Despliegue militar británico: El trasnocho del imperio

Por Ing. Vladimir Castillo.

Pareciera ser una historia de tiempos no muy lejanos, de los tiempos en que el Reino Unido devoraba tierra, riquezas de todo tipo y seres humanos por todo el planeta, como si fuera algo bueno y normal. Son civilizadores, gente educada que solo quiere forzar al mundo a ser mejor, por las buenas o por las malas. Es la extraña excusa “occidental”, elevada hoy día a la enésima potencia, que al imponerse por la fuerza a los menos poderosos están haciéndoles un favor. Que al expoliar, esclavizar, asesinar y apropiarse de bienes y tierras estaban y están llevando la paz, la justicia, la libertad, la civilización y en los últimos tiempos la democracia a los habitantes de esas tierras. Así, los colonos británicos se expandieron y apropiaron de Norte América, de Australia, de Nueva Zelanda y sojuzgaron la India y regiones de Asia, se tomaron más de la mitad de África, se repartieron el Medio Oriente, las Antillas menores, así como islas en el Atlántico Sur, Océano Índico y Pacífico.

Desde Europa se apropiaban del mundo. En la expansión británica, en 1833 toman las Islas Malvinas, expulsando por la fuerza a las autoridades y pobladores argentinos. En 1899 roban a Venezuela, mediante un Arbitraje totalmente viciado, arrebatandole 159.500 Km2 al anexionar a la Guayana Británica la Guayana Esequiba venezolana. Los actos de piratería, filibusterismo, robo a mano armada y abusos de todo tipo suceden a diestra y siniestra en los cuatro restantes continentes a manos de los europeos, fundamentalmente ingleses y franceses y en menor medida portugueses, españoles (a quienes ya les había pasado su gran hora), holandeses, belgas y daneses, así como su exhalación norteamericana que se convirtió en EEUU de América, que masacra decenas de naciones nativas y les arrebata sus tierras de manera cruel y violenta, en nombre de la pólvora y el plomo, para unos años después despojar a México de más de la mitad de su territorio y conformar su actual mapa.

Después de la llamada II Guerra Mundial, los europeos no pueden contener a los pueblos que luchan por su independencia y autodeterminación. El proceso de des colonización se da relativamente rápido y deja tras de si decenas de miles de muertos, en muchos casos los colonialistas-imperialistas fueron brutales como en India, VietNam, Argelia, Tanzania, el Congo Belga, Sudáfrica, Timor, Palestina y otros. Luego de esto, el colonialismo, entre ellos el británico, ya no será directo, será de nuevo tipo, fundamentalmente financiero-económico y político, ejerciendo fuerte influencia en varias ex colonias a través del Commonwealth, además de quedarse con el derecho de posesión de una serie de islas por todo el mundo y el peñón de Gibraltar, violando impunemente repetidas veces las resoluciones de la ONU sobre des colonización.

Según documentos desclasificados, el Reino Unido tiene presencia militar en al menos 42 países y colonias con, por lo menos, 145 bases militares. En el Caribe tienen bases en las coloniales islas Bermudas, Turcas y Caicos, Montserrat y Caimán además no descartan instalarse en Trinidad y Tobago y Guyana. En el Atlántico Sur, solo en las Islas Malvinas (Islas Falkland) existen 6 bases militares, las que han estado fortaleciendo permanentemente, lo cual se evidencia en los últimos meses por el número de vuelos de aviones militares de transporte rumbo al archipiélago, muchos de ellos haciendo escala en Brasil, contraviniendo resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, lo cual ha generado la entrega de una nota por parte del Embajador de Argentina en Brasilia. Además, el Reino Unido tiene planes para cambiar los sistemas de defensa antiaérea en Malvinas por unos más modernos, lo que demuestra que Londres sigue aumentando su potencial militar en la zona. Todo esto hace pensar a algunos analistas argentinos que los británicos puedan volver a enviar a las islas buques y submarinos militares con cargas atómicas, como en 1982, según se evidenció en documentos extraoficiales desclasificados recientemente, lo que violaría, nuevamente, el Tratado de Tlatelolco de 1967, que hace a América Latina y el Caribe zona libre de armas nucleares.

Igualmente poseen bases militares en las Islas Sandwich del Sur e Islas Georgias del Sur, y en las islas de Ascensión, Tristán da Cunha y Santa Elena. Las posesiones del Reino Unido en el Océano Índico y en el Océano Pacífico son, de igual manera, porta aviones con cada vez mayor capacidad bélica.

Todo este potencial guerrerista está permanentemente a disposición de la OTAN y de la obsesión trasnochada de los angloparlantes de querer ser los amos del mundo.

Como sabemos en la Guerra de la Malvinas (1982) fue el pacto de la OTAN el que primó en el accionar de EEUU y sus más abyectos aliados en el continente, Colombia y Chile, quienes apoyaron a los ingleses en contra de Argentina, dejando como letra muerta el Tratado de Asistencia Reciproca (TIAR) de la OEA.

Es evidente que todo este despliegue militar del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte le hace el mayor socio de EEUU en la OTAN, con quienes comporten ascendencia, visión de mundo y planes supremacistas.

Mientras, en Europa la OTAN se ha expandido drásticamente hacia el Este y pretende seguir avanzando contra Rusia y Bielorrusia, en el Pacífico, el recién creado pacto militar AUKUS, entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos pretende “acorralar” a China. Y a todo el que no se doblega a sus designios lo bloquean, lo sancionan ilegal y unilateralmente, le amenazan y le roban como los ingleses nuestro oro y los gringos nuestros activos y arrancan sus campañas de desinformación y de operaciones psicológicas a nivel mundial.

Todo esto hace visible que el plan de consolidar su Nuevo Orden Mundial sigue desarrollándose, sin prestar atención a su declive real, tanto en términos económicos, políticos y militares.

Si no, ¿Cual es el objetivo de occidente con la ampliación y diversificación de su presencia militar por todo el mundo?

¿Porque sus medios de comunicación solo hablan de defensa, cuando este poderío militar solo ha sido usado históricamente para la agresión?

¿Que hacer para detenerlos y lograr un mundo pacifico, equilibrado, multipolar y multicéntrico?

¿Que hace las Naciones Unidas al respecto? ¿Que debiera hacer?

¿Que deben hacer los pueblos occidentales, y los del resto del mundo para salvaguardar la paz? ¿Porque occidente si puede tener pactos militares para el amedrentamiento y la agresión y “los otros” no pueden planteárselo para la defensa?

Preguntas simples, sin respuestas precisas, que nos deben hacer seguir trabajando por la paz y la justicia verdaderas.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.