Peligrosas bacterias navegan en microfibras procedentes del plástico

Por Flor de Paz* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

En la historia de la humanidad el mar ha sido y es muchas veces el vertedero de las materias de desecho. No solo van a parar allí una buena parte de las inorgánicas que generan los habitantes de las ciudades; también las llamadas microfibras de origen sintético o natural: soporte de cientos de bacterias.

Un estudio reciente, publicado por la revista PLOS ONE y realizado por investigadores de la Universidad Sorbona en París, demuestra cómo ha aumentado de forma exponencial en los últimos años la presencia de dichas microfibras en el Mar Mediterráneo.

A la vez, indica que cada pequeña fibra está colonizada por alrededor de 2.600 células como promedio, identificadas como pertenecientes a 195 especies de microbios, incluida una bacteria que puede provocar intoxicación alimentaria en humanos, la Vibrio parahaemolyticus. Para arribar a estas conclusiones, los investigadores utilizaron técnicas avanzadas de microscopía y secuenciación del ADN.

Ahora se sabe que el Mediterráneo alberga en su porción noroeste casi 200 especies de los citados microorganismos que viven en materiales procedentes de la contaminación de plásticos, de la industria textil o como resultado de actividades marítimas y pesqueras. Pero, en general, las microfibras están presentes en los mares de todo el planeta, y también suponen una amenaza para los ecosistemas acuáticos.

De acuerdo con PLOS ONE, cuando los microbios colonizan esas materias vertidas en los océanos, expelen un olor orgánico. De ese modo, son consumidas por animales marinos, se acumulan en sus organismos y entran en la cadena alimentaria.

Por otra parte, la presencia de patógenos del grupo vibrio en las microfibras del Mediterráneo, parece estar vinculado al aumento de las temperaturas en la zona.

La investigación es especialmente valorada por su importancia en la estimación de riesgos para la salud humana, pues la presencia del Vibrio parahaemolyticus puede ser una amenaza para el baño de mar y el consumo de mariscos.

(*) Periodista cubana especializada en temas científicos y Directora de Cubaperiodistas.

Foto de portada: Getty Images.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: