Cuba: El macabro juego a que «todos se van» (+ podcast)

Por Arleen Rodríguez Derivet.

El jueves 24 de marzo, Reinier Duardo publicó en su cuenta de Twitter una denuncia que es obligado retomar: los cínicos llamados de la embajada norteamericana en La Habana a los potenciales migrantes para que empleen vías legales y seguras para emigrar.

El mensaje forma parte de la más reciente y atroz campaña contra la Revolución Cubana, que apunta al corazón de las familias separadas por una política migratoria que en más de 60 años de Ley de Ajuste y otras otras trampas, ha convertido a los emigrantes en rehenes de la guerra simbólica contra Cuba, perversa por asimétrica y por cínica.

«Todos se van» es la matriz sobre la base de la cual se construye ahora el juego macabro que usa a los emigrantes como carnada y alimenta el negocio de los odiadores en las redes sociales.

Para confirmarlo, el programa reproduce pronunciamientos de dos voceros del oficialismo anticubano de la Florida, quienes abordan el tema, soslayando las reales causas del drama de los migrantes y con una elevada carga de insultos para todas las partes.

Muy distinta es la Declaración de Ernesto Soberón, director del DACRE (Dirección de Atención a Cubanos Residentes en el Exterior) que el MINREX publicó el propio 24 de marzo y que en uno de sus párrafos denuncia el estímulo, políticamente motivado, «a la migración irregular, con destino final al territorio de los Estados Unidos, cuando las vías legales se cierran, como ha sucedido desde 2017, igual que en décadas anteriores o en el pasado».

Con el cierre del consulado en La Habana en 2017, bajo falsos argumentos que la propia CIA ha desmentido, el gobierno estadounidense obliga a los potenciales migrantes cubanos a usar costosas vías y los más que riesgosos caminos de la ilegalidad para recibirlos luego, pero sólo si se declaran perseguidos del sistema cubano. Mayor cinismo no puede haber, mientras la jauría de los medios tóxicos envenena el ambiente, apuntó Bárbara Betancourt.

En los audios que escuchamos hay, primero la imposición de la matriz del «todos se van», afirmando irresponsablemente que huyen de Cuba personas que un año y un día después, estarán viajando a su país como prueba de que no hay motivación política en la salida.

Detrás de esa matriz el objetivo es vender la imagen de un estado fallido sin posibilidades de superar problemas. Todo sin el imprescindible análisis de contexto que compare realidades. Aun en un escenario de muchas dificultades exacerbadas por el bloqueo y la COVID, las cifras de emigrantes cubanos son menores que las de cualquier otro país de la región que no sufre el bloqueo ni las medidas selectivas y discriminatorias que se aplican Cuba, como la restricción de remesas a sus familiares.

Los cubanos son los únicos en todo el mundo que cuentan con una Ley de estímulo a la ilegalidad: La Ley de Ajuste Cubano.

Pero hay que marcar otras diferencias: la migración cubana es visiblemente muy distinta de la del resto de la región. Para empezar, viajan muchos profesionales y en general personas que disponen de recursos financieros que obtienen vendiendo propiedades, lo que contrasta claramente con el perfil de los que emigran de otros países cercanos. Los cubanos saben que llegando a la frontera serán admitidos. Los centroamericanos no. Recomendamos leer el artículo de Soberón y otro que aparece en el blog del Dr. Agustín Lage sobre el tema, desde la perspectiva de la migración de profesionales.

Escuche el podcast
Listen to «El macabro juego a que «todos se van»» on Spreaker.

Este es un asunto demasiado serio para dejar que inflen el globo los que peores sentimientos tienen. Y hay que empezar por desmontar la idea de que todos se van. No es la primera vez que ha pasado y no será la última.

Osniel, un joven cuentapropista ha pedido en un post en su muro de Facebook el reconocimiento para una masa de jóvenes que está trabajando por el país dentro del país. Y sin dejar de ser críticos, apuestan a su futuro aquí.

Todas las crisis atraen migraciones. Pero no se puede simplificar una historia tan singular como la de Cuba en este tema. Teniendo todas las condiciones para ser la de mayor número de emigrantes, no lo es. Millones de todo el mundo van delante, sólo que no tienen los privilegios que le dan a los cubanos, aunque no precisamente para ayudarlos, más bien para sacarles provecho, abusivamente. Esto necesita nuevos acercamientos.

Seguiremos Chapeando.

Tomado de Cubadebate.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.