Fallece Alicia Hermida, la actriz que se enfrentó a la «gusanera» cubana en Gran Canaria

REDACCIÓN CANARIAS-SEMANAL.ORG

Este miércoles, 9 de febrero, fallecía la actriz Alicia Hermida, a los 89 años,   en la residencia de mayores de Villanueva de la Cañada (Madrid) donde vivía con su marido, el también actor Jaime Losada, según ha informado la Asociación de Gestión de Actores y Bailarines, AISGE.

Con una larguísima trayectoria profesional, Alicia Pérez Herranz  -su verdadero nombre – se integró en la la Compañía de Teatro María Guerrero de Madrid nada más finalizar sus estudios de bachillerato. De su primera etapa sobre las tablas destaca el papel interpretado en la obra Plaza de Oriente, de Joaquín Calvo Sotelo; así como Medida por medida (1955), de Shakespeare; La hora de la fantasía (1955), de Anna Bonacci; El diario de Ana Frank (1957), de Frances Goodrich; La casamentera (1960), de Thornton Wilder; La viuda valenciana, de Lope de Vega; El jardín de los cerezos (1960), de Chéjov y La casa de Bernarda Alba (1964), de García Lorca.

En 1981 se incorporó a La Barraca, la compañía fundada por Federico García Lorca durante la Segunda República. Lugar donde terminaría impartiendo clases de interpretación a varias generaciones de actores.

Su debut cinematográfico se produjo en 1960 con la película Maribel y la extraña familia, de José María Forqué, basada en la obra homónima de Miguel Mihura. Su actividad cinematográfica no ha sido especialmente extensa, aunque caben mencionar títulos como Gary Cooper, que estás en los cielos (1980), de Pilar Miró, Las bicicletas son para el verano (1984), de Jaime Chávarri, El bosque animado (1987), de José Luis Cuerda, Malena es un nombre de tango (1996), de Gerardo Herrero o Carreteras secundarias (1997), de Emilio Martínez Lázaro.

LA ENTRAÑABLE «VALENTINA», DE LA SERIE CUÉNTAME

Sin embargo, en la última etapa de sus vida las últimas décadas de su carrera, la actriz madrileña fue conocida sobre todo por interpretar el papel de Valentina Rojas en la serie Cuéntame cómo pasó, de TVE, ella era la más alegre y optimista de las amigas de Herminia, la abuela a quien encarna María Galiana.

En esta serie de televisión ejerció también su función de profesora de interpretación, como le reconocería en diversas entrevistas el joven actor Ricardo Gómez -Carlos Alcántara en la serie -.

En 1999 obtuvo un Premio Max a mejor actriz de reparto por su papel en la versión de Divinas palabras (Valle-Inclán) que dirigió José Tamayo.

Dieciocho años más tarde, en 2017, fue reconocida con el Premio A toda una Vida por la Unión de Actores y Actrices.

UNA MUJER COMPROMETIDA Y COMBATIVA QUE DEFENDÍA A LA REVOLUCIÓN CUBANA

Mucho menos conocida es, por razones obvias, la faceta como mujer de izquierdas comprometida con sus valores y principios, de Alicia Hermida.  Hermida fue candidata a las elecciones europeas bajo las siglas de la formación Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los Pueblos, en 2009.

Además, destacó su constante defensa de la de la Revolución cubana y su aguerrido activismo por el cese del bloqueo  a ese país caribeño, del que pudimos ser testigos directos en la isla de Gran Canaria.

En el año 2011, Alicia Hermida y su esposo fueron invitados por la Plataforma Canaria de Solidaridad con los Pueblos a participar en un acto organizado para conmemorar el 50 aniversario de la victoria de Playa Girón y la derrota de los mercenarios que, en una operación orquestada por la CIA, pretendían dar al traste con la revolución cubana cuando esta apenas comenzaba a desarrollarse, en el año 1961.

El acto, celebrado en Las Palmas de G.C., coincidió con una de las campañas orquestadas por la llamada «gusanera» cubana afincada en esta isla, que consistía en acudir a este tipo de encuentros solidarios  organizados por los colectivos de la solidaridad con Cuba,  con el deliberado  objetivo de intentar «reventarlos».

El intento de la «gusanera» no sólo fue abortado por el público presente que había acudido al acto para festejar la victoria de Girón, sino también por la propia actriz y su compañero, Jaime Losada, quienes, a pesar de su ya avanzada edad no dudaron en enfrentarse airadamente  con los provocadores hasta que, finalmente, estos tuvieron que abandonar el recinto.

Una valiente actitud, y un compromiso que  viene bien recordar en esta fecha, en la que otras muchas notas necrológicas destacarán igualmente, y con justicia, la virtudes como actriz y como docente de la compañera Alicia Hermida.

Tomado de Canarias Semanal.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.