Brasil: Gobierno emite decreto para minería artesanal

A pesar de que el vicepresidente brasileño Hamilton Anonio Mourão admitió que enero fue el mes de mayor deforestación amazónica durante el actual Gobierno, el presidente Jair Bolsonaro emitió este lunes un decreto para estimular la “minería artesanal”

El decreto excluye a las comunidades de una posible defensa territorial.

La medida promueve la “minería artesanal y de pequeña escala” para la “extracción de sustancias minerales explotables”, en un terreno donde fueron devastados 360 km2 del territorio amazónico brasileño, según informaciones oficiales.

El decreto, que sustenta el Programa de Apoyo al Desarrollo de la Minería Artesanal y en Pequeña Escala (Pró-Mape), refiere que la Amazonía brasileña será “la región prioritaria para el desarrollo de los trabajos”.

Por su parte, la integrante de la coordinación nacional del Movimiento por la Soberanía Popular en la Minería (MAM), Isabel Cristina, remarcó que “el decreto sólo sirve a los intereses del actual Gobierno y en particular, de los empresarios que están financiando la minería ilegal aquí en la Amazonía”.

De igual manera, alertó que “en el artículo 10, el decreto prioriza la exploración minera solo en la región amazónica. Es decir, en la Amazonía Legal. Relación con esto? Simplemente, para oficializar la explotación que ya se está dando ilegalmente”, dijo la militante.

Isabel Cristina subrayó que el decreto oficializa el trabajo esclavo y la explotación de quienes trabajan en las minerías, y excluye a las comunidades de una posible defensa territorial. “Representantes de entidades públicas u otras instituciones podrán ser invitados a participar en las reuniones, pero sin derecho a voto en las decisiones”, subrayó el Movimiento por la Soberanía Popular en la Minería (MAM).

Otra activista, la vocera de la campaña Amazonía de Greenpeace, Carolina Marçal en una declaración al medio brasileño Brasil de Fato consideró que “la conservación de la Amazonía es un elemento central cuando hablamos de esfuerzos globales para contener la crisis climática y de biodiversidad. La extracción de oro provoca graves impactos en el ecosistema y ciertamente está profundizando la crisis ecológica del bioma”.

El Instituto de Investigaciones Ambientales de la Amazonía (IPAM) dio a conocer a principios del mes de febrero que la deforestación de la Amazonía ha aumentado en un 56,6 por ciento en los últimos tres años, entre agosto de 2018 y julio de 2021, con la pérdida de vegetación autóctona de 32.740 kilómetro cuadrado (km²). 

Tomado de TeleSUR / Foto de portada: Rumbo Minero.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.