Ana Hurtado: «He sido feliz defendiendo a Cuba»

Su amor por Cuba la hizo retomar su carrera como periodista. Luego de graduarse estuvo años sin ejercer su profesión porque estaba decepcionada de ver cómo funcionaban los grandes medios de comunicación.

«Yo decido defender a Cuba cuando me doy cuenta de que es el único lugar que quedaba en el mundo donde realmente existe el socialismo. Yo he vivido toda mi vida en el capitalismo salvaje por el cual cada día está más destruido el planeta y el ser humano en sus valores», dijo a Granma la periodista y cineasta española, Ana Hurtado Martínez.

Relató que fue durante sus estudios universitarios cuando decidió adentrarse en la historia de nuestro país. «Al haber estudiado Periodismo, la verdad es que tengo una base académica para saber cómo funcionan los medios de comunicación. Y eso, sumado a mi conciencia de clase y a mi ideología, me ha hecho entender cómo los medios crean opiniones públicas favorables a aquellos que están dentro de las élites de poder –que son los que favorecen al capitalismo, a los sistemas de producción y al neoliberalismo-. Y todo eso va a ir siempre en contra de Cuba, porque es el único sistema que resiste de manera invicta al capitalismo», destacó.

Subrayó cómo en cualquier país del mundo nos vemos sometidos a la manipulación, y que cualquier persona debe estar muy atenta a cómo y quién te cuenta las cosas.

Recordó que después de los sucesos del 11 de julio fue que se sintió moralmente obligada a defender la verdad de Cuba, al ver cómo en Europa engañaban y manipulaban, y había gente que se lo creía. «Fue entonces que decidí, desde las redes sociales, volver al mundo del Periodismo, desde mi cuenta, de una manera totalmente independiente», detalló.

«No me podía quedar tranquila con mi conciencia, así que usé el Periodismo como herramienta de lucha», resaltó esta española que cree en el socialismo y en el hombre nuevo.              

Ana conoce bastante bien al pueblo cubano. En años anteriores filmó en el municipio de Regla un documental sobre la cultura africana en Cuba, y estuvo ahí, bien cerquita del cubano.

Por su posición en defensa de este pueblo ha sufrido todo tipo de acosos, sobre todo en redes sociales, «me han amenazado de muerte, me han insultado, se han metido conmigo por ser mujer».

Relató, por ejemplo, que en el Consulado de Cuba en Barcelona, atacado desde hace un año por un grupúsculo de contrarrevolucionarios y fascistas, han hecho carteles en plena calle con su cara, con frases obscenas, misóginas. «Yo lo he denunciado a la Policía y no ha hecho nada», subrayó.

Con respecto a su trabajo solidario hacia la Isla, dice que para ella es muy importante ser una persona honesta, trabajar siempre con la verdad, y saber comunicar y empatizar con la gente que está fuera de Cuba, para que entienda que «nos han estado manipulando durante mucho tiempo».

Al interrogarla sobre qué la apasiona de Cuba, responde entusiasmada que es ese pueblo eterna y permanentemente emancipado, es un pueblo que tiene una luz y un brillo que nadie puede apagar.

«Me apasiona la dignidad de ese pueblo que nadie más se la va a quitar, y aunque el bloqueo puede durar siglos, Cuba resiste y vence. Siempre ha sido un pueblo que ha estado sometido desde afuera, y aún siguen intentando oprimir a ese pueblo, pero no se deja oprimir. Cuba es una victoria a 90 millas del imperio más genocida del mundo, porque es independiente, es digna, no se somete a las órdenes de nadie», reconoció.

Confesó que los momentos más felices de su vida han sido cuando se ha volcado de lleno a defender la causa cubana y a divulgar nuestra verdad. «Acá nos venden la idea de que la felicidad está en lo material, pero no es así; yo he tenido muchas cosas materiales y nunca he sido feliz, pero cuando me he entregado a defender a Cuba, he sido feliz», afirmó, con un nudo en la garganta.

Tomado de Granma/ Foto de portada: Nueva Revolución.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.