Presidente cubano se refiere a la compleja situación electroenergética ante Asamblea Nacional

Tras una amplio debate sobre la situación electroenergética nacional, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, intervino en el plenario. Destacó que hoy tenemos menos capacidad de generación que lo que estamos demandando. 

Las causas son conocidas, dijo y argumentó que tres elementos fundamentales se asocian al bloqueo. 

“El bloqueo nos ha impedido financiamiento, nos ha impedido obtener piezas de repuesto y, por lo tanto, todos los mantenimientos y todas las reparaciones se han ido de cronograma”. 

Subrayó que “también hemos tenido baches en la distribución de combustible por la disponibilidad y eso no nos permite entonces cubrir con la generación distribuida los déficits de la generación térmica”.

El presidente lamentó que en menos de tres meses han ocurrido dos accidentes que nos han sacado más de 400 MW de generación, afectando tres plantas. “Una de las plantas no se va a recuperar a corto plazo, y en las otras dos se está trabajando sin descanso”.

Afirmó que el país ha diseñado una estrategia y reconoció el trabajo de los eléctricos, muchas horas sin descanso y en condiciones muy difíciles, sometidos a altas temperaturas. 

Díaz-Canel dijo que debido a la situación energética nacional, se han detenido procesos productivos y se está afectando la economía, “pero se trata de afectar a la población lo menos posible”. 

Pidió a la población comprensión, “porque aquí nadie pone los apagones para molestar a nadie. Aquí se está trabajando a brazo partido, con pocos recursos y con todo el talento que puedan tener nuestros trabajadores, nuestros ingenieros, nuestros técnicos. Es muy tenso manejar una situación como esta, porque casi no hay reserva”. 

El presidente añadió que “entiende el lógico malestar e insatisfacción que existe en la población y que los principales dirigentes del Partido, el Gobierno, de las organizaciones de masas, están en estrecha relación con la población, tratando de alentar a la gente, dispuestos a explicar, a argumentar, a ayudar y apoyar”. 

Es un momento en el que nos tenemos que mantener unidos, dado el rigor que nos impone una situación material objetiva, como ha pasado en otros momentos de la Revolución que también han sido duros”.

En este sentido, llamó a ser solidarios y a evitar acciones de inconformidad, algunas que generan violencia y hechos vandálicos, que responden a quienes nos bloquean y nos impiden adquirir los medios para salir de esta situación. 

Además, “con eso no se resuelve la situación que tenemos. La situación se va a resolver cumpliendo con la estrategia en la que estamos empeñados”. 

Refiriéndose a la persecución financiera a la que el país está sujeto debido al bloqueo, afirmó que “nos persiguen cualquier negociación que tenemos que hacer para poder tener los insumos que necesitamos”. 

El plan de nosotros tiene que ser de comprensión, de solidaridad, como siempre, de resistencia. De resistencia, porque el imperialismo no es el que va a resolver los problemas de electricidad en Cuba. Ni es el que nos va a ayudar a resolver los problemas de electricidad. Eso lo tenemos que resolver nosotros. Buscando los ingresos, buscando los financiamientos, trabajando con nuestros técnicos, priorizando un grupo de inversiones”. 

Se refirió a la crisis energética que se vive en el mundo hoy, con el alza de los precios del petróleo y otros combustibles. 

Según el presidente cubano a todas estas inversiones se les está poniendo recursos. “Llevan dinero, y a veces tienes el financiamiento pero se demora en concretarse por el tiempo en que se negocia, piezas que se hacen por encargo que tardan en llegar al país. Hay otras inversiones que duran años, por ejemplo, una inversión en un bloque de una termoeléctrica se demoran cuatro o cinco”. 

Díaz-Canel aseguró que se han encontrado tecnologías y tipos de negocio con los que en poco tiempo y de manera rápida se puede estar generando energía.  

“Hay una estrategia en marcha y se llevan a cabo un grupo de negociaciones. En lo que queda del año hay recursos para hacer reparaciones capitales. Existen otras negociaciones que van en buen camino con relación a las fuentes renovables de energía. Pero todo eso lleva tiempo”.

El presidente exhortó de manera inmediata a realizar un grupo de acciones para mejorar la capacidad de generación. “Hay que centrarse en reordenar la carga en los picos  e identificar a los consumidores que tenemos que sacar de esos picos. Hacer eso con estudios, explicación y argumentación”. 

Insistió en su intervención en la importancia de garantizar que los mantenimientos y las reparaciones se hagan en el menor tiempo posible con eficiencia, pero con calidad. Además, subrayó en que hay que planificar mejor los apagones para tratar de evitar que la afectación a un mismo circuito sea lo menos prolongada posible. 

“Hay que ahorrar todo lo que se pueda. Es muy difícil pedir eso al pueblo que ha resistido con dignidad y estoicismo todas estas privaciones; más aún cuando no estamos entregando lo que debemos. Pero, si ahorramos y demandamos menos, tenemos más capacidad para servir. Eso es lo más revolucionario, altruista y solidario que podemos hacer ahora”, concluyó el presidente cubano.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.