Repsol indemnizará a miles de afectados por el derrame masivo de crudo en Perú

El gobierno de Perú anunció ayer un convenio con la petrolera española Repsol bajo el cual indemnizara a miles de personas afectadas por el derrame masivo de crudo ocurrido a mediados de enero en una refinería al norte de Lima.

La presidencia del gabinete ministerial peruano indicó en un mensaje en Twitter que “el gobierno consiguió que Repsol firme un acuerdo de atención e indemnización económica a favor de afectados por el vertido de petróleo en el mar de Ventanilla”, un distrito a 30 kilómetros de la capital peruana y donde se ubica la refinería La Pampilla.

Sobre la base de un padrón que será consensuado, la empresa se compromete a entregar hasta 3.000 soles (unos 789 dólares o 15.800 pesos) por persona como anticipo de indemnización”, en un plazo de una semana luego de cerrado el padrón, detalló el Poder Ejecutivo federal.

El acuerdo suscrito por Aníbal Torres, jefe de Gabinete del presidente Pedro Castillo, y el directivo de Repsol Perú, Jaime Fernández-Cuesta, deja abierta la puerta para fijar “el monto final por la afectación”. Se prevé que entre los beneficiarios estén los pescadores artesanales y comerciantes de las zonas costeras, quienes perdieron su medio de trabajo por la contaminación de aguas, fauna y playas causada por el derrame de casi 12 mil barriles de petróleo.

Desde que sucedió el accidente el 15 de enero, los afectados han realizado varias protestas en las puertas de la refinería de Repsol exigiendo que atiendan sus reclamos por la paralización forzosa de su actividad productiva.

El gobierno peruano calcula que por el vertido de crudo resultaron afectados al menos 5 000 pescadores y comerciantes de los distritos de Ancón, Santa Rosa, Ventanilla, Aucallama y Chancay.

Repsol, en un comunicado, reiteró su “compromiso para remediar los daños que el derrame ha provocado a las comunidades de la zona afectada”, y añadió que ya ha entregado ayudas por 3.3 millones de soles (unos 868 000 dólares). Además, insistió en que el accidente se debió al “movimiento incontrolado” de un buque tanque tras el oleaje causado por la erupción volcánica en Tonga.

La compañía española informó el 18 de febrero que había recogido 98 por ciento del hidrocarburo volcado, aunque este volumen difería entonces de los números estimados por las autoridades peruanas. El Ministerio del Ambiente calcula que han sido afectadas al menos 1.400 hectáreas de mar y tierra, y unas 500 hectáreas de reservas de fauna marina protegida.

A la fecha, Repsol ha pagado unos 363.000 dólares al Estado peruano en multas por el presunto accidente y continúa con las labores de saneamiento.

 

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada: Expreso/ Archivo.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.