La Unión Europea censura la información

Por Geraldina Colotti.

“Detengamos la máquina mediática del Kremlin. Russia Today y Sputnik, controlados por el Estado ruso, y sus filiales, ya no podrán difundir sus mentiras para justificar la guerra de Vladimir Putin y sembrar la división de la Unión”. Así lo afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una rueda de prensa en Bruselas.

El alto Representante Josep Borrell, para justificar que RT y Sputnik tendrán prohibida su emisión en la Unión Europea ha utilizado por su parte palabras aun mas duras. Dijo «Matemos a la serpiente aplastándole la cabeza».

Una bonita manera de defender el pluralismo y la libertad de opinión de que se llenan la boca los gobiernos europeos. Como hemos visto y seguimos viendo con respecto a Venezuela, hay un entramado de complicidad entre esta Europa de los banqueros y de las instituciones internacionales y los grandes grupos económicos, siendo la información una mercancía que responde al gran capital internacional.

Y así, como escribe El Washington Post, Twitter anunció hoy que comenzará a bloquear los tuits que relanzan enlaces a medios estatales rusos o medios relacionados con el Kremlin, utilizando las etiquetas naranjas. Estas etiquetas ya se usaron en el pasado para reportar noticias falsas sobre la pandemia de Covid, y aparecerán a partir de ahora en cualquier tuit que incluya un enlace a sitios de medios estatales rusos.

Twitter también dejará de recomendar tweets con estos enlaces y los bloqueará para que no se muestren en el buscador principal. Durante el fin de semana, Facebook, Google y YouTube anunciaron planes para evitar que los medios estatales rusos moneticen sus plataformas. Ya en 2017, Twitter había bloqueado la publicidad de Sputnik y RT, dos de los mayores medios estatales rusos, tras las supuestas operaciones de desinformación en las elecciones de 2016.

Y el doble discurso de los gobiernos europeos, que aplican la defensa de los llamados derechos humanos como le convienen, sale una vez mas a la luz con la declaraciones de políticos italianos que hasta hora no han reconocido la vacuna rusa Sputnik, mientras hora para acoger el nuevo negocio de lo refugiados ucranianos, se dicen listo para hacerlo por ellos.

Pero, por otro lado, qué esperar de quienes, en nombre de la «democracia», se lanzan en defensa de los nazis, reconocen como «legítimos» personajes que nadie ha elegido y reparten premios a la libertad de expresión a nazistas declarados como los que organizan golpes de Estado en Venezuela?

Mientras tanto, se multiplican los certificados de solidaridad con los periodistas perseguidos. 

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada: Getty Images.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.