El derecho a tener derechos

Texto y Fotos de Annalie Rueda. Resumen Latinoamericano Cuba

El derecho a tener derechos. Asì se expresò en el documental La voz de La inocencia Pilar Medina Fuente,directora de la escuela especial Sierra Maestra, uno de los escenarios de reflexiòn que propone este audiovisual realizado por Syara Salado Massip y Victor Villalba Gutiérrez bajo la producción de Resumen Latinoamericano.

En el contexto de la VIII Reunión Nacional de los Directores de hogares de niños, niñas y adolescentes de toda Cuba, fue presentado La voz de La inocencia. Cargado de imágenes impactantes, con una excelente fotografía y una sensibilidad infinita, el material tuvo gran aceptación por parte de los presentes, quienes entre lágrimas y aplausos compartieron sus experiencias.

Visiblemente emocionada Syara comentò:

Cubana al fin y madre de una niña quise reflejar como se pone en práctica la convención de los derechos del niño y resaltar la figura de Nuestro Comandante en Jefe, sobre todo ahora, ante el contexto internacional que vivimos y las constantes agresiones que enfrentamos como país por parte del gobierno de Donald Trump. Este material fue hecho con el objetivo de que el mundo conociera las fortalezas con las que contamos en materia de educación y sensibilidad para con los niños.

 Los movimientos de solidaridad han jugado un papel fundamental para ayudarnos a dar a conocer el trabajo maravilloso que ustedes realizan. Quería  aprovechar para agradecer a todos los amigos de Cuba que desde sus trincheras no dejan de apoyarnos porque creen en nuestras verdades y principalmente a ustedes que son los protagonistas de estas historias.

El encuentro se desarrolló con la presencia de la nueva Directora Nacional de la Enseñanza Especial Beatriz López, además de todos los funcionarios de este departamento , con  Maria Caridad Belis, representante de los hogares en Cuba, de los directores de hogares para niñas, niños y adolescentes sin amparo familiar de todas las provincias y con los metodòlogos que tienen la tarea de capacitar a los directores de los hogares.

En la reuniòn no solo se habla de los derechos de la infancia, también se tienen en cuenta los cambios que la nueva Constitución de la República entraña en materia de derecho de la niñez.

Nuestra Constitución reconoce los derechos elementales de cada niño sin distinción de sexo, raza, origen social o de otra índole. En Cuba la tasa de mortalidad infantil por cada mil nacidos vivos es de las más bajas del mundo y ese es el principal derecho, el de vivir.

A pesar del feroz bloqueo que azota a la isla, el gobierno hace esfuerzos titánicos para preservar la salud y la educación de los niños cubanos, destinando un presupuesto de 51.2 por ciento del PIB para el actual año, mientras que de cara al 2030 encontramos cifras alarmantes: Vivirán en la pobreza extrema 167 millones de infantes, 69 millones de menores de cinco años habrán fallecido debido a enfermedades curables y 60 millones en edad de asistir a la escuela seguirán sin escolarizar.

En 2014 se comenzó entre UNICEF y enseñanza especial un ciclo de correlación que tiene que ver con el fortalecimiento de las capacidades de Cuba para atender a los menores sin amparo familiar y actualmente se realizan  trabajos  que abarcan todo un concepto de como atenderlos, acompañarlos y protegerlos. Desde entonces, representantes de UNICEF conjuntamente con el Ministerio de Educación, trabajan  para articular una experiencia tan particular como la de Cuba, que no siempre es conocida ni comprendida fuera de la isla.

Tania Licea quien representa a la UNICEF y está a cargo del componente del programa cultura de derecho, protección y participación opinó: Creo que es todo un reto vincular los propósitos con los objetivos de desarrollo sostenible. Ese programa que tiene Naciones Unidas pero que tiene el país también con todo un plan de desarrollo económico y social hasta el 2030. Tenemos que entender que nuestras miradas van hacia dentro de nuestras casas pero también hacia fuera en conexión con el mundo. El mundo es ancho y nosotros formamos parte de ese mundo. No basta con entender como son nuestros niños, nuestra casa, nuestra familia o nuestro trabajo, hay que entender también como estamos nosotros dentro de un universo que es mucho mayor. Yo creo que ese es uno de los retos más grandes que tenemos.”

La Convención sobre los Derechos del Niño entró en vigor en Cuba el 20 de septiembre de 1991, cuando fue publicado su texto íntegramente en la Gaceta Oficial. Los derechos de la niñez y la adolescencia quedaron plasmados en un cuerpo legal.

En este sentido, resaltan como derechos elementales y comunes a todos los niños: los derechos a la vida, la salud, el descanso, el esparcimiento, el juego, la creatividad y la recreación, a un nombre y una nacionalidad; a una familia; a la protección durante los conflictos armados, a la educación, que es obligatoria por lo menos en las etapas elementales.

Mirar los rostros de los entrevistados en el documental y volverme y notar la misma expresión en muchos de los presentes me conmovió. Son los héroes anónimos que ayudan a salvar las sonrisas de los niños mas desfavorecidos por las circunstancias de la vida e inevitablemente vi, en todos ellos la mayor expresión de amor.

Con esta máxima martiana hemos vivido las cubanas y cubanos durante 60 años. «Para los niños trabajamos, porque los niños son la esperanza del mundo, porque los niños son los que saben querer».

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: