Separatismo 2.0 en Bolivia: Santa Cruz intenta separarse del resto del país

Por Galo Amusquivar.

El año 2008 desde la ciudad de Santa Cruz, a la cabeza del grupo “La Torre”, se organizaron varias campañas de propaganda de la derecha, con apoyo de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia. En esas campañas participaron varias autoridades cívicas y prefectos (hoy gobernadores) de los Departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, que manipularon el actuar y el pensamiento de los bolivianos, en especial del cruceño, desde la legítima demanda autonómica y derivándola hacia el discurso de “Independencia” y “República de Santa Cruz”.

Durante el 2008 y el 2009, las logias que agrupan a la gran burguesía agroindustrial y financiera de Santa Cruz, intentaron ejecutar un “Plan de Magnicidio” contra Evo Morales y todo su gabinete de Ministros, con el apoyo de terroristas y mercenarios como Eduardo Rosza (que cometió crímenes en la guerra de los Balcanes), bajo el patrocinio de Branko Marinković (entonces Presidente del Comité Cívico de Santa Cruz) con el objetivo de llevar a Bolivia a una guerra civil y así gestar la “Nación Camba” bajo la forma de “República de Santa Cruz”.

Sabemos que toda ejecución separatista y desestabilizadora en contra de los gobiernos legalmente constituidos, cuenta con un plan estratégico, que se inicia con un discurso movilizador, en 2008 eran las demandas de autonomía y distribución de los Recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos – IDH, el 2019 para dar el Golpe de Estado fue el nunca comprobado “Fraude Electoral”, en este momento es el “Censo 2023” y la “Redistribución de Escaños Electorales”.

El 2008, el Consejo Nacional Democrático – CONALDE, integrado en aquel momento por prefectos y dirigentes cívicos de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, Chuquisaca y Cochabamba, una de las medidas que tomó fue declararse en huelga de hambre, masificando la misma en todos los departamentos, en la actualidad las huelgas de hambre las realizan los Asambleístas Nacionales y Departamentales de oposición; así como el Comité Nacional de Defensa de la Democracia – CONADE, dos espacios de la derecha que son utilizados como caja de resonancia de los caprichos de la clase dominante de Santa Cruz, intentando llevar su discurso político a otros departamentos.

Las autoridades departamentales y cívicas de Santa Cruz, siempre mostraron una inconformidad desde la asunción del MAS al Gobierno Central, intentando diferenciarse del resto de los departamentos, creyendo en esa división de la ilusión identitaria, la élite cruceña (no todos los cruceños, obviamente) cree que los bolivianos son de diferentes rostros y colores de piel, cuando en su actuar y su pensamiento tienen mucha similitud con el occidente y el valle boliviano. El grave error durante varios años, fue dar muchos beneficios económicos a la burguesía que se fue convirtiendo en oligarquía, que a la par del crecimiento del Estado, los grandes empresarios en Santa Cruz también fueron creciendo. Favorecer a la burguesía cruceña y no llevar a cabo procesos de autoconciencia y conciencia de la clase trabajadora, dependiente de los dueños de los medios de producción cruceña, empieza a pasar factura.

Quién crea que Santa Cruz puede independizarse, comete un grave error. ¿Por dónde exportarían su producción e importarían los productos que son necesarios para el mercado interno? Es por esta razón que en su estrategia de separatismo, intentan buscar una salida o un corredor con la frontera de Chile, es así que utilizan a los departamentos de Chuquisaca y Potosí, para cumplir con sus demandas intentando incorporarlos a su discurso desestabilizador.

El 21 de agosto de 2008, la CONALDE, declaró la movilización en todos los departamentos; en la actualidad el Comité Cívico cruceño llamó a parar toda Bolivia, intentando infructuosamente realizar paros cívicos en Cochabamba, Tarija y Sucre. El 2008 la asonada cívico-prefectural se tomó varias instituciones, entre la que se encontraba el INRA, puesto que los terratenientes tenían la intención de hacer desaparecer los papeles y registros de las miles de hectáreas que les fueron entregadas de manera ilegal; tomaron aeropuertos y principales accesos a la ciudad de Santa Cruz, tomaron y quemaron las sedes de las Organizaciones Sociales; en la actualidad se tomó y se prendió fuego a la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz y saquearon la Central Obrera Departamental (ante la mirada de todos los trabajadores, se quemó su casa, su sede, la falta de formación política lleva a que descuiden su verdadera situación de clase) y el 2008, finalizó promoviéndose el fallido “Golpe Cívico – Institucional”.

El 2008, la respuesta del Gobierno del MAS, fue expulsar a Phillip Goldberg, embajador de Estados Unidos en Bolivia en aquel momento; además, las organizaciones sociales, respondieron políticamente con el cerco a Santa Cruz e inmediatamente se inician procesos penales en contra de todos los sediciosos. En la actualidad como respuesta al paro cívico, se decide realizar el cerco a la ciudad de Santa Cruz, que debe tener como objetivo, ingresar al centro de la ciudad de Santa Cruz, rompiendo los puntos de bloqueo y haciendo caer la falsa bandera de federalismo (que en realidad es secesionismo) del comité cívico y la Gobernación de Santa Cruz; pero el cerco no solo tiene que ser territorial, sino también: comunicacional, económico, político.

La falta de abastecimiento en Santa Cruz y la muerte lenta del comercio, está generando un descontento generalizado del pueblo cruceño, con un quiebre del bloque Cívico radical y Empresarial. Como respuesta política, se tiene que utilizar las Redes Sociales, para cercar la postura conservadora de la elite cruceña, que manipula y controla el actuar de varios cruceños, es necesario liberar al pueblo cruceño de las cadenas mediáticas y de manipulación que tienen por parte del poder de la burguesía cruceña. A la par, se debe mostrar a toda Bolivia que en Santa Cruz, la ambición de los Cívicos, a la cabeza de Rómulo Calvo y el Gobernador Luis Fernando Camacho y su postura regionalista y separatista, no es algo provechoso para el resto de los departamentos, ya que por ejemplo Potosí, nuevamente haciéndose utilizar por los cruceños, así como sucedió el 2019, en el Golpe de Estado, pretende iniciar un paro cívico con puntos de bloqueo. La pregunta que uno se hace: ¿será que los hermanos potosinos no pensaron que adelantar el Censo al 2023 y la redistribución de escaños, no les conviene? Al igual que Chuquisaca, Beni, Pando y Tarija saldrán perdiendo y únicamente ganará Santa Cruz.

Desde el 2016, ante el rechazo a la modificación de la Constitución Política del Estado, para la re-elección de Presidente y Vicepresidente, a través de distintas acciones se fue construyendo una ideología y un sentimiento nacionalista fascista, en el que adeptos al movimiento del 21F, cantaban el Himno Nacional, se vestían de tricolor y enardecieron el nacionalismo. Esto les llevó a la quema de la Whipala en el golpe del 2019 y por poco se inicia una lucha identitaria; en la actualidad, con la postura de replantearse su posición en relación a Bolivia, se demuestra que utilizaron los símbolos patrios como banderas de lucha, con el único fin de engrosar las filas de sus agrupaciones cívicas, con una falsa imagen de la nostalgia que sienten por la antigua República de Bolivia en contraposición del actual Estado Plurinacional de Bolivia. A los cívicos cruceños, empresarios logieros y al Gobernador de Santa Cruz, jamás les interesaron los símbolos patrios y la República de Bolivia, su verdadero objetivo es y será la independencia de Santa Cruz, no me imagino cómo se sentirán los miles de tontos útiles.

Esperemos que exista una indignación generalizada que lleve al pueblo cruceño a levantarse y actuar, no para liberarse de Bolivia, sino liberarse de sus clases dominantes, caso contrario, estarán en una guerra interna constante, porque la Constitución Política del Estado Plurinacional, no da opción a una posible separación, federalismo y/o confederalismo; cuenta con el principio de unidad territorial y cualquier acto de separación, quienes lo realicen cometen los delitos de traición a la patria, lo que en última instancia no dejará otra alternativa que la intervención de las fuerzas de seguridad para defender la unidad, la soberanía y la integridad territorial de Bolivia.

Para que su plan separatista y de independencia tenga éxito, los cívicos tendrán que realizar varias acciones, entre las que se encuentra, el convencimiento a la población para que se sumen a este esfuerzo, por lo que tienen dos escenarios:  a) Iniciar una guerra armada y como no tienen la posición para hacerlo, podrían ser apoyadas por milicias y mercenarios internacionales, como se intentó llevar acabo el 2009 a la cabeza de Eduardo Rózsa; b) Realizar un proceso de independencia a través de un Referéndum ilegal e inconstitucional, para esto tendrán dos obstáculos, el primero la seguridad externa (un grupo de las Fuerzas Armadas que se divida y se fraccione) y seguridad interna (un grupo policial que rompa con el mando de autoridad), que ninguna de las dos fuerzas, gozan de confianza por parte de la ciudadanía, puesto que ellos también participaron en el “Golpe de Estado del 2019”.

Hasta el momento, el paro de 24 días, se cometieron los delitos de: Sedición, atribuirse los derechos del pueblo, disposiciones comunes a los delitos de rebelión y sedición, conspiración, seducción de tropas, sabotaje, alzamientos armados contra la seguridad y soberanía del Estado, ultraje a los símbolos nacionales y separatismo, por lo que se esperó hasta ahora infructuosamente que el Ministerio de Gobierno y de Justicia, activen los procesos correspondientes, contra los autores materiales e intelectuales.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada: France 24.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: