Brasil: La soja ya ocupa casi la mitad de los cultivos del país, pero su productividad ha caído

Por Vinícius Konchinski.

Los cultivos de soja alcanzaron este año un nuevo récord de extensión. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), por primera vez en la historia, más del 46% de los 88 millones de hectáreas sembradas en el país serán utilizadas para la producción de granos.

El crecimiento de la superficie sembrada de soja en el país será del 5% de 2021 a 2022, consolidando la prioridad que la agroindustria le da a este cultivo.

En 1992, alrededor del 18% de los cultivos brasileños eran soja. Desde entonces, este porcentaje casi se ha triplicado, convirtiendo al país en el mayor productor de la materia prima en el mundo.

Hace 30 años, Brasil producía 19 millones de toneladas de soja al año. Este año, la estimación más reciente del IBGE apunta a 119 millones de toneladas. El resultado, sin embargo, no debe celebrarse. Esto se debe a que, a pesar del crecimiento en el área sembrada, debería ser un 12% menor que el año pasado.

Con más área y menos producción, la soja es el cultivo con mayor caída de productividad registrada por el IBGE de 2021 a 2022. Hay un 15% menos de granos cosechados por hectárea plantada en el país. En promedio, la productividad de todos los cultivos creció un 3%.

En el caso de la soja, la cosecha se vio comprometida por la sequía, que afectó principalmente a los estados del sur del país. En la región, el área sembrada creció un 3%, pero la producción cayó un 45,6%.

“Tuvimos pérdidas causadas por La Niña [fenómeno climático], con la mayor pérdida en Rio Grande do Sul y algunas pérdidas incluso en Mato Grosso do Sul y el Sudeste del país”, dijo la economista Ana Luiza Lodi, especialista de la consultora StoneX.

Este es el tercer año consecutivo que La Niña , que reduce las temperaturas de las aguas del Océano Pacífico, compromete las lluvias en el país. La Niña no está vinculada al cambio climático causado por la actividad humana.

La falta de lluvias provocada por el fenómeno, sin embargo, levantó alertas en los economistas que siguen la agricultura sobre futuras sequías que podrían comprometer la producción del cultivo nacional más relevante.

“Esta gran caída de la producción de soja en esta zafra, junto con otros hechos, debe servirnos de advertencia para que incorporemos un mayor cuidado ambiental en la conducción de la agricultura y el manejo del suelo”, dijo el economista e ingeniero agrónomo José Giacomo Baccarin, secretario de Alimentos y Seguridad Nutricional del gobierno federal entre 2003 y 2005, durante la administración de Luiz Inácio Lula da Silva (PT).

 

Agricultura contra agricultura

Para Carlos Bocuhy, presidente del Instituto Brasileño de Protección Ambiental (Proam), la agricultura misma es hoy, en parte, debido al cambio climático que puede reducir las precipitaciones y dañarse a sí misma.

Gran parte de la devastación de la Amazonía es realizada por agronegocios irresponsables. Ese hecho ya está afectando la transposición continental de las masas de humedad, alterando la regularidad del régimen de lluvias para Brasil”, dijo.

La geógrafa y vicepresidenta de la Asociación Brasileña de Reforma Agraria (Abra), Yamila Goldfarb, dijo que ya existen evidencias de que las actividades agrícolas que provocan la deforestación en la Amazonía contribuyen a la falta de lluvias en el Centro-Oeste del país. En esta región se concentra actualmente alrededor de la mitad de la producción de soja de Brasil. Con más sequías allí, la productividad nacional en su conjunto tiende a verse perjudicada.

“No avanzan las restauraciones forestales previstas en el Registro Ambiental Rural y no avanza la cobertura vegetal que obligatoriamente debe regenerarse”, denunció Bocuhy. “La tendencia es la pérdida de producción, que en escenarios futuros ya proyectan una pérdida paulatina de PIB para el sector”.

Freno para la economía

La agricultura, por cierto, lleva un año creciendo menos que el conjunto de la economía nacional . Y eso tiene que ver con la falta de lluvia.

Según el IBGE, la producción agrícola nacional cayó el 2,5% en el segundo trimestre de este año frente a igual período del año anterior, mientras que la economía en su conjunto creció el 3,2%. La industria, por ejemplo, creció un 1,9% y los servicios un 4,5%.

La caída ya no es una excepción. Este es el cuarto trimestre consecutivo de caída de la producción agrícola en comparación con los mismos períodos del año anterior. En todos estos trimestres, el Producto Interno Bruto (PIB) nacional creció. Simplemente no creció tanto debido a la agricultura, que a su vez se contrajo debido a problemas climáticos.

Este resultado, por cierto, no fue peor solo porque subió el precio de los productos agrícolas. La cosecha de granos en Brasil alcanzó un récord en 2021, según el IBGE: R$ 743,3 mil millones en 2021, un crecimiento del 58,6% en comparación con el año anterior, incluso con un volumen estable.

En el caso de la soja, de 2020 a 2021, el valor de la producción se duplicó, alcanzando R$ 341 mil millones, beneficiándose de precios más altos en el mercado internacional.

Este incremento, sin embargo, es circunstancial, relacionado con la pandemia del coronavirus. Él es incluso quien hizo de la soja un buen negocio en Brasil a pesar de la caída en la producción, según Lodi de StoneX.

“Estamos en un escenario de precios fortalecidos, que compensan la producción y dan un margen positivo a los productores”, dijo.

 

Tomado de Brasil de Fato.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: