Cuba: Búsqueda e identificación de los desaparecidos en incendio en Matanzas, halladas 14 agrupaciones óseas pero imposible identificación absoluta

Por Oscar Figueredo Reinaldo / Angélica Arce Montero / Thalía Fuentes Puebla / Lissett Izquierdo Ferrer / Lisandra Fariñas Acosta.

El Doctor en Ciencias Jorge González Pérez, presidente de la Sociedad cubana de Medicina Legal, informó en conferencia de prensa sobre el proceso de búsqueda e identificación de las personas desaparecidas en el incendio de grandes proporciones en la base de supertanqueros de Matanzas, el pasado 5 de agosto.

En nombre de peritos y científicos que trabajan en la búsqueda de los restos, González Pérez transmitió condolencias a familiares y amigos de los 14 desaparecidos y dijo que hace poco minutos terminaron la última entrevista con todos los familiares, quienes fueron informados sobre este proceso de investigación. 

El experto destacó los años de experiencia del sistema de trabajo de la criminalística cubana, con distintas actuaciones en eventos ocurridos en el país, y puntualizó que el órgano de instrucción penal es el encargado de dirigir el proceso que abarca a los peritos, entre los cuales se encuentran los especialistas de medicina legal.

Agregó que Cuba dispone de tecnología avanzada, acorde al desarrollo del momento actual, para cualquier tipo de investigación que se hubiese derivado de este proceso, y recordó que se ha trabajado en innumerables casos, aunque no con estas características, entre ellos la búsqueda de los restos de la Guerrilla del Che en Bolivia y en la llamada Operación Tributo de repatriación de más de 2 000 cubanos que fallecieron cumpliendo misión en distintos países del mundo.

Precisiones del incendio y la labor pericial

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Sobre el caso del incendio en la occidental provincia cubana, explicó que se trata de un incendio de grandes proporciones y que la labor pericial se ha concentrado alrededor del tanque 51. 

Se estima que en el centro del incendio hubo más de mil o dos mil grados centígrados, lo cual -dijo- se probará criminalisticamente.

González Pérez comentó que en la preparación de los trabajos se realizó una modelación de lo qué se podían encontrar.

“En un horno incinerador de cadáveres como los que hay en Cuba o en cualquier país del mundo, en dos horas, a 800 grados centígrados, se convierte en ceniza un cuerpo. De forma tal que, partiendo de este concepto, la primera modelación que hicimos era que si las condiciones ahí fueron por el efecto de las llamas podía haberse desaparecido todo”. 

O sea, reiteró, “la primera modelación era que no íbamos a encontrar nada y que todo era ceniza disuelta en el combustible que se había derramado”.

La segunda modelación tuvo en cuenta un posible derrumbe sobre algún cuerpo, la caída de tubos o el desprendimiento de algún elemento metálico que pudiese haber caído sobre algún cuerpo e impedir una carbonización, o sea, una incineración total de ese cuerpo. 

De acuerdo con el Doctor en Ciencias, los especialistas también tuvieron en cuenta que, debido al derrame de combustible, el cuerpo podría estar debajo del líquido y la combustión no sería total según el momento en el que se extinguió ese incendio. 

Explicó que, aunque los peritos ya se encontraban listos en Matanzas, se tuvo que esperar a que se extinguiera el área para comenzar la investigación en el terreno.  

“Tuvimos que entrar cuando todavía había áreas incendiadas. Había humo, tuvimos que entrar y salir. Hubo compañeros a los que los zapatos se le derritieron producto al calor intenso que había en el suelo. Hubo dificultades que se fueron superando en la medida en que fue pasando el tiempo y por la acción del equipo de extinción que estaba constantemente ahí, además para protegernos a nosotros”.

González Pérez detalló que la investigación arrojó que alrededor del tanque 51 se encontraban 30 personas, lo cual se supo a partir de videos realizados por periodistas y por los órganos del Minint y las FAR, con el empleo de drones. 

De esas 30 personas, uno es el joven bombero de Bayamo fallecido recientemente, y de los 29 restantes, 15 fueron entrevistados por los órganos de la instrucción penal y los médicos forenses de Matanzas durante el trabajo inicial para restablecer las fichas de identificación, quedando 14 desaparecidos.

El experto dijo que sobre la base de esa información se hizo un primer plano de ubicación de todos los que supuestamente estaban en el lugar, así como los equipos de extinción de incendios, los carros cisternas, los vehículos civiles y las pipas de abastecimiento de agua de las constructoras militares que estaban en aquel momento apoyando.

Explicó que cuando los especialistas entraron al área trataron de situar el lugar dónde se encontraban los 14 desaparecidos, según los testigos, y supieron que en el primer tanque incendiado se había roto un muro de contención, derramándose líquido de un cubeto.

Desde el primer momento se percataron de que el cubeto tenía un ligero plano inclinado, con áreas más húmedas que otras.   

Según González Pérez, esto se consultó con los especialistas del Instituto Nacional de Investigaciones del Petróleo, quienes explicaron que “en la medida que pasa el efecto del calor y del incendio el crudo original va perdiendo las sustancias volátiles que lo componen. 

“El líquido se va convirtiendo en una pasta y, si el efecto del calor continúa, se convierte en lo que se denomina coque, que ya es una piedra”.

El Doctor en Ciencias explicó que en la exploración se observó que en el área del fondo el suelo está “coquificado”. 

Sobre la base de eso y con el empleo de los drones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, se trató de establecer el flujo con que se habían movido los líquidos. 

Dijo que la lógica de la física indicó que se había producido un desplazamiento hacia el fondo, lo cual se confirmaba porque “uno de los carros cisternas donde se rompió la pared fue desplazado y el líquido se movió hacia la derecha e incluso penetró por un registro eléctrico”.

González Pérez aclaró que esos datos deben ser verificados posteriormente por los expertos en criminalística que se dedican a este tema. 

“Todo eso se hizo para saber la dinámica de lo que estaba pasando en el lugar y para saber qué pudo haber sucedido con los cuerpos de los que estaban ahí en el momento del incidente”.

Otro dato brindado por el González Pérez indica que uno de los vehículos de extinción que se encontraba delante del tanque número 51, había sido desplazado hacia ese lugar. 

Con esos elementos, los peritos comenzaron el rastreo entendiendo que aún cuando los testigos dijeran que las personas las habían dejado en un lugar determinado, “no necesariamente tenía que estar allí”.

De acuerdo con el experto, los peritos fueron barriendo de manera homogénea y organizada un área dividida en cuatro cuadrantes, con sectores que tenían una cuadrícula de 5 x 5 metros. 

Para realizar la búsqueda, los especialistas tuvieron que solicitar a las Fuerzas Armadas picos y palas, cuyos cabos se partieron debido a la fortaleza que tenían los “coques”. En esas condiciones hubo que emplear además un martillo neumático y se logró levantar 1.679 metros cuadrados.

Jorge González: Lo que encontramos fue una identidad relativa

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

De acuerdo con los parámetros internacionales, la identificación absoluta puede establecerse cuando existe una correspondencia entre el fragmento y la identidad de la persona; mientras que en la identificación relativa o parcial no se define que sea una persona específica, sólo estimar si es un hombre o a una mujer, su edad, estatura.

“Estábamos buscando una identidad absoluta y lo que encontramos fue una identidad relativa”, sostuvo.

En el mundo, para establecer una identidad absoluta se necesitan tres elementos:

  • Empleo de la decadactilar, “que en este caso aunque tengamos ficha no tenemos contra qué comparar”.
  • Estudio de la dentadura, que producto del fuego no queda rastro.
  • Estudios de biología forense (ADN).

El Doctor en Ciencias explicó que en este caso, dado que los restos encontrados estuvieron sometidos a altas temperaturas durante mucho tiempo, no es posible aplicar la extracción de ADN. 

“Consultamos incluso con expertos internacionales de la Red Iberoamericana de Ciencias Forenses, de diversos países de Europa como España y Portugal, y estamos en disposición de recibir cualquier tipo de información relacionada con este asunto.

Los expertos coinciden con nosotros que en las condiciones del siniestro, que además le hemos descrito y enviado material fotográfico para su valoración, que es imposible aplicar en este caso ninguna técnica de biología forense que pueda identificar.

“Por tanto, en esas condiciones el equipo nuestro llegó a establecer que resulta imposible identificar de forma absoluta los restos. Lo que le hemos explicado a los familiares es que tenemos 14 agrupaciones de restos óseos que se corresponden con las 14 personas desaparecidas, pero que no podemos distinguir o diferenciar una de otra y ponerle nombre a estos restos”.

Interrogado por la prensa nacional y extranjera, el presidente de la Sociedad cubana de Medicina Legal explicó que los peritos y científicos tienen las listas de los desaparecidos, su edad, caracterización, “pero no me corresponde ni tengo autoridad para transmitir esa información. Corresponde a la familia”.

Dijo que en las próximas horas corresponde a las autoridades del país explicar cómo se harán las honras fúnebres.

Sobre hechos similares, recordó que cuando la caída de un avión en Cuba en el año 89 se logró identificar solo el 25% de las víctimas, incluso hay países con mausoleos comunes para las víctimas no identificadas. 

“Cuando existe una identidad absoluta, ahí puede quedar el derecho de la familia de disponer, cuando no hay una identidad absoluta son las autoridades correspondientes quienes determinan dónde se van a colocar los restos”.

Agregó que cuando se entierra un resto que no está identificado, “si existiese mañana una nueva tecnología, que no hubiésemos podido emplear, hacemos la exhumación y la investigación”. 

El presidente de la Sociedad cubana de Medicina Legal comentó que aunque se intentó contactar con expertos de Estados Unidos, lamentablemente no se pudo hacer una videoconferencia mediante la plataforma Zoom, pues su uso está restringido en Cuba debido al bloqueo.

En video, la conferencia

Tomado de Cubadebate / Foto de portada: Ismael Francisco / Cubadebate.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: