De Cuba a Venezuela: A un año de una elección histórica

Por Laura V. Mor / Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba. Fotos: Yaimi Ravelo.

La Habana, 20 de mayo de 2019.- Se cumple un año desde el día en que más del 67% de la población venezolana reeligiera legítima y legalmente a Nicolás Maduro como Presidente de la República y la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) acogió un acto de solidaridad con la nación bolivariana para conmeemorarlo en momentos de “creciente ola injerencista y de bloqueo”, como afirmara Walter Maduro García, Rector de esta casa de estudios.

Walter Maduro García, Rector de la UCI ratifica el apoyo a la causa bolivariana ante los intentos injerencistas de Estados Unidos por derrocar al gobierno de Nicolás Maduro

Aquella elección del 20 de mayo de 2018 tuvo lugar en un contexto de guerra psicológica y mediática, como señaló Adan Chávez Frías, Embajador de Venezuela en Cuba; quien además recordó que la oposición fascista no se presentó a las elecciones que habían solicitado adelantar con el único objetivo de boicotearlas. A esa coyuntura también se refirió el Ministro de Relaciones Exteriores Jorge Arreaza, quien realizó un recuento de las acciones perpetradas contra el gobierno bolivariano por una oposición “financiada por el Gobierno de la Casa Blanca, en aras de destruir la Revolución”.

Arreaza afirmó que América Latina es hoy “un territorio de disputa entre el imperio estadounidense y los pueblos” y que en ese marco, lo que ocurre en Venezuela “son capítulos de una disputa por la riqueza de Venezuela”, una disputa histórica por controlar los recursos naturales del país, entre ellos el gas y el petróleo que representan la mayor reserva mundial.

En esa disputa “el principal obstáculo es el pueblo”, que como explicara el canciller se transforma en beneficiario de las políticas públicas de un Estado inserto en un modelo socialista de distribución de la riqueza y no de acumulación de capital en unas pocas manos.

El canciller venezolano Jorge Arreaza afirmó que “es el tiempo de la diplomacia” y exigió el respeto por la soberanía y la autodeterminación del país

Este año ha sido testigo de un plan imperial que se viene desinflando” comentó, refiriéndose al fracaso de los planes injerencistas de Estados Unidos y el intento de golpe de Estado del pasado 30 de abril cuando Juan Guaidó -quien se autoproclamara presidente encargado- anunció la Operación Libertad con la cual esperaba poner fin a la “usurpación” del poder de un presidente electo democráticamente en elecciones libres reconocidas en su momento por cientos de veedores internacionales. A ello también se refirió Adán Chávez, quien subrayó que la Revolución “ha resistido todas las acciones del enemigo gracias a la unión cívico- militar” impulsada por Hugo Chávez, “manteniendo la filosofía de que somos un solo pueblo”.

Arreaza, al igual que Adan Chávez, destacó la importancia del apoyo internacional con la Revolución Bolivariana y afirmó que a pesar de los ataques de la administración estadounidense, nuestros pueblos son libres y seguirán siendo libres”.

A esa solidaridad entre los pueblos se refirió Mario Ramón Chapman, estudiante de segundo año en la UCI, que recordó los tres millones firmas que desde Cuba apoyaron la campaña #HandsOfVenezuela y enfatizó la importancia de dar la batalla en las redes sociales para contrarrestar la desinformación y las tergiversaciones con que las clases dominantes manipulan opinión pública de acuerdo a sus intereses. El profesor Pedro Alfonso Mederos pidió la palabra también para ratificar el compromiso del pueblo cubano con Venezuela y la construcción del socialismo, en un mundo donde se hace necesario levantar las banderas de la paz y de esa solidaridad de la que tanto Cuba como Venezuela son ejemplo.

Graciela Ramírez, Jefa de la Corresponsalía de Resumen Latinoamericano en Cuba y Coordinadora del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, también llamó a aumentar la solidaridad con la Revolución Bolivariana puesto que “en Venezuela se juega el destino de toda América Latina”. Como parte de esa solidaridad, Graciela anunció públicamente el inicio de una campaña internacional de envío de cartas al Secretario General de Naciones Unidas y a la asistente de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con el objetivo de demandar que Estados Unidos cese inmediatamente las sanciones económicas y el bloqueo contra Venezuela, el mismo crimen que se comete hace casi seis décadas contra el pueblo cubano.

6.000 millones de euros es la cifra total de activos bloqueados al gobierno venezolano, según informó Arreaza, entre los que se encuentran las transferencias de PDVSA y otras instituciones cuyo objetivo es abonar los gastos de tratamiento en terceros países de pacientes con leucemia, también denunciados por Graciela.

Nuestros pueblos  tienen derecho a ser libres y soberanos, a que se los respete. Ese fue el reclamo hoy, en un contexto de donde a la guerra mediática y psicológica presente en el momento de aquella elección histórica, se le suma una feroz guerra económica y un bloqueo que atenta contra los derechos del pueblo venezolano.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: