Irán: ¿Por qué Occidente quiere demonizarlo?

Por Elijah J. Magnier

Un asesor de un primer ministro de Europa occidental dijo en privado: “Cuando los estadounidenses quieren que los funcionarios del gobierno hagan campaña a favor de una narrativa en particular, recibimos un papel con instrucciones a seguir. Normalmente, un primer ministro o un ministro impugnarían el dictado de EE.UU. Los encargados tienen instrucciones de evitar cualquier dolor de cabeza y ejecutar la voluntad de Washington sin demora. Lo hacemos y evitamos cualquier discusión o cuestionamiento incluso si las sugerencias de Estados Unidos son incompatibles con nuestros intereses o política exterior”.

El canciller alemán, Olaf Scholz, criticó recientemente a Irán por lo que denominó una “represión” contra los alborotadores respaldados por extranjeros. La Unión Europea (UE) adoptó una serie de sanciones vinculadas a disturbios de meses. ¿De qué se trata todo esto? ¿Por qué una escalada tan peligrosa contra la República Islámica?

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, hizo una campaña interesante por la “libertad de expresión”, una narrativa que Washington usa solo contra sus enemigos o cuando algunos de sus aliados deciden impugnar o desafiar sus caprichos y fantasías.

Esto es mientras Julian Assange enfrenta la “libertad” de 175 años de prisión por hacer su trabajo como periodista independiente, libre y valiente.

Además, esto es mientras se incauta el dominio “.com” del canal de noticias en inglés de 24 horas Press TV, y la red y sus altos funcionarios fueron sancionados simplemente porque se atreven a desafiar y desmentir la narrativa dominante respaldada por Occidente.

El problema clave aquí es el plan profundamente siniestro para llevar a Irán al “nuevo acuerdo nuclear” en un Estado frágil y desestabilizar el país. Es tan simple como eso.

El otro objetivo a largo plazo, pero ambicioso, es “derrocar” a la República Islámica y reemplazarla por un Estado vasallo e imponer una “marioneta” estadounidense (como el hijo del Shah) para dirigirla.

Desde una perspectiva occidental, Irán se está convirtiendo en un “Estado problemático” debido a su capacidad sin precedentes para desafiar y destruir los objetivos estadounidenses e israelíes en la región.

Además, tiene la fuerza financiera y la ideología masivamente popular para apoyar el “Eje de la Resistencia”, cuyos miembros actúan como un solo cuerpo, listos para defender la región contra los complots y esquemas viciosos y diabólicos de las potencias hegemónicas occidentales.

Irán anunció recientemente que ha construido un misil balístico hipersónico que no puede ser interceptado por ningún sistema de defensa antimisiles en el mundo. El régimen israelí y las docenas de bases militares de EE.UU. repartidas en todo Oriente Medio, incluida la flota estadounidense en Baréin, son blanco fácil para los misiles de precisión iraníes. No quepa la menor duda al respecto.

No es raro que Irán desafíe a Estados Unidos directamente cuando su seguridad nacional está en peligro. Todos sabemos cómo Irán bombardeó la base de la Fuerza Aérea de EE.UU. en la base de Ain al-Asad en Irak a principios de 2020, y cómo 16 misiles de precisión impactaron en las instalaciones y la pista de aterrizaje de EE.UU.

Si Irán hubiera utilizado la capacidad de estos misiles para transportar más de 1000 libras de ojivas explosivas, habría destruido de 20 a 30 aeronaves y, como dijo más tarde el general estadounidense Frank McKenzie, habría matado de 100 a 150 soldados antes de la posibilidad de cualquier evacuación.

Además, la coalición que Irán está estableciendo con la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y los BRICS ayudará a la República Islámica a ser autosuficiente y anulará y dejará sin efecto las draconianas sanciones estadounidenses. Por estas y otras razones, Irán es el objetivo occidental favorito.

Sin embargo, el ataque a Irán no vino solo de Occidente. También provino de países árabes ricos en petróleo que cooperaron plenamente con los Estados occidentales para alimentar los disturbios y utilizaron su riqueza para apoyar a los medios de comunicación en idioma persa y las redes sociales pro occidentales contra Irán.

Lo que está pasando en Irán no es ajeno de lo que dijo el príncipe heredero de Arabia Saudí, Muhamad bin Salman, el 3 de mayo de 2017: “No vamos a esperar a que la batalla sea en Arabia Saudí, sino que trabajaremos para que la batalla sea en Irán y no en Arabia Saudí”.

Riad, en colaboración con las agencias de espionaje occidentales y el Mossad, recurrirá a cualquier táctica para socavar la seguridad en Irán, similar a lo que ha hecho en el pasado utilizando células de Daesh.

No es ningún secreto que los saudíes y los estadounidenses han estado involucrados directa e indirectamente en el apoyo al movimiento separatista en la provincia iraní de Sistán y Baluchistán para dividir el país e interrumpir la actividad portuaria en el puerto estratégico de Chabahar que une a Irán con Asia Central.

Además, los medios de comunicación de Muhamad bin Salman apuntan a los jóvenes iraníes, al mismo tiempo que demonizan a Irán, y generan de esta manera la falsa impresión de que todos los iraníes están en contra de sus líderes y del sistema islámico de gobierno. Nada puede estar más lejos de la verdad.

No es de extrañar que Arabia Saudí haya detenido ahora los diálogos para aliviar las tensiones con Irán en Bagdad después de cinco rondas que se han estado realizando desde abril del año pasado. Falta la intención honesta.

Este plan cuidadosamente coordinado por los saudíes, los emiratíes, los bareiníes y los estadounidenses para desestabilizar Irán se inició oficialmente cuando el presidente de EE.UU., Joe Biden, era todavía vicepresidente.

Desde que las miles de sanciones impuestas por EE.UU. no lograron que Irán se sometiera a la mesa de negociaciones, se hizo necesario poner a la sociedad iraní en contra de sus líderes con una “revolución de color” que EE.UU. ya había experimentado con otros países.

Durante muchos años, estos países se han unido para construir una opinión pública hostil respecto a las políticas iraníes, apuntando a audiencias entre las minorías iraníes no persas. Los principales medios de comunicación y laboratorios de ideas (think tanks) corporativos occidentales y secciones de la diáspora iraní participaron en esta campaña.

Se financiaron programas de radio y televisión junto con sitios web en árabe, inglés y persa para presentar los disturbios como un “levantamiento” en todo el país. Los medios se centraron en los alborotadores respaldados por extranjeros e ignoraron a los millones de iraníes que llenaron las calles en apoyo de sus líderes.

Fueron creados plataformas de redes sociales para alimentar la desinformación y la propaganda, se creó un Centro de Estudios e Investigación sobre Asuntos Iraníes con el mismo propósito y se lanzó un canal de noticias de habla persa para transmitir noticias las 24 horas, apuntando a los jóvenes iraníes.

Los analistas occidentales no pierden ninguna ocasión para hablar sobre las “actividades malignas de Irán en Asia Occidental” sin especificar el tipo de actividades a las que se refieren. De hecho, es una referencia al “Eje de Resistencia” que representa una línea de defensa para Irán y un desafío a la hegemonía estadounidense ya la ocupación ilegal de Palestina por parte de Israel.

Recientemente, muchas tendencias en las redes sociales parecen estar altamente organizadas para lavar el cerebro a la opinión pública. Campañas como “Imagínate si esto es Irán” animaron a los activistas y artistas de los think tanks a participar con fotos, videos y textos para concienciar sobre el “futuro en Irán” y resaltar la disposición de la sociedad para el “cambio” si el gobierno actual es “derrocado”.

No es sorprendente ver a muchas personas en todo el mundo, incluidos los iraníes, caer en esta trampa viciosa de propaganda devastadoramente poderosa, destinada a lograr un “cambio de régimen” en Irán.

Incluso el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se tragó una narrativa falsa inventada por los medios occidentales en las redes sociales sobre “Irán sentenciando a muerte a 15.000 manifestantes”, por lo que fue obligado a eliminar su vergonzoso e impulsivo tuit más tarde.

Irán debería esperar sanciones aún más duras (aunque quedan pocas para imponer después de las 3600 sanciones de EE.UU.) e intentos más agresivos para derrocar a la República Islámica, ya que el último intento fracasó sin ninguna suerte.

Los intentos de demonizar a la República Islámica de Irán continúan y no se espera que terminen mientras el país se mantenga firme sobre sus pies. Finalmente, lo bueno sobrevive y el mal se desvanece.

 

Tomado de Hispan TV.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: