Paradoja entre más hambrientos y más obesos

Por Orlando Oramas León* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Las cifras de obesos entre adultos y menores de edad alcanza cotas epidémicas en Europa, mientras casi 193 millones de personas en 53 países sufrieron inseguridad alimentaria, todo una paradoja que grafica las desigualdades que pueblan el planeta

Son realidades compartidas por las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud en sendos comunicados.

La ONU explica que la inseguridad alimentaria en más de medio centenar de naciones tiene origen en lo que califica como «triple combinación tóxica», por la cual se mezclan diversos conflictos, clima extremo y las secuelas económicas de la pandemia de Covid-19.

El organismo mundial asegura que la cantidad de quienes no tienen lo suficiente para comer batió su record histórico en 2021. Y acota que el número de hambrientos podría alcanzar dígitos «espantosos».

El Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias, que elaboran la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos y la Unión Europea consigna que el año anterior se sumaron 40 millones de terrícolas al ejército de desnutridos.

Muchos de los afectados están en países con conflictos bélicos persistentes como Afganistán, Congo, Etiopía, Nigeria, Sudan del Sur, Siria y Yemen, y son los que más inseguridad alimentaria sufren.

El reporte augura que Somalia sufrirá una de las peores crisis alimentarias del mundo este año debido a la prolongada sequía, el alza de los precios de los alimentos y la violencia. Estos factores podrían dejar a seis millones de somalíes en una situación de hambruna, apuntó.

Si no se hace más para apoyar a las comunidades rurales, la escala de la devastación en términos de hambre y pérdida de medios de vida será demoledor, alertó la ONU. “Se necesita una acción humanitaria urgente a una escala masiva para impedir que esto ocurra”, remarcó.

Muchas de estas naciones dependen de las importaciones desde Rusia y Ucrania para obtener trigo, fertilizantes y otros insumos, mientras la guerra en esa parte de Europa contribuye al aumento de los precios de cereales y aceites vegetales a niveles récord, agrega el documento.

Pero si de alimentación se trata, la Organización Mundial de la Salud lanzó una advertencia de obesidad, que padecen dos tercios de adultos y uno de niños en Europa, y donde las tasas alcanzan hoy proporciones de epidemia.

El informe de la OMS sostiene que el 59 por ciento de las personas adultas, 29 por ciento de los niños y 27 de las niñas viven con sobrepeso o son obesos, situación agravada desproporcionadamente por la pandemia de Covid-19.

Además de que corren un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas, el sobrepeso y la obesidad crónicos se encuentran entre las principales causas de muerte y discapacidad en aquella región.

Tales padecimientos causan más de 1,2 millones de muertes al año, más del 13 por ciento de la mortalidad total en ese continente.

«El exceso de peso podría ser determinante en al menos 200 mil nuevos casos de cáncer al año en Europa, y se prevé que la cifra se incrementará en los próximos años», sostiene el comunicado.

De continuar el fenómeno las naciones del bloque europeo incumplirán los objetivos propuestos contra las enfermedades no trasmisibles.

Pareciera un contrasentido el aumento de los hambrientos por un lado, y de los obesos por el otro. La FAO entre tanto, divulgó otra mala noticia: el índice de precios de los alimentos alcanzó un máximo histórico en marzo, cuando aumentó en 12,6 por ciento respecto a febrero.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: EPA.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.