Gobiernos regionales de Perú piden la renuncia de Dina Boluarte en medio de las protestas

Los gobiernos regionales de los departamentos de Puno, Apurímac y Cusco, en Perú, han pedido la renuncia de la presidenta del país, Dina Boluarte, en medio de las protestas que se viven en el país suramericano, que tienen entre sus exigencias justamente la salida de la mandataria.

Los tres gobiernos regionales se pronunciaron luego de la masacre ocurrida el pasado lunes en la ciudad de Juliaca, en Puno, donde al menos 19 personas personas fallecieron luego de la represión en las inmediaciones del aeropuerto de esa urbe.

«En el marco de este escenario crítico, la señora Dina Boluarte debe renunciar al cargo de la Presidencia de la República», dice un comunicado firmado por el gobernador regional del Cusco, Werner Salcedo Álvarez.

El gobernador señala que con la renuncia de la mandataria se garantizaría la convocatoria a elecciones inmediatas, otra de las peticiones de los manifestantes.

La solicitud de Salcedo fue apoyada por el Consejo Regional del Cusco, que demandó la «inmediata declinación» de Boluarte como presidenta, y pidió la «autodisolución» del Congreso, una exigencia más de quienes se mantienen en las calles.

El Consejo también abogó por que se cumpla con otra de las solicitudes de los manifestantes, que es la convocatoria a un referéndum para consultar a la población sobre la realización de una asamblea constituyente, a fin de que se redacte una nueva Constitución.

El clamor del pueblo

El martes, el gobernador regional de Puno, Richard Hancco Soncco, el Consejo Regional de ese departamento y alcaldes de las municipalidades provinciales de la entidad, emitieron un comunicado conjunto, en el que, además de condenar la represión de las fuerzas de seguridad, se sumaron a la petición de la salida de Boluarte del poder.

«Exigimos la renuncia inmediata de Dina Boluarte a la Presidencia de la República y la pronta convocatoria a elecciones a nivel nacional, considerando que es el clamor de la totalidad del pueblo», dice el texto.

Este jueves, el gobernador regional de Apurímac, Percy Godoy Medina, también se sumó al reclamo. «El clamor y la plataforma de lucha del pueblo movilizado debe ser escuchado por la tranquilidad y la paz social del pueblo peruano», sostienen en el texto oficial.

Hasta ahora, 49 personas han muerto en el marco de la crisis política que vive Perú desde diciembre. El último reporte de la Defensoría del Pueblo de Perú detalla que han fallecido 39 civiles en «enfrentamientos» con las fuerzas del orden, otros siete por «accidentes de tránsito y hechos vinculados al bloqueo» en las protestas y un policía, por «hechos de violencia en el contexto del conflicto».

A ese número se le suma otra victima fatal, que la misma Defensoría dio a conocer posteriormente. Se trata del presidente de la comunidad de Anansaya Urinsaya Ccollana de Anta, Remo Candia Guevara, quien murió en la intensa jornada de protestas antigubernamentales del miércoles en Cusco.

Y este jueves se confirmó la muerte de otra persona en los enfrentamientos en Juliaca. Se trata de un menor de 15 años que resultó herido por un proyectil de arma de fuego en la cabeza.

Tomado de RT / Foto de portada: Cris Bouroncle / AFP.
 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: