Resiliencia Costera, un proyecto para el posicionamiento de la vida y la protección del medio ambiente

La iniciativa, liderada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, a través de la Agencia de Medio Ambiente y su Grupo Nacional para la Evaluación de Riesgos, con el acompañamiento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, beneficiará a más de 600.900 personas.

El programa global Resiliencia Costera, financiado por la Unión Europea con cuatro millones de euros, transferidos a través de la Alianza Global para el Cambio Climático plus (GCCA+), contribuye al fortalecimiento de las condiciones ante el riesgo de catástrofes y su enfrentamiento en 15 municipios ubicados en la costa norte central de Cuba.

Como resultado de este proyecto, se brindan a estas localidades una mayor capacidad de enfrentamiento y mejores condiciones, el Máster en Ciencias y director técnico de ese programa global, Yohanis de la Torre Galiano, explicó que la iniciativa hace posible la reducción del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático en los planes de desarrollo socioeconómico de sectores y gobiernos de territorios costeros vulnerables,

En Cuba, cuatro sitios de intervención fueron definidos. Entre ellos, Punta Brava, Playa Victoria, Punta Alegre y Santa Rita, ubicados en el litoral norte de las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, respectivamente.

De acuerdo a lo referido en el sitio web oficial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), Torre Galiano explicó que, mientras las acciones de réplica se extienden hasta otros 11 territorios, donde se reconoce la naturaleza transversal de los impactos del clima y su relación con la planificación del desarrollo socioeconómico. En tanto, se logra un impacto directo en los municipios de Caibarién, Yaguajay, Chambas y Nuevitas.

La iniciativa, liderada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, a través de la Agencia de Medio Ambiente y su Grupo Nacional para la Evaluación de Riesgos, con el acompañamiento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, beneficiará a más de 600 900 personas.

El proyecto ha facilitado equipamientos para el trabajo en condiciones extremas en los Centros de Gestión para la Reducción de Riesgos de Desastres (CGRRD) ubicados en las cuatro localidades donde interviene de manera directa, refirió.

Por otro lado, Torre Galiano destacó el trabajo que se realiza en cuanto al mejoramiento de la infraestructura y tecnología de los sistemas de alerta temprana, tanto los hidrometeorológicos como los de ascenso del nivel medio del mar.

«Concibe la instalación de estaciones hidrometeorológicas automáticas en lugares estratégicos como el Parque Nacional Caguanes, en el municipio espirituano de Yaguajay; y el Centro de Investigaciones Sitio Arqueológico Los Buchillones, emplazado en la localidad costera avileña de Punta Alegre», afirmó el especialista.

También, se incluirán otras alternativas como dos nuevas estaciones mareográficas en las proximidades de Playa Victoria, perteneciente al territorio yaguajayense; y en Cayo Coco, del archipiélago Jardines del Rey, al norte de Ciego de Ávila; en tanto, otras tres serán modernizadas para mejorar sus prestaciones.

De esta manera, ello posibilitará obtener un registro permanente de datos sobre el ascenso del nivel del mar, con transmisión en tiempo real y ampliación de la cobertura informativa en los territorios para caracterizar y pronosticar otros eventos y procesos de diversos orígenes (fenómenos meteorológicos extremos, oscilaciones de la marea astronómica y ocurrencia de tsunamis), argumentó.

El director del Instituto Preuniversitario Urbano Joaquín de Agüero y Agüero, en Punta Alegre, Ariel Mayea Escobar, resaltó la importancia de fortalecer, desde la infancia, las capacidades para la protección del medio ambiente, el enfrentamiento al cambio climático y la disminución de los impactos de catástrofes.

Una de las coordinadoras de Resiliencia Costera en Ciego de Avila, Yamilé Jiménez Peña, subrayó que se transfieren conocimientos a diferentes actores de la economía para favorecer el adecuado manejo del litoral y lograr una visión integrada de la reducción de riesgos de desastres y la adaptación al cambio climático.

Resiliencia Costera contempla, además, según la rehabilitación de bosques en áreas de cuencas, reforestación de franjas hidrorreguladoras, el rescate de la apicultura tradicional, y el restablecimiento de los drenajes y escurrimientos naturales a los humedales, manifestó María del Carmen Olivera Isern, coordinadora del proyecto en esa provincia.

 

Tomado de Granma/ Foto de portada: Archivo Granma.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: