EEUU: A qué debió comprometerse Kevin McCarthy para encabezar la Cámara de Representantes

El camino de Kevin McCarthy, nuevo presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, fue realmente espinoso: cuatro días de intensos debates y agotadores enfrentamientos con los miembros del Partido Republicano, dramas de última hora y varios compromisos a que tuvo que llegar para obtener el puesto deseado, que antes ocupaba Nancy Pelosi.

Hicieron falta cuatro días de debates y 14 votaciones fallidas, pero el representante republicano consiguió finalmente hacerse con el mazo de presidente de la Cámara de Representantes el 6 de enero, tras «sofocar una rebelión de los conservadores de línea dura» del Partido Republicano, pero a costa de «debilitar aún más su precaria posición dentro de él», destacó Bloomberg.

Intensos debates

La votación final estuvo precedida de momentos dramáticos, ya que la disputa entre los republicanos llegó a los gritos y a los enfrentamientos físicos, evaluó la edición.

El suspenso de la sesión comenzó cuando se abrieron los procedimientos para la 14ª votación, y Lauren Boebert votó «presente». Aunque no se trataba de un apoyo, este voto facilitó que McCarthy obtuviera la mayoría de los votos emitidos al eliminar un antiguo voto de la oposición. La decisión de Boebert parecía despejar el camino para la elección de McCarthy. Sin embargo, entonces el representante electo Eli Crane de Arizona y el representante Matt Rosendale de Montana votaron en contra del legislador californiano.

Después de que McCarthy fuera bloqueado en esa votación, caminó rápidamente hacia el fondo de la Cámara y se enfrentó a Matt Gaetz, de Florida, uno de sus críticos más estridentes. Gaetz no había emitido su voto hasta el último momento, cuando sería decisivo. Entonces votó «presente», lo que dejó a McCarthy a las puertas de la victoria. Cuando McCarthy se retiraba, uno de sus aliados, Mike Rogers, de Alabama, se abalanzó sobre Gaetz, pero fue sujetado por el representante de Carolina del Norte, Richard Hudson.

El cabildeo final incluyó la intervención del expresidente Donald Trump. Después de que Kevin McCarthy se quedara a un voto en la 14ª votación, Trump habló con al menos dos de los disidentes, Gaetz y el representante Andy Biggs de Arizona, y les pidió que ayudaran a asegurar la victoria de McCarthy, escribió el periódico, citando a una persona familiarizada con la discusión.

¿Qué tuvo que ceder McCarthy?

En camino hacia la victoria anticipada, el legislador de California tuvo que renunciar a una considerable autoridad, prometiendo respaldar cambios de procedimiento que dieran más poder a los disidentes, incluida la posibilidad de que un solo republicano forzara una votación en la Cámara para destituirle como presidente.

Además, según Bloomberg, cedió a las demandas de los conservadores fiscales de utilizar el techo de la deuda federal como moneda de cambio para forzar recortes del gasto y limitar el gasto público del año fiscal 2024 a los niveles de 2022, lo que supondría recortes significativos en muchos programas.

Con vistas a vencer, el californiano también garantizó a los conservadores al menos un escaño en la Comisión de Normas de la Cámara, que determina cuándo se vota un proyecto de ley, durante cuánto tiempo se debate y cómo puede modificarse mediante enmiendas en el pleno, o si puede modificarse en absoluto, indicó BBC. Así, tendrán más poder en influir en la formación de la legislación.

Por fin, la agencia apuntó que McCarthy prometió celebrar votaciones sobre la limitación de mandatos en el Congreso y la seguridad fronteriza a principios de año, aunque una reforma de este tipo requeriría una enmienda constitucional para ser promulgada. El Tribunal Supremo ya dictaminó que los intentos de los Estados de restringir los mandatos de los miembros del Congreso son inconstitucionales.

«Ha sido fácil, ¿eh? Nunca pensé que llegaríamos hasta aquí», bromeó McCarthy en su discurso como recién elegido presidente de la Cámara de Representantes, agregando que «ahora empieza el trabajo duro».

Tomado de Sputnik / Foto de portada: AP / Jose Luis Magana.
 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: