Juez en Ecuador declara con derechos a animales silvestres

Por Liset García* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Un reciente fallo considerado histórico por la justicia en Ecuador, señala a ese país como el primero en reconocer derechos legales a animales silvestres. Al negar un habeas corpus a varias personas que en 2018 sacaron de su hábitat natural a un oso perezoso que tenían como mascota en un restaurante, el animal que ya había sido incautado y llevado a un refugio, volverá a pertenecer a la naturaleza.

“Padecía sobrepeso y tenía dientes y uñas dañadas debido a los años de cautiverio y la mala crianza”, según declaraciones de la organización Protección Animal Ecuador, que argumentaron que luego de las denuncias las autoridades procedieron a rescatar al mamífero, lo que sido considerado como una contundente victoria de la justicia en ese país suramericano.

Quienes lo tenían en cautiverio interpusieron un habeas corpus para que se lo devolvieran por considerarlo de su propiedad, pero el juez actuante en el Consejo de la Judicatura de la provincia de Napo, al centro norte de Ecuador, a la que pertenece la ciudad de Tena, donde tenían al oso perezoso, negó la solicitud con el argumento de que los animales salvajes no son mascotas y dictaminó que no sería devuelto.

También se conoció de otro fallo similar contra de un habeas corpus presentado por una criadora de una mona lanuda, que trataba como si fuera un ser humano. Las autoridades ambientales la confiscaron y llevaron a un zoológico.

Tales decisiones responde a un fallo anterior de la Corte Constitucional ecuatoriana que había reconocido los derechos de la naturaleza y también de los animales. Esa Corte estableció que las especies están protegidas por derecho propio.

En momentos en que los indígenas de la amazonía ecuatoriana reiteran sus demandas en relación con la protección de su medio ambiente, estos fallos judiciales deberían sentar precedentes para respaldar sus exigencias, en especial con el recurso natural agua, que en muchas áreas selváticas se ha contaminado por el descontrolado extractivismo de minerales, que lleva a destruir los boques, hábitat de comunidades y numerosas especies de la flora y la fauna silvestre.

Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, el pasado 22 de marzo, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la mayor organización de su tipo en el país, presentó a la Asamblea Nacional su propia propuesta de ley de recursos hídricos, con la intención de proteger sus territorios y las fuentes de agua que sufren daños por la extracción minera.

La iniciativa de la Confederación, que representa a las 14 nacionalidades y 18 pueblos indígenas de Ecuador, se produjo tras declararse inconstitucional en enero último la Ley Orgánica de Recursos Hídricos presentada por el Ejecutivo nacional, texto que obvió la consulta a las comunidades que habitan los territorios donde están las fuentes de abasto.

En un acto ritual para conmemorar el equinoccio de primavera, el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, dijo que la propuesta indígena recoge el sentir de todos los que «amamos la vida, defendemos la vida natural, el agua, el fuego, el aire y la madre tierra».

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: @CorteConstEcu.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.