La COVID-19 en América Latina, una tragedia lejos de terminar

Por Patricia María Guerra Soriano / Colaboración especial para Resumen Latinoamericano

Controlar los contagios y muertes producidos por la pandemia de la COVID-19 parece imposible en América Latina y el Caribe. Las alarmas se encienden ante el alza de los números en muchos países de la región y aún así las estrategias sanitarias no logran ser las más efectivas.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que América registra ya más de 66 millones de casos y 1, 6 millones de muertes. De esos, 32,3 millones de infectados y un millón de fallecidos corresponde a Latinoamérica.

Cuando la semana pasada, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, informó que más de un millón de personas había muerto a causa de la pandemia, expresó que se trataba de un “hito trágico” para todos los habitantes de la región.

Una tragedia que “está lejos de terminar” en los países del área, según la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), la cual notificó que el continente americano presenta la mayor incidencia mundial de casos de coronavirus por cada 100 000 habitantes.

Ghotai Ghazialam, gerenta de la operación COVID-19 de la IFRC en América, dijo que en estos momentos 10 de los 15 países que más nuevos casos y muertes reportan en el mundo están en el área. Una lista que encabeza Uruguay, Argentina y Costa Rica seguidos de Trinidad y Tobago, Surinam y Brasil, con riesgo extremo de transmisión y hospitales colapsados; mientras, en Paraguay, Colombia y Bolivia “las campanas de alarma están sonando”.

La OPS informó que los casos y las muertes por la pandemia se amesetaron en un nivel estremecedor, en el que algunos de sus países tuvieron las cinco tasas más elevadas de mortalidad en el mundo la semana pasada. No obstante, las cifras reales son desconocidas, pues-según la OPS- no se está contando la totalidad de fallecimientos por la enfermedad. En cuanto América Latina y el Caribe, Brasil y México, respectivamente, son las naciones con el segundo y cuarto mayor número de decesos a nivel global.

A estos indicadores se suma un ritmo de vacunación que, de acuerdo con la IFRC, es “peligrosamente lento”. Martha Keays, directora regional del organismo internacional para las Américas, declaró que “cinco meses después del inicio de las vacunaciones en el mundo, menos de dos de cada mil vacunas se han administrado en los países más pobres” de la región.

Por otra parte, la variante india de coronavirus B.1.617 ha sido detectada en diez países del continente americano, mayormente asociada con los viajes internacionales. Si bien, hasta el momento, no existen evidencias de que sea más letal que las existentes en América, es más transmisible lo que afecta la cobertura sanitaria en los centros hospitalarios ante el incremento de los casos.

Cada vez que se habla o escribe sobre la situación de la pandemia en el continente y específicamente en Latinoamérica, es casi obligatorio mencionar la situación que afronta Brasil, segundo país con mayor número de muertes, después de Estados Unidos.

La inacción genocida de su Gobierno encabezado por el presidente Jair Bolsonaro se supera constantemente. Esta semana, el mandatario reclamó al Supremo Tribunal Federal, la máxima Corte del país, prohibir las cuarentenas y restricciones establecidas en los Estados de Paraná, Pernambuco y Rio Grande do Norte por la Abogacía General de la Unión, al argumentar que las medidas violan derechos básicos de circulación y trabajo.

Según su pedido, los decretos de cuarentena y restricciones deben ser declarados inconstitucionales. Su demanda fue exigida el mismo día en el cual, el laboratorio federal Fiocruz, dependiente del Ministerio de Salud, advirtió sobre el riesgo de un brote de contagios en junio, con 20 capitales que poseen más de 80 por ciento de ocupación de las camas de terapia intensiva para pacientes con COVID-19.

Foto de portada: Prensa Latina

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.