Recordando a Marina Raskova, la gran bruja de la noche aterrando a los nazifascistas

Nació el 28 de marzo de 1912 en el seno de una familia de pedagógos. Su padre, instructor de canto lírico, esperaba que se convirtiera en una cantante de opera, pero murió en un accidente cuando Marina contaba con solo siete años y aunque ella estudió teatro y canto en el Conservatorio de Moscú, decidió hacer sus estudios superiores en Química. Se graudó en 1929 y comenzó a trabajar en una fábrica de pinturas. Contrajo matrimonio con el ingeniero Sergey Raskov y adquirió el apellido de su esposo por lo que pasó a llamarse Marina Raskova. En el año 1930 tuvo una hija y en 1935 se divorció.

Luego de estar trabajando como operaria en la fábrica de pinturas se interesó por la romántica idea de volar por los cielos e ingresó en la Academia de Aviación Zhukovski, logrando progresar rápidamente gracias a su tenacidad y valentía.

Marina Raskova tenía 19 años cuando matriculó en la Academia de Aviación de Zhukovski y 22 cuando se graduó en 1934 como aviadora, siendo la primera mujer soviética que oficialmente aprobó el examen de navegación. Recibió su licencia de piloto al año siguiente.

El 28 de octubre de 1937, junto a Valentina Grizodúbova alcanzó el record mundial de vuelo sin escalas para mujeres, al volar una distancia de 1445 Km. a bordo de un Yakovlev AIR-12.

En 1938, ella y otras dos aviadoras establecieron una marca mundial para mujeres al volar 5908 Kms a través de las interminables estepas rusas, en un avión bimotor Túpolev ANT-37, bautizado Rodina. El vuelo sin escalas fue realizado en 26 horas 29 minutos, cubriendo la distancia entre Moscú y Komsomolsk-na-Amure, en el este. Para entonces Marina tenía 25 años y por su hazaña fue galardonada con la Estrella de Oro de los Héroes Soviéticos.

Durante la travesía de Siberia, el avión comenzó a acumular hielo en las alas y las jóvenes aviadoras se vieron obligadas a lanzar todo lo que pudieron para aminorar el peso de la nave y ganar altura. Raskova, que era la navegante en el vuelo, decidió que ella debía lanzarse también. Marcó el rumbo en un mapa y se lanzó en paracaídas en medio de la oscuridad siberiana. El avión llegó a destino sin novedad, mientras un cazador rescataba a Marina Raskova. Las tres jóvenes regresaron triunfantes a Moscú donde fueron recibidas como heroínas.

Marina fue entrevistada por Stalin y ocupó un puesto importante en el Partido Comunista.

Cuando en 1941, Alemania invade a la Unión Soviética, Raskova era Mayor en la Fuerza Aérea Soviética y logró convencer a Stalin para formar el Grupo de Vuelo Especial conformado unicamente por mujeres que inicialmente fue denominado Grupo de Aviación 122. Inmediatamente comenzaron a llegar voluntarias de toda la Unión Soviética. La selección de las aspirantes la hizo la propia Raskova en las aulas de la Academia de Aviación Zhukovski.

En octubre de 1941, la joven aviadora se reportó con las alumnas a la base aérea en el pueblo de Engels, a orillas del Volga, al norte de Stalingrado. La primera orden fue tomar hilo y aguja y reconstruir los uniformes que por la talla, evidentemente eran para hombres. Pantalones, camisas, medias y guerreras, tuvieron que ser acondicionadas a las tallas femeninas. Para las botas, no había otra alternativa que rellenarlas con papel de periódicos, para acomodarlas a las tallas femeninas.

El entrenamiento en Engels fue duro. Las aviadoras volaban de 12 a 14 horas diarias con el propósito de aprender en días, lo que se debía aprender en dos años en tiempo de paz o seis meses en tiempos de guerra. Para ese momento los pilotos alemanes no tenían oponentes. La mayoría de los aviones soviéticos fueron destruidos en tierra y aquellos pilotos que se aventuraron a volar, fueron derribados casi al primer contacto con los cazas alemanes.

El entrenamiento inicial era efectuado en aviones Polikarpov Po-2, biplanos de madera y lona. Las mujeres practicaban bombardeo a diferentes alturas y vuelos nocturnos en parejas y en solitario, aprendiendo a navegar con instrumentos rudimentarios y sin comunicación con tierra. La tripulación la componían el piloto y el navegante, rotándose los equipos para que Raskova los evaluara.

Los Polikarpov Po-2 no tenían armamento, pero practicaban los principios de la caza, con simulaciones de fuego, en tierra y en el aire. Los equipos se turnaban, tomando los lugares de «amigos» y «enemigos,» combatiendo entre ellas y contra los instructores.

Después de seis meses de entrenamiento fueron creados oficialmente los tres primeros regimientos en los que se ubicaron las diferentes aviadoras. Todos fueron adscritos dentro de la serie 500; y fueron el 586 de Caza, el 587 de Bombardeo y el 588 de Bombardeo Nocturno. Como no todas calificaban para la aviación de caza, la mayoría fue asignada a grupos de bombardeo, especialmente en el 588 de bombardeo nocturno, que maniobraba con los mismos aviones Polikarpov Po-2 en los que entrenaron, y el Regimiento Diurno No 587 que volaba en los Petlyakov Pe-2 que estaban mejor equipados y tenían una tripulación de tres: piloto, navegante y radio-operador-artillero.

Las mujeres de la Brigada de Cazas, continuaron el entrenamiento en los aviones Petlyakov Pe-2y después en los Yakovlev Yak-1, un avión que no perdonaba errores y por tanto las prácticas eran más rigurosas. Practicaron caza, y ametrallamiento hasta lograr la suficiente confianza en el avión, cuyos asientos fueron acondicionados para permitir que las mujeres alcanzaran los pedales y a la vez pudieran ver por encima del panel de instrumentos. Finalmente usaron en combate el caza Yakovlev Yak-1,

Una vez terminado el ciclo de prácticas, las jóvenes aviadoras recibieron su pistola de reglamento y oficialmente fueron asignadas a sus aviones. Vistiendo la ropa de vuelo, se dirigieron a sus aviones y esta vez, sin asistencia de los instructores, despegaron. Marina Raskova declaró entonces que al verlas partir tuvo el temor de no saber si lo que les había enseñado les podría salvar la vida.

Entrada en acción

El regimiento 588 de bombardeo nocturno fue el más famoso de todos los organizados por Raskova. Su audacia temeraria no ha tenido igual en la historia de la aviación femenina y llegaron a constituir un verdadero azote para las tropas alemanas que las apodaron las Brujas de la Noche.

Marina Raskova tomó el mando del Grupo 587, que generalmente volaba en bimotores Petlyakov Pe-2 y eventualmente en aviones Sujoi Su-2.

El 22 de noviembre de 1942, recibieron órdenes de moverse para Stalingrado y las zonas de combate del grupo comprendían Oriol, Kursk, Smolensk, Vitebsk, Borysov y los Lagos Mazurian.

Marina no sobrevivió la guerra pues falleció en un accidente. Durante el vuelo de una unidad de Petlyakov Pe-2 bajo su mando, el día 4 de enero de 1943, hubo una tormenta de nieve que hizo estrellar el avión de Raskova contra un banco de arena en la margen occidental del río Volga. Al ser un vuelo con una misión militar, Raskova y el resto de la tripulación, fueron declaradas muertas en acción.

La unidad 587 Regimiento de Bombarderos comandada por Marina Raskova participó en 1134 misiones aéreas, arrojando al menos 980 toneladas de bombas. Cinco de sus integrantes fueron condecoradas como Héroe de la Unión Soviética.

 

Tomado de Acercándonos.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.