Cuba: Díaz-Canel saluda aniversario de UJC y OPJM en jornada de trabajo voluntario

Por Dinella García Acosta.

Esta mañana, más de 100 jóvenes, estudiantes y trabajadores, y el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez se reunieron en una finca cercana al Wajay, en el municipio Boyeros, en La Habana, para participar en un trabajo voluntario en saludo al 4 de abril y el 60 aniversario de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

No había amanecido y ya los participantes se ubicaban frente a los surcos para sembrar tres hectáreas (dos de yuca y una de maíz). 

Luego del trabajo, el mandatario intercambió con la prensa sobre la necesidad de observar los criterios de los jóvenes cada vez que se hace una política pública. “¿Qué espacios de participación le estamos dando a la población? ¿Qué espacios le estamos dando a los jóvenes? Hay que pensar eso”, dijo.

Díaz-Canel reiteró que, sabiendo que el bloqueo seguirá recrudecido, tenemos que apostar por la resistencia creativa, “con talento, convicciones y sacrificio. Las cosas que tenemos por delante son duras y llevan esfuerzo. Con ese concepto de resistencia creativa vamos a avanzar mucho”. 

Resaltó que el ejemplo más reciente de esa resistencia fue el modo en que el país enfrentó la pandemia. 

El presidente cubano habló sobre la emigración en la juventud y la necesidad de tener una migración segura y ordenada. “Es tiempo de que el Gobierno de Estados Unidos deje de ponerle presión a este tema”, sostuvo.

Destacó que en la medida en que vayamos potenciando los encuentros con la comunidad cubana en el extranjero, “podemos ir encontrando el consenso entre todos”. Recordó que en todos los viajes al exterior se reúne siempre con parte de la comunidad cubana.

De igual modo, comentó sobre la relación entre la emigración y la necesidad de establecer políticas públicas en favor de la juventud.

Con respecto a la situación económica de Cuba, recordó que estamos viviendo epopeyas para que pueda llegar el combustible a la Isla y concretar pagos, así como las afectaciones que existen en la disponibilidad de productos y el alto costo de los fletes.

“La paradoja es que un mundo después de la covid-19 debía aspirar a globalizar solidaridad. Cuando el mundo debía estar volcado en salvar vidas humanas, está volcado en conflictos. Hay que sentir por el mundo, no podemos sentir por nosotros mismos”.

Luego del trabajo voluntario, Díaz-Canel intercambió con los jóvenes allí reunidos sobre innovación, liderazgo, oportunidades y retos.

Ante la intervención del estudiante de Historia de la Universidad de La Habana Alejandro Sánchez, el mandatario reiteró la necesidad de buscar políticas que nos ayuden a eliminar desigualdades en los jóvenes.

Precisó que hay temas cruciales como el potencial científico que aportan los jóvenes, el cual debemos estimular. 

Asimismo, apuntó que tenemos que abordar de manera distinta los temas de la vivienda para la juventud, suplir las desventajas que existan en el acceso a la educación superior y estimular que los jóvenes sean promovidos a cargos de dirección. 

Vamos a lograr la participación juvenil en la medida en que la juventud esté agarrada a su historia y su cultura”, afirmó el mandatario.

En otro momento del intercambio, el presidente del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba, Jorge González, alertó sobre las visiones fundamentalistas y la importancia de hablar de “un cristianismo inclusivo, que es amor, que es lo que predicó Jesucristo. Eso es un cristianismo que no dejaba a nadie afuera”.

Sobre ello, el mandatario cubano consideró que lo importante es que todos los tipos de familias tengan derechos y garantías. “¿Qué es lo inclusivo? ¿Separar o darle posibilidad a todos los tipos de familia? Hay una mayoría de cristianos que entienden eso perfectamente, que no entra en ningún tipo de contradicción con los textos y concepciones de la religión”.

Tomado de Cubadebate / Fotos: Alejandro Azcuy Domínguez. 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.