Imagen y poesía: Clarividencia

Por Roberto Chile*

Esta fotografía, tomada el 28 de junio de 2014 en medio de un ritual religioso en Jagüey Grande, es un retrato a medio rostro de la inolvidable Cary: Caridad Silvia González Bajac (La Habana, 5 de febrero de 1945 – Jagüey Grande, 20 de noviembre de 2020).

Su título -Clarividencia- está inspirado en los designios de esta mujer a quien una tarde bauticé como Cary Changó por su devoción a la deidad del Panteón Yoruba.

De mirada dulce y penetrante, su religiosidad la resumía en una fe infinita y un afán por invocar, advertir y sanar cuerpos y almas. A mi particularmente me deseó tanta luz, que a veces al amanecer, su rostro me despierta y me miro en sus ojos.

La poeta matancera Maylan Álvarez nos trae la palabra de Cary desde la eternidad, en unos versos que vienen a ser una última rogativa, un adiós con retorno, un llamamiento postrer.

Última rogativa para quien me sepa escuchar

Abrazada a Martha Ximeno, con la venia de Cary Changó

Ahora que la luz cubre multitud de pecado.

Ahora que impera el silencio,

permítanme una última palabra.

Un llamamiento postrer a aquellos que me escuchan

más allá del humano sonido.

He de partir,

pero no va lejos quien todo lo ha visto,

quien todo lo escudriñó

más allá de los humanos ojos.

Si importunaba con mis advertencias,

con la mano extendida

leyendo la fortuna en las manos de otros,

ahora que la luz cubre multitud de pecado,

les pido que aprendan a recordarme.

Yo, que he soñado con el mar

desde la patria cítrica,

tierra adentro,

indómita como los surcos que atraviesan mi rostro,

que alentaron las ganas de hacerlo todo bien.

O casi bien.

Yo, que he implorado por la tranquilidad,

por las riquezas aparentes,

por los aplausos que todo lo colman,

yo, que he invocado siempre por los otros,

que encendí siempre la vela por los otros,

pido que no me olviden.

Ahora que la mucha luz cubre multitud de pecado,

ofrézcanme un pensamiento clemente,

un adiós con retorno:

jamás una lágrima que empañe

esta clarividencia que alguna vez,

alguna que otra vez,

abrazaron mis ojos.

Maylan Álvarez

(*) Premio Nacional de Periodismo José Martí, 2019. Cineasta y fotógrafo. Consagró más de 25 años de su vida a captar la imagen de Fidel Castro, a reportar o perpetuar los momentos más importantes del quehacer del líder revolucionario.

Tomado de Cubaperiodistas / Foto de portada: Roberto Chile.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: