Alertan por más de 5000 incendios forestales en la Amazonía brasileña

El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE, por sus siglas en portugués) informó este lunes que los incendios forestales en la Amazonía rompieron récord anual en julio pasado, al registrar 5.373 siniestros, siendo un incremento del 7,9 por ciento con respecto al mismo periodo de 2021.

El ente precisó que, entre enero y junio del presente año, los incendios forestales en la Amazonía brasileña ascendieron en 13,5 por ciento, al contabilizarse 12.906 contra los 11.364 documentados en igual etapa de 2021.

Según el INPE, desde enero a junio de 2022, al menos 4.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica han resultado destruidos, equivalente a 5 veces la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos (EE. UU.) y casi el triple de la capital mexicana.

Tales datos avalan que en Brasil los índices de deforestación vuelven a romper un nuevo récord de siete años en los primeros seis meses del actual año, lo cual ha despertado la emergencia internacional.

Organizaciones ecologistas, como Greenpeace, han responsabilizado de la situación al actual presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por aprobar un decreto que prohíbe a los agricultores emplear la devastadora técnica medioambiental de limpiar las zonas de cultivo por medio del fuego.

La instancia refiere que la inmensa mayoría de los siniestros reportados han sido causados por el hombre, provocando efectos negativos en la biodiversidad y la salud de los habitantes del llamado pulmón del planeta, ante las medidas adoptadas por el jefe de Estado de recortar los programas de protección y vigilancia medioambiental.

Por otro lado, un reciente informe publicado esta jornada por la Organización no Gubernamental (ONG), Mighty Earth, complejiza aún más el problema de la deforestación en la Amazonía de Brasil, asociándola también a la siembra de soja para su venta en mercados europeos y a la agricultura animal.

Esto trae como consecuencia el desplazamiento de pueblos ancestrales y mayores índices de contaminación, en una región que según INPE ha perdido desde agosto de 2019 hasta julio de 2021, cerca de 32.740 kilómetros cuadrados de vegetación, comparable con el tamaño de la europea nación de Bélgica.

En este sentido, el profesor de la Universidad Federal de Rondonia, Luis Fernando Novoa, asegura que la gestión presidencial con respecto al medio ambiente ha sido “inaceptable y debe haber rechazo internacional”.

Tomado de TeleSUR/ Foto de portada: EFE.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.