La impunidad internacional es la columna vertebral de los crímenes israelíes contra los palestinos

Por Ruqiya Anwar.

Durante años, la negativa de la comunidad internacional a condenar los abusos sistemáticos del derecho internacional ha exacerbado las prácticas israelíes contra los palestinos. Como resultado, hay muchas pruebas de que el gobierno de «Israel» está infringiendo el derecho internacional en su ocupación del territorio palestino y en sus duras tácticas contra el pueblo palestino. Sin embargo, «Israel» goza de impunidad debido a la falta de voluntad política internacional para exigir responsabilidades.

Según un reciente informe emitido por la Comisión Internacional Independiente de Investigación de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Territorio Palestino Ocupado, la ocupación israelí es la fuente del sufrimiento palestino y la continuidad de la lucha palestina frente a la opresión israelí.

El traslado forzoso, las amenazas de desplazamiento forzoso, la demolición de edificios, el desarrollo y el crecimiento de los asentamientos, la violencia de los colonos y el bloqueo de Gaza contribuyen a repetir los ciclos de violencia. La Comisión afirmó además que la administración de ocupación israelí ha estado modificando la demografía manteniendo una atmósfera represiva para los palestinos y favorable para los colonos israelíes.

Y lo que es más importante, la existencia fundamental de «Israel» se basa en el engaño. «Israel» ha estado violando los derechos humanos desde su creación, así que ¿por qué los actores internacionales, que se consideran guardianes y protectores de los derechos humanos y la democracia en el mundo, aceptan las afirmaciones israelíes? La comunidad internacional ha hecho la vista gorda ante los crímenes israelíes contra los palestinos. Las atrocidades israelíes no necesitan una lente de aumento para ser expuestas porque se cometen a plena luz del día.

En particular, Estados Unidos y sus socios occidentales y no occidentales confían en «Israel» y lo apoyan y protegen mientras tengan intereses en la zona, independientemente de las violaciones de los derechos humanos o de las dictaduras salvajes. Por mucho que «Israel» amplifique sus actividades ilegales y criminales contra los palestinos, el apoyo occidental, especialmente el estadounidense, sigue siendo constante.

Mientras tanto, la comunidad internacional ha demostrado resolución ante la crisis ruso-ucraniana, y los mismos estándares deben aplicarse también a la causa palestina. La reacción del mundo ante la operación de Rusia en Ucrania se deriva del orden internacional basado en normas que pretende abordar la cuestión. Sin embargo, no debemos olvidar que el descuido de los estándares y normas mundiales ha perjudicado durante mucho tiempo la paz y la seguridad, permitiendo la impunidad de «Israel».

Además, las críticas generalizadas a la operación de Rusia en Ucrania pueden obligar a EEUU y a Europa a reconocer que todos los demás países que hacen la guerra a sus ciudadanos o vecinos también deben rendir cuentas por cometer agresiones, incumplir el derecho internacional y cometer crímenes de guerra. Para que se respete el derecho internacional y se aplique un estado de derecho en todo el mundo, Rusia no debería ser el único país que se aísle y sancione. No se debe permitir que nadie actúe con impunidad, especialmente «Israel».

Significativamente, «Israel» ataca sistemáticamente a los palestinos debido al «don de la impunidad» otorgado al régimen del apartheid. Desde hace tiempo es preocupante que «Israel» no garantice la rendición de cuentas por las infracciones del derecho internacional de los derechos humanos (DIDH) y del derecho internacional humanitario (DIH), incluidos los crímenes contra la humanidad cometidos en el territorio palestino ocupado (TPO). La falta de rendición de cuentas fomenta una atmósfera de impunidad y favorece la comisión de nuevas violaciones. Mientras esto ocurre, las víctimas y sus familias no reciben justicia ni reparación.

Se crea una situación en la que «Israel», su gobierno, sus militares y otras organizaciones operan con una impunidad que es automática, ciega, constante y casi total, porque el llamado sistema de «justicia» israelí también libera habitualmente a los individuos que cometen esos crímenes.

Además, los soldados de las regiones ocupadas saben que casi todo lo que hacen se considera aceptable, incluyendo disparar, matar, abusar y humillar a otros. Ni «Israel» ni nadie los castigará jamás. Cada vez hay más personas asesinadas, detenidas sin motivo por razones políticas, sometidas a castigos colectivos, a la demolición de sus hogares, a la expropiación de sus tierras, a la tortura y la humillación, y a la explotación de sus recursos naturales cada día.

Nunca se piden responsabilidades a nadie. Si se hace un informe, «Israel» ni siquiera lo leerá, y su embajador destrozará el documento en la plataforma internacional más respetada del mundo. Cualquiera que intente iniciar una investigación será pronto silenciado. Como resultado, no ha habido ninguna rendición de cuentas por la enorme lista de atrocidades perpetradas en los territorios ocupados por Israel.

Asimismo, ningún otro país goza del mismo nivel de impunidad que «Israel». El resto del mundo puede adoptar una posición dura contra «Israel» desde el punto de vista político, pero en caso de cualquier movimiento potencialmente perjudicial, sale en su defensa. La comunidad internacional nunca ha tomado una iniciativa real para llevar a los autores ante la justicia. «Israel» sabe que tendrá impunidad por sus crímenes a menos que la comunidad internacional intervenga.

Las autoridades israelíes deben poner fin a los homicidios injustificados, los daños intencionados, las detenciones arbitrarias, la tortura y otras formas de maltrato, así como a la persecución y el castigo colectivo de los palestinos, incluidos muchos niños. El asesinato de la experimentada periodista Shireen Abu Akleh sirve para recordar el sistema letal que utiliza «Israel» para confinar a los palestinos. Los palestinos son asesinados por «Israel» de forma brutal e impune.

¿Cuántas personas más deben morir antes de que toda la comunidad internacional tome medidas para responsabilizar a «Israel» de sus continuos crímenes contra la humanidad? (Amnistía, 2022).

La comunidad internacional debe presionar a «Israel» para que aborde las causas subyacentes del nuevo estallido de violencia, entre las que se encuentran la impunidad de larga data por los crímenes de guerra y otras violaciones significativas del derecho internacional, así como el desplazamiento forzoso y la expropiación de los palestinos.

Tomado de Al Mayadeen.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.