Raúl Castro: “La nueva Constitución salvaguarda la igualdad e independencia de la Patria”

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, aseguró que la Constitución proclamada este 10 de abril es continuidad de aquella primera aprobada en 1869, en tanto salvaguarda como pilares de la nación la igualdad e independencia de la Patria.

En su discurso de proclamación de la nueva Carta Magna de la República de Cuba, en acto solemne de la Segunda Sesión Extraordinaria de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Raúl calificó de gran privilegio pronunciar las palabras centrales, al ser la segunda oportunidad en la que le correspondía tal responsabilidad, asumida por él también en 1976.

Recordó que la fecha escogida no era casual, pues en 1869 un grupo de patriotas cubanos se reunieron en Guáimaro y acordaron la primera Constitución de la República en Armas, con la libertad y la independencia frente al colonialismo español como parte de sus objetivos esenciales.

“Guáimaro, Jimaguayú y la Yaya son una expresión continuadora de la tradición constitucionalista cubana”, dijo.

En su discurso de proclamación, rememoró que, pese a las campañas victoriosas de los mambises frente al colonialismo, no se había alcanzado la independencia, ni la instauración de la República democrática y progresista que esperaban los cubanos, pues la victoria fue arrebatada por el imperialismo, de lo que habían alertado varios próceres, entre ellos Jose Martí.

Más adelante, Raúl recordó que la vigencia de la Constitución de 1940 fue interrumpida por el Golpe de Batista de 1952, convirtiéndose este hecho en el catalizador del movimiento revolucionario.

El triunfo de la Revolución rescató los postulados constitucionales del ´40, que fueron atemperados a la realidad del momento. Una de las medidas fue la promulgación de la Ley Fundamental. No se podía hacer de otra manera, nos poníamos a hacer una nueva constitución o lo que hicimos. El mayor paso fue designar al Consejo de Ministros”.

Fue la Revolución la que le dio la tierra a los campesinos, la que dio salud gratuita, la que dio educación y la que nacionalizó las grandes propiedades de compañías extranjeras que explotaban a los cubanos.

Recordó que la Constitución de 1976 reafirmó el carácter socialista de la Revolución y garantizó las conquistas que hoy disfruta nuestro pueblo.

Raúl calificó de trascendente la reforma constitucional del 2002, que contó con el respaldo mayoritario del pueblo cuando EE.UU. incrementaba sus amenazas contra la Revolución.

Se consignó en la Constitución el carácter irrevocable del socialismo y el sistema revolucionario y el pronunciamiento de que jamás podrían negociarse las condiciones económicas bajo amenaza o coerción de una potencia extranjera, resaltó.

Explicó que los Lineamientos aprobados en el Congreso del Partido y los acuerdos emanados de su primera Conferencia Nacional pusieron de manifiesto la necesidad de incluir modificaciones en el orden constitucional, por lo que el Buró Político creó en 2013 un grupo de trabajo con ese propósito.

Raúl valoró de muy positivos los resultados del proceso de consulta popular en el que participaron casi nueve millones de cubanos  en las casi 133 mil reuniones.

Igualmente calificó de encomiable la labor de los que facilitaron la captación de los datos y que permitió el éxito de este proceso democrático.

En diciembre pasado la Asamblea aprobó la nueva Constitución y acordó someterla a referendo, y el 24 de febrero nuestro pueblo dio una muestra de compromiso y de apoyo a su revolución. La mayoría de los cubanos pertenecen a las generaciones nacidas luego del triunfo revolucionario, lo que demuestra la fortaleza y continuidad de los principios”.

Precisó además que con este nuevo texto se institucionaliza y fortalece el estado revolucionario, “con una actuación transparente y ajustada a la ley, donde se defiende la igualdad de la mujer y el hombre, y sin ningún tipo de discriminación: estos son los pilares de nuestra sociedad”.

El también presidente de la Comisión rectora de la Reforma Constitucional dijo que entre las tareas inmediatas por venir están la aprobación de una nueva ley electoral, en cuyo proyecto ya se trabaja, con el propósito de presentarlo en esta Asamblea en su próxima sesión.

En este sentido dijo que, una vez esto ocurra, se debe designar el Consejo Nacional Electoral, y antes de los tres meses la propia Asamblea elegirá a su presidente, vicepresidente y secretario; a los miembros del Consejo de Estado, y al presidente y vicepresidente de la República.

Se informó que pasado tres meses, el Presidente de la Nación dará a conocer el nuevo gobierno, con su Primer Ministro, sus viceprimeros ministros y demás miembros.

“Trabajaremos para que todas estas acciones se materialicen antes del presente año, y a inicios de 2020 corresponderá la elección de los gobernadores y vicegobernadores provinciales y por los intendentes”.

El General de Ejército aseguró que arribamos a la conclusión de un proceso que, más que una reforma, requería de una nueva Constitución, que nos se limitara a actualizar el orden económico y social, sino que profundizara en deberes y derechos de los ciudadanos y otros aspectos relevantes, pensando en el hoy y sobre todo el futuro de la nación.

Recordó que el Parlamento cubano aprobó el proceso de reforma constitucional el 2 de junio de 2018.

Consideró oportuno hacer constar en esta sesión solemne del meritorio trabajo de la comisión y sus asesores en la elaboración de un texto esencial.

 

No basta con proclamar la Constitución, es necesario hacer efectivos sus preceptos

Esta Constitución deviene un legado para las nuevas generaciones de los cubanos. No basta con proclamarla, es necesario hacer efectivos sus preceptos, corresponderá a esta Asamblea una intensa actividad legislativa para aprobar las normas dispuestas en sus disposiciones transitorias”.

En otro momento de su discurso, Raúl anunció que “una vez concluido este acto de proclamación será publicada en la Gaceta Oficial de la República el texto íntegro de la Constitución, hecho a partir del cual entraría en vigor la nueva Carta Magna.

También informó que desde hace meses se toman una serie de medidas para reforzar la capacidad  combativa de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el sistema defensivo del país, bajo el principio de la guerra de todo el pueblo.

Igualmente, se adoptaron un grupo de decisiones para encauzar el desempeño de la economía, y resistir los nuevos obstáculos, que nos impone el recrudecimiento del bloqueo, sin renunciar a los programas de desarrollo que están en marcha. Es necesario que estemos alertas y conscientes que enfrentamos problemas adicionales, y que la situación podría agravarse en unos meses”, comentó.

El General de Ejército alertó que no se trata de regresar al Periodo Especial, “hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía, pero tenemos que estar preparados para la peor variante”.

Recalcó que es preciso redoblar los esfuerzos para incrementar las producciones nacionales, en particular la de alimentos; revisar los gastos para suprimir los no imprescindibles, y elevar la eficiencia en el uso de los portadores energéticos, especialmente los combustibles. “Lo que incluye acabar con el robo existente, y asumir el ahorro como conducta desde los dirigentes hasta la base”.

“En 60 años frente a las agresión y amenazas, los cubanos hemos demostrado la férrea voluntad para resistir y vencer las más difíciles circunstancias, el imperialismo no posee la capacidad de derrotar un pueblo unido, y ya Cuba ha demostrado que sí se pudo, sí se puede y siempre se podrá resistir. Luchar y alcanzar la victoria, no existe otra alternativa”.

Texto: Oscar Figueredo Reinaldo, Dianet Doimeadios Guerrero, María del Carmen Ramón, Lisandra Romeo Matos / Foto de portada: Irene Pérez / Cubadebate.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: