“Sí, somos madres de 30 mil”: Hebe de Bonafini

«Nosotros socializamos la maternidad en un momento político muy, muy duro, donde éramos acusadas de madres de terroristas y de madres terroristas. Y ante esa acusación tan fuerte, todas las madres tenían mucho miedo. Entonces, venía un periodista y le preguntaba, y decía: “Mi hijo no hizo nada”, “Se lo llevaron por el amigo”, “Se lo llevaron por la mujer”, “Se lo llevaron por el primo”. Y entonces empezamos un día, nos reunimos y charlamos mucho con otras compañeras, y dijimos que lo que teníamos que hacer era socializar la maternidad y hacernos madres de todos. Entonces, ninguna madre iba a poder decir: “Mi hijo no hizo nada”. Madres de los guerrilleros, madres de los revolucionarios, madres de la noche de los lápices, de los palotinos, de los alfabetizadores, de los maestros, de todos. Sacamos el nombre del hijo del pañuelo y no llevamos más la foto con el nombre. Todos pasos, con el tiempo, que la madre necesitó. Para que cuando a la madre le vengan a preguntar, diga: “Sí, somos madres de 30 mil”.

Hebe de Bonafini

Una pena enorme nos embarga: falleció Hebe. No hace falta decir nada más. Su lucha con las Madres fue decisiva para derrotar a la dictadura genocida. Hebe y las Madres fueron las primeras en salir a enfrentar al régimen terrorista que sojuzgaba a la Argentina. Los organismos de defensa de los DDHH siguieron la marcha por la brecha que ellas habían abierto. Mucho después, tras la tragedia de Las Malvinas, aparecerían los dirigentes de partidos y sindicatos. Hebe fue una figura de proyección universal y gracias a la lucha que ella encabezó junto a un puñado de extraordinarias mujeres hizo que los DDHH imprimiesen un sello indeleble en la posterior, y aún incompleta, democratización de la Argentina. Continuaremos tu lucha sin desmayos, querida Hebe, como nos enseñaste con tu ejemplo. ¡HLVS!

Mensajes a una de las mas grandes luchadoras de Nuestra América

El pétalo (A Hebe)

Hoy la democracia acaba de perder un pétalo.
Voy a guardarlo para que ilumine la penumbra
Para que nos arome el alma, la memoria.
Como solía hacerlo cuando vivo ardía,
amamantando sueños, esperanzas.
Desde un pañuelo blanco se ha caído,
extraña y bella forma florecida.
Y así parece tan pequeño, tan indefenso que estremece.
Sin embargo dio tanto amor, tantas verdades
que me pregunto cómo haremos para seguir en pie,
ya sin su guia.
Te abrazo desde aquí, madre querida,
madrecita de todos, compañera.
Te doy las gracias por encender las luces que los sables
fueron rompiendo a dentelladas.
Y por darle a la patria tu coraje imbatible.
No te fuiste, querida, perfumarás la vida.

Víctor Heredia

«Una cosa es vivir, otra es durar.»

Hace un mes, en ocasión de inaugurarse la Muestra fotográfica Madre Rev/belada curada por Ulises Gorini, sobre la vida y obra de Hebe, El Centro Cultural Kirchner realizó esta entrevista en la que habló de los caminos de su vida, de su niñez, de sus Hijos, de las Madres, de la dictadura, de la política, de Charly, de Diego, de Néstor, de Cristina, de la lucha, de la VIDA, de la trascendencia… Una última conversación que no terminará jamás.

Canción para Hebe

Ilustración de portada: Adán Iglesias / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.  

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: