La voz de la inocencia

Las niñas y los niños, en Cuba, casi siempre ríen. Lo hacen porque viven en un país que ha asegurado sus derechos, adelantándose incluso 30 años a la Convención sobre los Derechos del Niño, firmada el 20 de noviembre de 1989 por numerosos países. Pero este logro no es causa del azar, sino del empeño de Fidel que desde 1959 abrió las puertas al desarrollo de una sociedad progresista, que centra su quehacer en el mejoramiento humano y la utilidad de la virtud.

Un documental de los realizadores cubanos Syara Salado Massip y Víctor Villalba Gutiérrez producido por Resumen Latinoamericano.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: