Firmeza iraní, insoportable para EE.UU.

Por  Arnaldo Musa

Una tras otra el gobierno de Teherán ha ido desmontando las trampas imperiales y de sus secuaces en la región del Medio Oriente, así como de algún que otro de la Unión Europea más proclive a la complacencia de los deseos del presidente Donald Trump.

Así que Gran Bretaña no pudo lograr su deseo de perturbar el quehacer de la dirigencia iraní, por lo cual, tuvo que acceder a dejar en libertad a un petrolero de Teherán que retenía ilegalmente, lo cual a la postre redundaría en un mayor perjuicio político y económico para Londres.

Todo ha sido hecho como parte de la parafernalia montada por el Imperio mediante hostigamientos en el Estrecho de Ormuz y a lo largo del Golfo Pérsico, rechazado por las autoridades iraníes, quienes desplegaron misiles de corto y medio alcance para responder a cualquier agresión, principalmente de las fuerzas navales británicas y de Israel, además de la constante presencia de drones estadounidenses, uno de los cuales fue derribado cuando violaba las aguas internacionales de Irán.

No ha habido ni un día de tregua, pero el resultado de la firmeza que hacíamos mención coadyuvó a la decisión de aliados europeos de Estados Unidos a que Washington, aunque no lo aceptara, respetara el acuerdo nuclear con Irán.

En este contexto destaca la buena preparación en general de las fuerzas armadas iraníes, de los Guardines de la Revolución, y de jefes militares que conocen cómo manejar situaciones difíciles, conscientes de que el poderío militar de su país ha llevado a evitar una agresión, tanto norteamericana como israelí, o conjunta.

Todo esto se produce bajo la enfermiza obsesión de Trump de poner sanciones a todo lo que moleste a los intereses norteamericanos, entre ellos Irán, aunque destacan las presiones ejercidas sobre varios países de Europa para que no compren gas ruso y acepten el más costoso estadounidense.

Lo lamentable de todo esto es que, desde todo punto de vista, el gabinete de halcones de Estados Unidos ha puesto al mundo al borde de una hecatombe, al demonizar no solo a Irán, sino también a Venezuela, Siria y al pueblo palestino, así como elevar la tensión contra Rusia y China, mientras intenta evitar la multipolarización del mundo y, dentro de esto, elevar sus ganancias de la industria de la guerra, indispensable para el establishment de ese país.

RAZONES DE LA SINRAZÓN

La firmeza hasta el momento de Irán es lo que ha hecho fracasar el intento de depredación imperialista, tentada por la realidad de que esa nación yace sobre un pozo de petróleo y gas.

Expoliar el petróleo y descomponer al país podría ser casi tan lucrativo como lo son los constantes amagos de incendiar el polvorín sin hacerlo, elevando unos precios que retardan el quiebre de otro fraude entre tantos: la perforación hidráulica (fracking).

Este suple el petróleo requerido para hacer a “Estados Unidos grande de nuevo”, a costa de daños medioambientales que no les importa, los muertos por cáncer que no estorban al control demográfico, y deudas exorbitantes que apañará la Reserva Federal con su mágica maquinita de estampado de billetes.

Pero la arremetida, asimismo, es contra la seguridad regional, porque Irán ha sido el sostén de la estabilidad en un lugar que arde y constituye un freno para las filtradas apetencias de balcanización de Siria e Iraq. Otro motivo por el que Teherán desempeña un papel insoportable para Estados Unidos y sus proyectos de dominio.

Y es que, Irán cuenta con una ubicación geoestratégica de mayor relieve, se configura como potencia y contrapeso militar, económico, científico y tecnológico, representando un obstáculo para los ánimos de expansión y control territorial de las élites elegidas de Israel y para los abusos de la violenta monarquía saudita. En esa balanza los acuerdos militares con países como Rusia y varios de la región.

Mirado en detalle, estamos enfrente del poderío de unos cuantos sujetos opuestos al mundo, pero fracturan aliados y amigos, y, con toda seguridad, se destrozan ellos mismos. Ningún país más devastado por Estados Unidos que el propio Estados Unidos.

La validez histórica terminó siendo negada por la mitología hollywoodense y los arquetipos del bandido, y sus grandes y mejores hombres renegados. Una desolación que nació hace alrededor de cuatro siglos, desde los albores de la grandeza efectista del Destino Manifiesto.

Tomado de Cubasi

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: