Cuba: Honrar la vida del que honra al pueblo

Por Gabriela García Alifano.

No es 28 de septiembre, pero en el populoso barrio habanero de La Timba, hay caldosa, música, espectáculo circense,  baile y un montón de vecinos reunidos. También hay héroes, poetas, escritores, obreros, niños, ancianos, hombres, mujeres, blancos, negros y mestizos.

El CDR número 11 “Julio Antonio Mella» de la circunscripción 42 ha tomado la iniciativa de homenajear, reconocer y agradecer la labor de un ya casi octogenario hombre quien por más de 45 años ha sido el presidente del Consejo de Vecinos. Y sí, Rodolfo Alberto Leonard Cruz se merece eso y mucho más porque con amor, tesón y disciplina ha logrado que la mayor organización de masas de Cuba, coordine la labor en el barrio y en el edificio donde él y treinta familias más conviven.

A menudo, en todos estos años, se escuchaba en la acera del edificio: ¡Rodolfo, se rompió el motor! Pero también se lo escuchaba a Rodolfo rendir cuentas, convocar a reunir materia prima, a participar con iniciativas en marchas, a  asistir a la rendición de cuentas del delegado para plantear sus problemas e inquietudes que eran los de muchos vecinos también.

A Rodolfo además, lo vimos en las luchas por el regreso del niño Elián, en aquellas en las que reclamábamos el regreso de Los Cinco y en todas las que se repudiada el cruel e injusto Bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestro pueblo.

En los tiempos más cercanos, lo vimos enfrentar con disciplina la pandemia, y aunque Rodolfo se nos enfermó con Covid-19, todos preocupados corrimos a socorrerlo durante esos días de incertidumbre y pronto supimos de su recuperación. Rodolfo ha defendido los principios de la Revolución y los valores de la familia desde el seno de su hogar y su barrio por eso él no es un líder barrial de los escogidos a dedo, es fruto de lo que se gana con el ejemplo.

Del mismo modo, no es difícil imaginar que para su homenaje estuvieran presentes el coordinador nacional de los CDR y Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo, el presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto y los miembros del Jurado del premio internacional de esta prestigiosa institución literaria junto a todos los vecinos del barrio. Rodolfo es obra de lo más genuino de esta Revolución y su obra en el barrio es reflejo vivo del humanismo de la Revolución Cubana.

Él y su generación, donde destacan compañeros como Johnny Wilson, el Indio, Lorenzo, Pasios, Aristónico, Ramón y  Villalobos quedarán por siempre en la memoria y corazón de los más viejos moradores del edificio de la UJC. Rodolfo hoy no ocupará más un cargo en el CDR aunque él no necesita de eso para acompañar y guiar a las nuevas generaciones. Ahora nos toca cuidar entre todos a Rodolfo y su esposa Nélida y ayudar a que su sucesor, Mayito, siga su ejemplo.

Fotos: Gabriela García Alifano.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.