Recesión y más desempleo en Ecuador: Riesgos del acuerdo con el FMI

 

Por Sinay Céspedes Moreno.

Recesión y más desempleo son, según algunos expertos, los principales peligros de las reformas solicitadas por el Fondo Monetario Internacional a Ecuador para concretar un acuerdo criticado por muchos dentro y fuera de este país sudamericano. El estudio evalúa las pautas del convenio entre las partes, revisado en marzo pasado por el presidente, Lenín Moreno, y la entonces directora general de la instancia financiera, Christine Lagarde, con la finalidad de otorgar préstamos a esta nación andina.

Los perjuicios que implica esa asociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) quedaron recogidos, entre otros, en un reciente informe realizado por el Centro para la Investigación en Economía y Política (CEPR). 

Como resultado de esas negociaciones, el Directorio Ejecutivo del Fondo aprobó un acuerdo con Ecuador en el marco del Servicio Ampliado, por la suma de cuatro mil 200 millones de dólares en préstamos, de los cuales, hasta ahora, se han entregado cerca de 900 millones.

El resto del desembolso está planeado en un término de tres años, siempre que el FMI compruebe el cumplimiento de los requisitos impuestos a la contraparte.

Teniendo en cuenta esas condiciones, el informe del CEPR, realizado por su co-director, Mark Weisbrot, y el exdirector del Banco central de Ecuador, Andrés Arauz, recalca que como resultante, Ecuador reduciría su Producto Interno Bruto per cápita, miles de puestos laborales y experimentará mayor inestabilidad macroeconómica en los tres primeros años.

El programa del FMI para Ecuador exige eliminar un conjunto de políticas que a lo largo de los últimos años han tenido mucho éxito en estimular el crecimiento económico, reducir el desempleo y disminuir la desigualdad y la pobreza”, sentenció el experto.

Según explica el informe, se requiere un amplio ajuste con el fin de crear un gran superávit fiscal, que sería producto de la combinación de recortes salariales y despidos de hasta 140 mil empleados del sector público, del aumento de los precios de los combustibles y la electricidad al reducir los subsidios.

También implicaría el incremento de las tarifas de servicios públicos, la subida de los impuestos indirectos y la eliminación de las exenciones del Impuesto al Valor Agregado que actualmente benefician a la mayoría de los hogares.

El programa del FMI está basado en reformas del lado de la oferta, con el objetivo de que el tipo de cambio real del Ecuador sea internacionalmente más competitivo y, por lo tanto, mejore el saldo de la cuenta corriente del país”, apunta el informe. Pero advierte que esa estrategia equivale a una alta desocupación y disminución de salarios, para supuestamente conseguir que la economía de un país sea más competitiva a nivel internacional.

De acuerdo con el CEPR, a pesar del grave impacto negativo del programa en la economía real, el acuerdo incluye como objetivo la acumulación de al menos cinco mil millones en reservas internacionales (brutas) para finales de este año y un total de 11.8 mil millones al cierre de 2022, lo cual, en criterio de expertos, es poco probable.

En sus conclusiones, el centro señala que se puede esperar un amplio impacto negativo en el crecimiento, y muy probablemente en la distribución de ingresos, debido a los obstáculos en el incremento, generados por el ajuste fiscal, la rigidez de los cambios institucionales y las medidas de desregulación laboral.

Esto causaría grandes dificultades en millones de familias trabajadoras, incluyendo aumentos en el desempleo, en el empleo inadecuado y, lo más probable, un incremento de la pobreza”, sentenció el CEPR.

Las observaciones del informe solo refuerzan la realidad que ya se vive al interior del país como consecuencia de las medidas de ajuste fiscal contenidas en el pacto con el FMI, las cuales están en franca aplicación en esta nación sudamericana.

Desde hace meses, el gobierno nacional dispuso y anunció la disminución de miles de puestos de servidores públicos, la eliminación de ministerios y secretarías y fusión de otros, recortes presupuestarios en sectores clave como la educación, seguridad social y salud, y el alza en los combustibles.

La idea es que la mitad de los mil millones previstos para 2019 en recortes a los salarios del sector público se ejecuten a través de una combinación de bajar los pagos y despedir hasta 140 mil empleados.

Mientras el ejecutivo implementa su plan de reducciones para cumplir con lo exigido por el Fondo, el pueblo ya siente los perjuicios de las medidas y en respuesta, ha salido a la calle, en varias ocasiones, en protesta por lo que consideran un entreguismo total a la entidad financiera, cuyo historial no muestra beneficios para las ciudadanías.

El resto de 2019 y 2020 será un período importante para comprobar los resultados reales de la determinación del ejecutivo, de permitir el reingreso del FMI en este territorio, que creció en equidad en los 10 años de dirección del expresidente Rafael Correa, tiempo en el cual fue expulsada del país la institución financiera.

Tomado de Prensa Latina / Foto de portada:  Tomada de Metro Ecuador.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: