La agenda del Presidente de Cuba

Por Orlando Oramas León* / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Pareciera que el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se multiplica a tenor de las múltiples actividades que encabeza a diario y que le ponen en contacto personal con diversos sectores de la sociedad y numerosos visitantes extranjeros.

A manera de ejemplo, este 7 de abril comenzó el día en la oriental Santiago de Cuba, donde en su condición de primer secretario del Partido Comunista (PCC) encabezó la asamblea de balance anual de la organización partidista en esa provincia.

Resultó una jornada marcada por su rol de máximo dirigente político, pues en el propio día participó en similar asamblea del PCC en Guantánamo, en el extremo levantino de la isla.

Es recurrente su presencia al frente de visitas gubernamentales en toda la geografía nacional como presidente de la República. Lo mismo en un hospital, una fábrica, un central azucarero o entre la gente de un barrio que deja de ser vulnerable por mejoras en las que participan instituciones estatales y la propia población.

Pareciera que estos contactos con la población son los que prefiere, y parte de ello son los encuentros que tiene marcados en su agenda con representantes de la sociedad, léase jóvenes, activistas sociales, delegados del Poder Popular, intelectuales, empresarios o científicos, entre otros.

El presidente cubano está al frente del Grupo Temporal de Trabajo frente a la Covid-19; también son regulares sus reuniones con los científicos y es marcado su interés por promover la vinculación de la ciencia, y las Universidades, con el desarrollo económico y social del país.

Lo cierto es que como parte de este quehacer del mandatario el Palacio de la Revolución más que cuartel general es una casa abierta al país en el que el entra y sale, y los encuentros que allí tienen lugar marcan el pulso de la nación.

Hace unos días Díaz-Canel se encontró con el intelectual mexicano Fernando Buen Abad. Así lo refería en su cuenta en Twitter: «Este martes recibí en el Palacio de la Revolución a un gran amigo de #Cuba, el destacado intelectual mexicano Fernando Buen Abad. Hablamos de guerra mediática, de la necesidad de articular nuestras fuerzas y de esa tremenda batalla de ideas que sigue siendo urgente ganar».

Antes había recibido en el propio salón a independentistas puertorriqueños a quienes refrendó el histórico apoyo cubano: Reafirmamos el compromiso con la causa independentista puertorriqueña y con la batalla contra el colonialismo, un asunto de todos los que aman la libertad y la justicia, suscribió en la propia red social.

El jefe de Estado es muy activo en Twitter. Allí dio cuenta de su encuentro con granjeros estadounidenses que participaron en La Habana en la III Conferencia Empresarial Agrícola Cuba-Estados Unidos.

A los agricultores del país norteño les reconoció su aporte en el empeño por normalizar las relaciones bilaterales, lastradas por la política hostil de Washington y el bloqueo que por más de 60 años aplica contra Cuba y los propios productores estadounidenses.

Aspiramos también –dijo– a que un día podamos regularizar este comercio de una mejor manera, y que también podamos acceder a créditos y enviar productos cubanos a Estados Unidos, dijo el gobernante en la ocasión.

Entre sus actividades de los últimos días Díaz-Canel participó en la entrega de la Medalla y certificados otorgados por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) a científicos e innovadores de la isla.

Los reconocimientos fueron entregados por el director general de ese organismo de Naciones Unidas, Daren Tang, quien reconoció el trabajo de los creadores de las vacunas cubanas antiCovid-19 Soberana 01, Soberana 02, Abdala y Mambisa.

Resultó la cosecha de un exhorto que hizo el jefe de Estado a los científicos de su país para formular una vacuna contra la pandemia. Fue hace apenas dos años en uno de sus recorridos por un centro científico. Allí comenzó a forjarse la epopeya por la cual Cuba se convirtió en el primer país del llamado Tercer Mundo de crear un antígeno, ya son varios, para encarar la pandemia de la Covid-19.

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: Estudios Revolución. 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.