Respuesta al Informe Bachelet sobre Venezuela

Declaración del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos 

RESPUESTA AL INFORME SOBRE VENEZUELA DE LA ALTA COMISIONADA DEL CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS DE LA ONU, MICHELLE BACHELET

El Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, rechaza enérgicamente el Informe sobre Venezuela presentado el 4 de julio por la Alta Comisionada del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

El Informe miente escandalosamente sobre la realidad de Venezuela, utilizando la misma narrativa empleada hasta el cansancio por el gobierno de los Estados Unidos en la condena y descalificación al legítimo presidente Nicolás Maduro.

Omite vergonzosamente el carácter criminal de mercenarios como Leopoldo López que en el 2017 alentaron crímenes de odio con las guarimbas, sufragaron el asalto y destrucción de hospitales maternos, almacenes de alimentos y medicinas y quemaron vivos ante los ojos del mundo a jóvenes humildes por ser chavistas.

Nada dice el Informe sobre el intento de magnicidio al presidente Maduro en agosto del 2018, financiado por EE.UU. y ejecutado por una oposición mercenaria y apátrida.

Tampoco menciona el desconocimiento de la institucionalidad y la vulneración de la democracia del patético Juan Guaidó que se autoproclamó “presidente encargado” siguiendo instrucciones de la Casa Blanca. Ni una palabra sobre la violación a la Convención de Viena en la protección de las embajadas cuando el títere de Trump, Pompeo y Bolton, nombró embajadores y se consumó el asaltó a la sede de las oficinas de la embajada de Venezuela en Washington protegida heroicamente por amigos solidarios norteamericanos.

Falta a la verdad el Informe cuando minimiza el titánico esfuerzo del gobierno revolucionario de Venezuela en la protección de los derechos a la alimentación, la educación, la vivienda y el cuidado a la salud de su pueblo.

Resulta ofensivo y grotesco que el Informe señale que las mujeres venezolanas cambian sexo por comida.

Indigna que no mencione la brutal injerencia de Estados Unidos para destruir a la Revolución Bolivariana e imponer un gobierno supeditado a los intereses del imperio. No condena la amenaza sostenida de intervención militar, el llamado a la deserción a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la guerra económica sin cuartel, el bloqueo, saqueo y robo de los recursos financieros del Estado venezolano.

No hay una palabra en todo el Informe que condene las sanciones impuestas por EE.UU. que entraron en vigor en abril, contra la empresa estatal Petróleos de Venezuela, PDVSA, y que atentan directamente al principal recurso económico del país, violan el derecho internacional por su carácter extraterritorial al sancionar a terceros países, entidades y empresas que compren petróleo a Venezuela.

El bloqueo de EE.UU es la principal causa del sufrimiento del pueblo venezolano. Donald Trump y sus halcones son los máximos violadores de los derechos humanos.

Con fecha 23 de mayo, tras el fallecimiento del niño venezolano Giovanni Figuera de seis años de edad, iniciamos una campaña de cartas dirigidas a la Sra. Bachalet y al Scretario General de la ONU. Días después falleció Roberth Redondo de siete años. En nuestras cartas solicitamos “la urgente intervención de la Alta Comisionada para poner fin al bloqueo de EEUU contra Venezuela y evitar la muerte de niños y adultos con graves padecimientos”.

Han pasado dos meses y aún estamos esperando respuesta.

Los nombres de los pequeños Giovanni y Roberth merecían un lugar en el Informe, una mención que mitigue el dolor de sus familias y su pueblo, una línea de condena por negar los recursos dispuestos por el gobierno venezolano para la operación de trasplante de médula ósea a niños con leucemia. Niños que no pudieron ser operados por el criminal bloqueo de EE.UU.

El Informe no solo manipula y niega la verdad, omite las pruebas y consideraciones aportadas por el gobierno, invisibiliza a las víctimas de las guarimbas y a todos los que están sufriendo las consecuencias del bloqueo de EE.UU. Tampoco condena el sabotaje que dejó sin luz y agua al pueblo venezolano durante una semana.

La Sra. Bachalet es mujer, latinoamericana, médico y fue presidenta de un país como Chile donde los carabineros asesinaron a un estudiante de 14 años por manifestarse por una educación mejor. Un país en el que se vulneran a diario los derechos del pueblo mapuche, donde no se han juzgado y condenado todos los crímenes de lesa humanidad perpetrados por la dictadura, donde los obreros, los trabajadores y los mineros son brutalmente explotados.

Nos preguntamos ¿dónde quedó la memoria de su padre?, asesinado por la dictadura militar de Pinochet. ¿Dónde está la objetividad, la imparcialidad, la ética y la verdad de la que hace gala la Alta Comisionada?

¿El Informe entregado el 4 de julio, sería un regalo al magnate que ocupa la Casa Blanca?

Es de enorme gravedad que el Informe Bachalet no contribuya al diálogo y la paz, inclinando la balanza por el agresor en lugar de hacerlo por el pueblo agredido.

Llamamos a desconocer, repudiar y denunciar el sesgo político, unilateral, mentiroso, ofensivo e irresponsable del Informe sobre Venezuela.

A quien más daño hace no es a la Revolución Bolivariana que sigue resistiendo todos los embates. Su pueblo y su gobierno sabrán llevar la verdad que se tergiversa y esconde en el pérfido Informe. El daño enorme es a la credibilidad de la ONU.

Habrá que volver a pensar en lo que nos decía el Padre Miguel D´Escoto, al que le sobraba toda la ética y la valentía política que le falta a la Sra Bachalet: Hay que refundar la ONU.

Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos

8 de Julio de 2019

Foto de portada: Tomada de Instituto de Estrategia.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: