemigo:

• Con la idea orientadora de “no dejar resquicio al enemigo”, ningún espacio de resguardo, ni un momento para tomar aliento,
• El mejor medio para desgastar al enemigo es atacarlo sin tregua por todos lados al mismo tiempo; como un ataque de un enjambre de avispas.
• La mayor novedad de esta concepción estriba en su virtud para articular y dar sentido general único a las estrategias sectoriales, parciales, específicas, temporales y más limitadas que se desplegaban desde diferentes emisores o agentes .

 

Las fuerzas especiales en la nueva estrategia imperial

En la actual guerra no convencional, particularmente en la Proxywar, participan un conjunto de fuerzas no regulares, en muchos casos con destacados papeles de las bandas criminales y equipos de las empresas subcontratadas-outsourcing.

Estos equipos de acción directa se articulan con diversas fuerzas especiales de los diversos componentes de las fuerzas armadas de los EEUU, dirigidos por el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) y conformados por DELTA FORCE, SEAL Team Six de la marina, Boinas Verdes, Rangers.

Alrededor de estas fuerzas se han formado verdaderos mitos, alimentados mediáticamente por la “Rambomanía” y a pesar de su carácter secreto existe bastante literatura donde se hace una apología sobre sus hazañas, que no es otra cosa que la cultura de la violencia y la muerte técnicamente organizada.

Existe una larga lista de actividades encubiertas desplegadas por estas fuerzas especiales, que han dejado una estela de sufrimiento y dolor por las muertes, heridos, mutilados, disociados psicóticos que han generado en diversas partes del globo. La instancia que coordina las operaciones encubiertas bajo el mando directo del presidente de los EEUU, es el Comando de Operaciones Especiales (JSOC). Este organismo, se mantiene en un nivel medio de la oscuridad que ni siquiera la CIA maneja. Como organismo ya dijimos que recibe órdenes directamente del presidente, pero también se coordina con el Secretario de Defensa y es supervisado por una cadena militar de mando único. Como ya anteriormente señalamos, el núcleo de JSOC incluye la Fuerza Delta del Ejército, el equipo de la Marina SEAL 6, 160a Especiales del Ejército de Operaciones del Regimiento de Aviación, y el Regimiento Ranger.

El JSOC planifica y lleva a cabo ejercicios conjuntos de operaciones especiales como ya vimos, integrando al SOG de la CIA. En las fuerzas armadas de los EEUU son responsables de las misiones especiales: ejecución, planificación, entrenamiento, tácticas de operaciones encubiertas, donde se incluye el sabotaje, asesinatos selectivos, entrenamiento de paramilitares, ataque a instalaciones militares.

Vamos a reseñar a continuación los trabajos de investigación periodística sobre el ascenso vertiginoso que ha tenido en los últimos años las fuerzas especiales de los EEUU

Según lo describe el investigador Nick Turse en su web, las Fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU están desplegadas en 137 países.

Nacido de una fracasada incursión en 1980 para rescatar rehenes estadounidenses en Irán (en la cual murieron ocho miembros de los servicios de inteligencia de los EE.UU.) el Comando de Operaciones Especiales de EE.UU fue establecido en 1987, compuesto de unidades de todas las ramas de los servicios armados.

Un estudio de información de fuentes abiertas revela que en 2012 y 2013, las fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU estuvieron desplegadas entrenando, asesorando u operando con el personal de más de 100 países extranjeros. Es decir, se encontraban en aproximadamente un 60% de las naciones del planeta. Con un personal de 33.000 en 2001, se informa que han alcanzado 72.000 en 2014. (Cerca de la mitad de esa cantidad, se llama en la jerga profesional “operadores con placa”: SEALs, Rangers, Boinas Verdes, mientras el resto son personal de apoyo.) De hecho, el Comando de Operaciones Especiales ha convertido el planeta en un gigantesco campo de batalla, dividido en numerosos frentes discretos.

La expansión permanente de este comando, con su jerga militar resulta indescifrable para la mayoría de los estadounidenses, en la misma medida en que sus misiones les resultan también secretas.

Alrededor de todo el mundo, se puede encontrar un conjunto de estructuras organizativas de tales componentes: Fuerzas Conjuntas de Tareas en Operaciones Especiales (SOJTFs), Fuerzas Conjuntas Combinadas de Tareas en Operaciones Especiales (CJSOTFs), y Operaciones Especiales Conjuntas de Fuerzas de Tareas (JSOTFs), Comando para Teatro de Operaciones Especiales (TSOCs) así como Comando de Operaciones Especiales. Tales fuerzas operar en las sombras, en tanto sus misiones y personal se expanden por todo el planeta pero sin que se le preste mucha atención.

Desmontando la mitificación de tales fuerzas (llámese Ranger, Boinas Verdes, Seal Team Six, Delta Force ), es necesario tomar muy en cuenta las anteriores consideraciones sobre su accionar y organización, es decir, nuestra insistencia en este tema se dirige a plantear una alerta temprana sobre la amenaza que significan para nuestro proceso revolucionario, sobre todo por su vinculación con los planes injerencistas a través de la PROXYWAR impulsada actualmente por la oligarquía colombiana contra Venezuela. Este proceso está signado por el empleo de fuerzas hibridas donde predominan los equipos de fuerzas especiales, como son la fuerza de tarea conjunta OMEGA, FUDRA-3, combinados con los paracos, BACRIM, narcos, contrabandistas, los cuales en términos más globales, se articulan con sistema de armas convencionales como son los carros blindados, helicópteros, aviones de diversos tipos ubicados en las bases instaladas por los yankys.

 

Operaciones encubiertas con Fuerzas Especiales: Uno de los vértices de la agresión imperial contra Venezuela

Los EEUU ha potenciado las formas encubiertas de intervención, impulsando un accionar clandestino de fuerzas paramilitares siendo este un aspecto predominante puesto en práctica por las fuerzas yankis en las guerras de baja intensidad o guerras no convencionales (“proxy”, de “enjambre”, “híbridas”, “sin restricciones”) Estas operaciones pueden incluir acciones tales como el asesinato , el sabotaje , la extorsión , el apoyo a grupos electorales o subversivos, la creación de rumores, la explotación de catástrofe naturales, la tortura , el uso del fraude electoral .

Estas actividades en la nueva estrategia imperial se le conoce también como operación negra (del inglés: Black Operation, o también Black Ops en plural) siendo una actividad que generalmente comprende acciones catalogadas como clandestinas y fuera del protocolo militar , siendo una práctica contra la legalidad internacional y la soberanía nacional. Un factor clave es que se lleva a cabo con gran secreto, en muchos casos sin dejar rastros, ni registros oficiales.

Una operación encubierta o “Black Ops” es una operación planeada y ejecutada para ocultar la identidad de sus autores, tratando de obviar las consecuencias políticas y legales de ella. Puede ser conocida después de su ejecución, pero la responsabilidad no será rastreada ni menos probada.

Por el costo político interno y el desgaste en el escenario internacional, los EEUU no asumen la autoría de las operaciones encubiertas y cuando estas resultan públicas o son fallidas, acuden a la Doctrina de la Negación Posible.

En el caso de que las Black Ops se hagan públicas, los funcionarios de alto rango pueden negar cualquier conocimiento de tal acto o ninguna conexión con los agentes utilizados para llevar a cabo tales actos.

Por ello las operaciones encubiertas o Black ops encajan en la negación plausible, equivalente a darles licencia para actuar de forma independiente.

La responsabilidad del imperio en las Black Ops se hace difícil de precisar, por el sofisticado sistema de vaguedad institucional y por las explicaciones que se dan plenas de significados ambiguos o alegórico, sobre todo para eludir la censura política..

En el seno de la CIA existen diversas instancias operativas responsabilizadas por este tipo de Black Operation, siendo una de ellas el Servicio Nacional Clandestino (NCS), el cual tiene como fuerza motriz la División de Actividades Especiales, en inglés: Special Activities Division (SAD), la cual actúa como brazo militar de la CIA responsable de llevar a cabo operaciones encubiertas o clandestinas, entre ellas, las paramilitares.

Esta División de Actividades Especiales (SAD) y, más concretamente, su élite Grupo de Operaciones Especiales (SOG) son empleadas en diversas operaciones encubiertas. El dúo SAD / SOG son los brazos ejecutores de operaciones políticas y militares del Comité Nacional Clandestino (NSC) de la CIA, en tal sentido, se encargan de tareas no convencionales que van desde montar un fraude electoral hasta organizar sabotajes y asesinatos, es decir son los ejecutores del decálogo que esbozamos anteriormente, como parte sustantiva del Plan de Acción Intervencionista. El Grupo de Actividades Especiales (SOG) es dentro de la SAD responsable de las operaciones paramilitares. Este grupo como unidad elite, está considerada como la fuerza más secreta de operaciones especiales de Estados Unidos. Desde el ángulo militar, conforman grupos para-militares que se encargan de generar disturbios, realizar asesinatos selectivos y sabotajes de distintas naturaleza, igualmente desarrollan acciones más ofensivas como ataque a instalaciones militares. La SAD está formada por ex – miembros del Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC): DELTA FORCE, SEAL Team Six de la marina, Boinas Verdes, Rangers.

 

“Subcontratación” u “outsourcing de inteligencia” en la Guerra No Convencional

Bajo la impronta neoliberal, en los EEUU se ha privatizado la guerra y corporativizado el Estado. Tal privatización se expresa al interior de las fuerzas armadas y la Comunidad de Inteligencia:

• Las empresas privadas se han vuelto completamente entrelazada con las actividades más sensibles del gobierno: la inteligencia y seguridad.
• El “outsourcing de intellygence” ha sido explotadas, usando las operaciones secretas que evaden controles.
• Sin escrutinio público se emplean paramilitares, mercenarios, contratistas en operaciones encubiertas.
• Los beneficios incluyen la “negación pausible” en torno al asesinato, la tortura, las desapariciones, el sicariato, la guerra sucia.
Detrás del telón está el poder de los monopolios financieros, los carteles mediáticos, el lobby petrolero y el complejo industrial-militar. Este es el verdadero gobierno en los EEUU en la sombra, donde los carteles, civiles y militares logran jugosos negocios sin escrutinio público. El proceso de privatización de la seguridad nacional, guiado por la mercantilización, coloca en entredicho la función pública.

Los mercenarios, como alguna vez fueron conocidos, están prosperando; ahora reciben el nombre de contratistas militares privados, con la modalidad de outsourcing, y algunos incluso son subsidiarios de las 500 compañías más poderosas del mundo.

A menudo dirigidos por oficiales militares retirados, entre los que hay generales de tres y cuatro estrellas, los contratistas privados representan la nueva cara del negocio de la guerra. Situados en una línea borrosa que no distingue entre lo militar y lo civil, proveen a los soldados en activo: desde apoyo logístico hasta entrenamiento en el campo de batalla y asesoría militar, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Estos mercenarios realizan todas las tareas administrativas y logísticas, tales como alimentación, correo, aprovisionamiento de armas y municiones a las tropas, sanidad, construcciones, etc. colaboran en custodia, interrogatorios y torturas a los prisioneros; también realizan tareas de guardaespaldas de personalidades, custodia y vigilancia a cuarteles, convoyes de soldados y otras instalaciones militares, y cumplen tareas de combate, junto a las unidades regulares. Lo hacen desconociendo los derechos humanos, torturando presos, asesinando civiles.

El ousourcing (externalización, privatización) ha tenido lugar en casi todos los aspectos de las labores de inteligencia: acopio de contrainteligencia, operaciones encubiertas-OPSIC.

Muchos de los contratistas, de hecho, son ex empleados de la Comunidad de Inteligencia ( IC ) y han dejado la inteligencia militar y la comunidad de inteligencia, para trabajar en el sector privado.

A través del OUTSOURCING DE INTELIGENCIA, los EEUU ha potenciado las formas encubiertas de intervención, impulsando un accionar clandestino de una diversidad de fuerzas híbridas ( comando especiales, paracos, contratistas, pranes, BACRIM, narcos, contrabandistas,) siendo este un aspecto predominante puesto en práctica por los yankys en la guerra no convencional como la “PROXYWAR”, donde se intentan evadir el costo en bajas, el empantanamiento de la intervención directa y frontal, razón que los lleva a utilizar a terceros actores o fuerzas sustitutas como es el caso del papel de la oligarquía colombiana en la actual agresión contra Venezuela.

 

Enfoque, método y técnicas de OPSIC

En la estrategia de amplio espectro empleada actualmente por el imperio yanky, hemos caracterizado algunos aspectos dirigidos a “degradar” nuestras fuerzas por descomposición interna y no por aniquilación física como en la guerra convencional, cobrando relevancia la Organización sistemática de operaciones psicológicas que desacrediten e ilegitimen al poder público ( CNE, TSJ,FANB ).

La OPSIC es la herramienta más utilizadas para exponenciar la conflictividad y el cuadro de ingobernabilidad y están centradas en distorsiones informativas, rumores, tergiversaciones, alarmas infundadas que conduzcan a escenarios modulado por conmociones que puedan modificar las relaciones de fuerza, empantanar el ´proceso y construirle viabilidad a una intervención “humanitaria” de organismos internacionales.

Las anteriores líneas de acción empleadas contra la revolución bolivariana, metodológicamente es conducida a través de campañas y operaciones.

No toca colocar el énfasis en las operaciones psicológica como foco dinamizador del conjunto de las acciones de estas campañas, enmarcadas (framing o marco) en la “crisis humanitaria”.

En el combate de la guerra no convencional, particularmente la OPSIC, es indispensable establecer algunos rasgos estructurantes y su curso de acción: sus fundamentos, metodología, técnicas, operadores y medios empleados.

En nuestras investigaciones y discusiones, hemos sostenido que las operaciones psicológicas, para que sean efectivas no se montan sobre la nada, sino que las “noticias falsas” o distorsiones informativas se elaboran tomando elementos de la vida real: Indicadores, hechos, sucesos. Los eventos coyunturales o sucesos ocasionales los “enmarcan” en matrices generales o temas generadores permanentes.

Lo relevante aquí es que estos datos, hechos o sucesos son descontextualizados, generalizados y proyectados tal y como lo asume John Rendón como Maneger o guerrero de la percepción vía noticia, es decir, le da un “encuadre” a la fragmentación del hecho noticioso.

The Rendón Group por ejemplo, alquila, vende o subcontrata campañas de manipulación de percepciones para la comunidad de inteligencia de los EEUU y los operacionaliza en cualquier parte del mundo desarrollando el palangrismo (de palangre= compra-venta de la información con periodistas y medios tarifados). Tales operadores son utilizados para generar distorsiones informativas, fabricando percepciones sobre la base de mentiras y propagándolas como rumor, empleando una diversidad de técnicas, entre las que se encuentran:

  • Extrapolaciones, sacando los hechos y sucesos fuera de su contexto real.
  • Proyecciones, vinculando los hechos y sucesos con situaciones peligrosas, experiencias traumáticas y amenazantes.
  • Generalizaciones, convirtiendo un hecho o suceso singular en un fenómeno universal, globalizando, sin tener respaldo.
  • Transferencias, apropiándose de méritos que no se poseen, sino que se toman prestados o adscribiendo al adversario aspectos negativos que se toman de cualquier lado.
  • Deformaciones, con exageraciones donde los datos o hechos negativos son abultados. Del mismo modo se emplean estereotipos y prejuicios, para enmarcar culturalmente las matrices, etiquetando situaciones con lugares comunes. Cuando no se poseen evidencias ciertas se acude al prejuicio.
  • Tecnicismos y juicios de expertos, para dar apariencia de rigor y cientificidad apelando a la autoridad académica.
  • Fragmentación y atomización de cifras, que permita explotar la “inconsistencia númerica” y presentar una sola cara como información “sesgada”.
  • Silencio, invisibilización, autocensura, omisiones, negaciones y ocultamiento de aquellos aspectos de la realidad que le quitan fuerza a los rumores y mentiras.

Nuestras líneas de investigación también nos ha permitido elaborar el perfil de actores oponentes según el rol que desempeñan como operadores en la OPSIC y los medios empleados:

• Operadores Armadores: Alberto Ravell, Marcel Granier, Miguel E Otero.
• Operadores Anclas: Eduardo Rodriguez Y, Carla Angola, Nelson Bocaranda, César Miguel Rondón, Ibelise Pacheco.
• Operadores Legitimadores: UCAB, Universidad Simón Bolívar, grupos de expertos e influences.
• Operadores validadores: Keller y Asociados, Consultores 21.

De igual modo, se puede establecer el tipo de combinación o triangulación de medios, entre los que están: TV, Periódicos, radio y webs: destacándose Globovisión, el Nacional, Tal Cual, Unión Radio, Noticias 24, Noticiero Digital, La Patilla, todos estos a su vez están conectado con CCN,ABC de España, El Nuevo Herald, Caracol Colombia y THE WASHINGTON POST.

Del estudio cualitativo y de los indicadores triangulados, aparecen las redes sociales como la plataforma más utilizada, particularmente twitter.

Como ejemplo descriptivo aparece el siguiente mapa de actores oponentes en twitter, cualificado también según su rol de desempeño:

• GRUPO 1: ABRIDORES-MARCADORES

@AlbertoRavell, @nelsonbocaranda, @EstebanGerbasi, @LucioQuincioC, @orlandourdaneta, ‏@orvex, ,@JJRENDON .

• GRUPO 2: OPERADORES POLITICOS

@hcapriles, @LeopoldoLopez, @mariacorinaya, @julioborges, @voluntadpopular, @PrimJusticiaCcs, @alcaldeledezma,

• GRUPO 3: PROPAGADORES
@julio Montoya, @jrregnault , @OttoGebauer ,@JUANJOSEMOLINA, @LaBichaOficial,@Norkisp, @rociosanmiguel,@cecisosa, @luisvicenteleon, @CarlosOcariz, @mujeresdenegro, @stalin_gonzalez, @tomasguanipa, @noticias24, @DiarioTalCual, @la_patilla, @tururunes, @patriciapoleo, @miguelhotero,

De los nexos y múltiples relaciones entre estos operadores, aparecen los primeros hallazgos donde se evidencia:

  1. Existen Twitter tarifados (utilizando la palangre) los cuales operan como abridores o marcadores y posicionando las etiqueta. Estos cuentan con un alto número de seguidores que se agregan a la OPSIC en muchos casos como tontos útiles.
  2. Interaciones entre los marcadores y los propagadores: retuiteo, enlaces web mutuos.
  3. Nexos múltiples y propagación con muros en facebook, cadenas de Pin, whatsapp, msjtxtx, correos electrónicos.
  4. Las distorsiones informativas se producen a través de FAKENEWS, intoxicando con CUENTAS TROLL, que difunden mensajes con groserías, ofensas, mentiras, buscando confundir y ocasionar fracturas emocionales. De igual modo, utilizan los bots que simulan conexiones e interacciones, adulteran visitas y seguidores, tratando que con este volumen artificial de contactos se pueda posicionar una matriz noticiosa falsa.

(*) Fragmento del ensayo Guerra no convencional y estrategia del Amplio Espectro (2017).

Texto: Carlos Lanz Rodríguez, tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.


cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: