La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprueba un paquete de iniciativas por 430 mil millones de dólares para reducir la inflación

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó este viernes la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés), que contempla la asignación de 430.000 millones de dólares para la disminución de los costos de la atención médica, así como para el combate del cambio climático, la promoción de la seguridad energética y el aumento de los impuestos corporativos.

El proyecto de ley fue avalado por 220 votos a favor (demócratas) frente a 207 en contra (republicanos) y ahora se espera que el presidente estadounidense, Joe Biden, firme la iniciativa la próxima semana para que sea promulgada como ley.

«Hoy el pueblo estadounidense ganó. Los intereses especiales perdieron», escribió Biden en su cuenta de Twitter. «Con la aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación en la Cámara, las familias verán precios de medicamentos recetados más bajos, costos de atención médica más bajos y costos de energía más bajos», indicó.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró, en una conferencia de prensa previa a la votación, que «esta legislación es histórica, es transformadora y realmente motivo de celebración».

No obstante, los legisladores republicanos en la Cámara criticaron la medida, ya que creen que gastar miles de millones de dólares no contribuirá a reducir la inflación. «Los demócratas, más que cualquier otra mayoría en la historia, son adictos a gastar el dinero de otras personas», señaló Kevin McCarthy, líder de los republicanos en la Cámara Baja, quien agregó que «aprobar este proyecto de ley hoy significa facturas más caras para los estadounidenses mañana».

El domingo, el Senado de EE.UU. aprobó la iniciativa de ley después de que la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, emitiera un voto de desempate, debido a que los 50 republicanos que integran la cámara alta votaron en contra.

La IRA es una versión reducida de un anterior proyecto de ley propuesto por Biden, llamado ‘Build Back Better’, que consideraba destinar 1.700 millones de dólares para llevar a cabo diversos programas sociales, como educación preescolar universal, licencia familiar remunerada y una ampliación del crédito fiscal por hijo. Sin embargo, estas propuestas tuvieron que ser rechazadas durante las negociaciones en el Senado y con los demócratas moderados.

En un informe divulgado por la Oficina de Estadísticas Laborales, en el mes de junio situó un alza del 9,1 % en el índice de precios al consumidor de la economía estadounidense, lo que constituye el ritmo más rápido de incremento anual de la inflación desde noviembre de 1981. Entre los productos afectados se encuentran los recursos energéticos, los alimentos y la atención dental, que alcanzaron niveles no vistos en varias décadas.

 

Tomado de RT/ Foto de portada: Sipa USA / Legion-Media.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: