La Policía de Miami dista de ser ejemplo

Por José Luis Méndez Méndez * / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

 

Cuando el experimentado y ético Art Acevedo, fue contratado como jefe de la Policía de Miami, colocó entre sus condiciones profesionales, tener  plena potencia para actuar. Su interés era adecentar al cuerpo armado, recuperar el prestigio ante la comunidad a proteger y cohesionar a las fuerzas. Pero eso fue solo un sueño, cuando comenzó a chocar con los intereses creados por las vacas sagradas intocables como los Comisionados veteranos Joe Carollo y Manolo Reyes, comenzaron los conflictos para poder hacer valer la ley y la conducta ética. En breve, Acevedo fue purgado, por no lo entender, que debía cambiarlo todo, para que todo siguiera igual. El belicoso alcalde Francis Suárez, firmó raudo el despido.

Uno de los casos que ensombreció más aún, la bien ganada fama de violenta de la Policía de Miami, fue el de Richard Anthony Tippenhauer,  el oficial del Departamento de Policía de Miami-Dade, quien fue detenido acusado de violencia doméstica.

El uniformado fue arrestado bajo el señalamiento de haber tomado por el cuello a su pareja, a quien además escupió mientras esperaban un taxi,  luego de que salieran de un restaurante. El oficial había estado en relaciones con la víctima durante varios meses.

El victimario enfrenta un cargo de asalto y se encuentra en la cárcel del Condado, luego de haberse entregado este lunes a las autoridades. Su fianza fue establecida en 1.500 dólares. Su jefe dijo en un comunicado sentirse decepcionado de que uno de sus oficiales cometiera este tipo de atropellos mientras se encontraba fuera de servicio. Además, ofreció estar dispuesto para cooperar con la policía de la ciudad de Miami y la Oficina de la Fiscal Estatal.

Otros anuncios noticiosos reiteran el clima violento que impera en la ciudad, visitada por cientos de miles de turistas, en busca de sol, playa y seguridad, que es una de las debilidades de la urbe. Noticias como: Un muerto y cuatro heridos al estrellarse un auto contra un restaurante en Miami Beach; la cámara captó a un ladrón que retornó a un restaurante en la populosa ciudad de Hialeah,  donde había robado tres semanas antes; arrestan a un  adolescente en la misma ciudad acusado de apuñalar a un joven; detienen a un emigrado cubano por robar en una tienda de Miami; arrestan a una mujer en Hialeah por estafar a personas con trámites migratorios y para detener esta relación, añado una dolorosa noticia: un hombre mató a sus dos hijos y se quitó la vida en Miami Lakes. Todos estos casos son reflejo de la crisis reinante. Estos no son casos extraídos de archivos policiales, son hechos ocurridos en las últimas dos semanas.

Las autoridades municipales de Miami, enfrascadas en otras prioridades, consideran que la violencia está en parámetros controlables, pero la realidad es bien distinta, esa ciudad ha sido escenario de tiroteos con armas largas con varios muertos y al menos 25 heridos en hechos separados. Se suma además tiroteos ocurridos en plena autopista interestatal I-95, donde al menos una joven murió.

La escalada de violencia en esta ciudad, donde han resultado muertos a tiros más de 5 personas en hechos separados, incluido un menor en su cumpleaños y el incidente que dejó 23 personas heridas al ser tiroteadas con armas largas cuando partían de un salón de eventos en el condado Miami Dade, no solo constituyen un desafío para autoridades, sino que preocupa a comunidades de emigrados residentes en esa urbe.

En una madrugada al concluir una actividad, 23 personas fueron heridas, algunas de gravedad, cuando tres individuos aún prófugos dispararon con armas largas contra ellos, dejando dos muertos.

Ante la magnitud de la preocupación ciudadana, un presentador de noticias local ofreció US$100 mil de recompensa para ayudar a esclarecer este crimen. La Policía de Miami, ofreció US$25,000 de recompensa para quienes contribuyan con informaciones para dar con los autores.

 En la oleada violenta de tiroteos a mano armada donde los casquillos producto de esta se han diseminado por las calles de Miami, se evidencia que se está utilizando armas de todo calibre, según investigaciones preliminares de la Policía de Miami.

Unos indicadores actualizados sirven para validar las causas de esta espiral violenta. La actualización de una encuesta periodística permanente desde hace tres años, realizada en marzo de 2022, arrojó un estimado generalizado de un 53.3. % de criminalidad contra un 46.6. % de seguridad. Aunque el nivel de criminalidad efectiva se tasa en 58.87 %, pero impresiona que los encuestados registraron que el aumento de este índice en los últimos tres años, es alto para un 63.73%.

Al entrar en detalles sobre la posibilidad de ser víctima de robo en el domicilio, se elevó al 48.89 %. Mientras que la opción de sufrir hurtos o robos es de 50.64 % y de ser robado el autor, aumentó al 46.82 %.

La violencia física en las personas, más que la fuerza en otros delitos, preocupa a los 169 colaboradores participantes en el sondeo. La posibilidad de ser robado en el interior de los autos, subió al 58.01%, mientras el temor a ser agredido, se elevó al 47.61 %.

El consumo de drogas es una de las causas del aumento de la violencia, razón por la cual los encuestados le dieron una elevada consideración a esta posibilidad, al estimar en 64.54 % esta opción, calificada de Alto. Similar sentimiento externaron con relación a la corrupción y soborno, con un 61.26 %, también Alto.

En cuanto a la inseguridad barrial, referida a los crimines contra la propiedad, como robos, asaltos, vandalismo, agresión y atraco armado, se elevó al 58.12 %, es decir más de la mitad de los consultados se declararon preocupados por esas alternativas.

El hace pocos años apacible Doral, hoy asiento de cientos de emigrados venezolanos y cubanos, ha cambiado para mal. El repentino aumento de la violencia con armas de fuego en Miami-Dade ha despertado el interés nacional, y el alcalde del condado apareció en canales de televisión, para infundir seguridad, confianza, y sobre todo convencer que en apariencias este todo bajo control.

Dijo con dudosa convicción: “Ahora estamos unidos. Tenemos nuestra operación “Heat Summer”, señaló la alcaldesa Daniella Levine Cava durante una comparecencia. Esta Operación es el nombre de la iniciativa policial de doce semanas en todo el condado de patrullas intensificadas y recopilación de inteligencia de múltiples agencias que se presentó.

La policía de Miami-Dade dice que ya ha resultado en 179 arrestos y la recuperación de 51 armas de fuego. Pero apenas unos días después del comienzo de la iniciativa, se produjo otro tiroteo masivo, el segundo en una semana, cuando tres personas murieron y otras cinco resultaron heridas en Kendal, después de una fiesta de graduación. Entre cuatro de esos tiroteos, siete personas murieron y casi 30 resultaron heridas.

El prestigio de la Policía esta cuestionado y razones sobran, mientras el bravucón Alcalde Francis Suárez está obnubilado por los negocios del bitcoin.

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Lynne Sladky / AP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: