Alta tensión en Legislativo ecuatoriano reaviva ataques contra defensores del pueblo

Por Liset García * / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La tensión campea en la Asamblea Nacional de Ecuador tras el cierre intempestivo de la sesión de este jueves, en que su presidenta Guadalupe Llori no solo recogió sus cosas y se fue, sino que demandó el corte de electricidad en la sala de sesiones para vaciar el recinto y apagar el debate en torno a su gestión.

Justamente cuando tenían previsto el primer debate del proyecto de ley que regula el uso de la fuerza, los parlamentarios vieron violentado su derecho a opinar y a  intentar cambios en la agenda. Algunos asambleístas quieren impulsar una revisión a Llori y al Consejo de Administración Legislativa, por la falta de acciones que le impidan al Ejecutivo avanzar con proyectos que dañan a la población ecuatoriana.

Representantes de la bancada de la Unión por la Esperanza (Unes) rechazaron la actuación de la titular, y posicionaron la etiqueta #PrendanLasLuces en su cuenta de la red social Twitter, tras denunciar en un comunicado los atropellos de la máxima autoridad de la Asamblea. “Exigir que se respete la ley no es desestabilizar”, puntualizaron y agregaron que su proceder siempre estará apegado a la defensa de la democracia y el marco jurídico.

La presidenta buscaba impedir la probable discusión en torno al llamado a crear una comisión encargada de la evaluar su desempeño. Pero la asambleísta Marcela Holguín, recién nombrada coordinadora de la bancada de Unes, denunció el intento de matar la discusión. “Nos quitaron la luz, pero no nos han quitado la voz”, dijo. Anunció que van a seguir lo que dicen la Constitución y las leyes, para exigir que trabajen para el pueblo.

Por su parte, el también asambleísta por Unes, Ronny Aleaga, lanzó una alerta a la ciudadanía en cuanto a la violación de la primera función del Estado, que es la transparencia en su actuación. Reclama que las autoridades sean evaluadas, para que quienes les dieron con su voto la confianza para representarlos tengan la seguridad de que están cumpliendo con ese mandato, a lo cual se niega la presidenta Llori.

También otro asambleísta por Unes, Roberto Cuero, fue contundente en su intervención ante el Legislativo al decir que “hay autoridades y servidores públicos que no han entendido su misión básica: servir al pueblo. En cambio, algunos sirven a sus intereses personales y a los intereses del gran capital”.

El panorama seguirá tenso, y ya estaba subido de tono, a partir de que la presidenta acusa de intentar desestabilizar la Asamblea y otros la critican por sus decisiones, con lo que va ganando la anarquía y la ingobernabilidad en el país, escenario propicio para que el presidente Guillermo Lasso mantenga sus manos libres para actuar de espaldas al pueblo.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: @lahistoriaec / Twitter.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.