Caravana de la selección argentina recorre Buenos Aires entre el furor y las lágrimas

Millones de personas desbordan las calles de Buenos Aires para acompañar a la selección argentina en su regreso al país después de ganar el Mundial de Catar.

La fiesta multitudinaria, que el domingo estalló en todo el país al término de los agónicos penales, se replica este martes, pero con mayores niveles de euforia. Los hinchas acompañan la caravana protagonizada por unos jugadores que ya quedaron en la historia del deporte a nivel global.

El equipo comandado por Lionel Messi, el mejor futbolista del mundo, aterrizó en las primeras horas de esta madrugada en el aeropuerto internacional de Ezeiza, una localidad ubicada a 40 kilómetros de Buenos Aires.

Vista área del Obelisco con motivo de la caravana de la selección argentina por Buenos Aires. Foto: Marcelo Endelli / Gettyimages.ru

Tras un recibimiento multitudinario en las primeras horas de este martes, tras la llegada de la selección a la capital argentina, horas más tardes, en un autobús abierto, con un título en la parte trasera que  dice: «Campeones del Mundo», se inició el recorrido de los albicelestes por las principales calles de Buenos Aires.

La caravana partió en medio de una explosión de alegría, llantos y cánticos de una multitud de personas que acampó durante 24 horas para celebrar a Lionel Messi y a los Campeones de Mundo.

Las lágrimas de felicidad de los hinchas se desbordan a su paso. Las banderas de todos los tamaños ondean. Es una marea albiceleste acompañada por los cantos futboleros.

Del «Brasil, decime qué se siente» al «Yo soy argentino, es un sentimiento, no puedo parar» y el hit de este Mundial: «En Argentina nací, tierra de Diego y Lionel, de los pibes de Malvinas que jamás olvidaré».

El lunes por la tarde, después de que se confirmara el recorrido, millones de personas comenzaron a ocupar los alrededores del Obelisco y los 80 kilómetros de calles, avenidas y autopistas por las que transitaría el micro con la esperanza de reservar un lugar desde el cual divisar a su ídolos, aunque fuera por unos segundos. 

Para facilitar la asistencia, el Gobierno nacional encabezado por el presidente Alberto Fernández decretó un feriado, lo que permitió que la vigilia nocturna en el aeropuerto fuera todavía más masiva de lo que se esperaba.

Apenas se abrieron las puertas del avión, aparecieron Messi, el ídolo indiscutible, con la Copa en alto y la medalla dorada al cuello, y Lionel Scaloni, el técnico que fue resistido por la prensa deportiva por su falta de trayectoria, pero que en solo cuatro años ya ganó todos los títulos posibles con la selección. Es también el responsable de que la selección haya sido rebautizada como ‘La Scaloneta’, que enamoró a la exigente hinchada argentina.  

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Esta previsto que la escuadra albiceleste visite la Casa Rosada, para reunirse con el presidente Alberto Fernández, en el marco de la celebración que se extenderá hasta la noche en Argentina.

Desde los diferentes operativos de seguridad le pidieron a los medios de comunicación que informen que la policía va a rociar con agua a la gente, con los camiones hidrantes, pero no para dispersarlos, sino por el calor y las altas temperaturas, que se agravan con el amontonamiento.

Aunque las autoridades no pudieron precisar cuánto tiempo se prolongarán los festejos, se estima que toda la recorrida pueda extenderse por alrededor de ocho horas o incluso más. 

Todo dependerá de la cantidad de hinchas que conformen la caravana y la velocidad que pueda adquirir el micro en la autopista. Las autoridades estiman que cuatro millones de personas se encuentran en las calles en espera de la caravana.

La selección argentina de futbol celebrará el Mundial de Catar en el Obelisco, el monumento más emblemático del país y sede de manifestaciones populares, desde protestas políticas hasta celebraciones deportivas.

Construido en 1936, este símbolo patrio de 67,5 metros de altura está ubicado en la Plaza de la República, en la esquina de la Avenida Corrientes y la Avenida 9 de Julio, en pleno centro de Buenos Aires, por lo que, además, es punto obligado para los turistas nacionales y extranjeros.

Pero de manera particular, es el lugar en el que se dan cita los fervorosos fanáticos que, en este país, viven el futbol como una devoción religiosa.

Así llegaron los campeones a suelo argentino

El avión con los campeones del mundial de fútbol de Qatar 2022, aterrizó en la madrugada del martes en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en la cercanías de la capital argentina, Buenos Aires.

El vuelo AR1915 de Aerolíneas Argentinas llegó a Argentina procedente del aeropuerto Fiumicino de Roma, Italia, donde hizo una escala técnica de dos horas tras su partida de Doha, la capital de Qatar.

Con información de agencias / Foto de portada: Victor R. Caivano / AP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: