Más líos legales para Trump, un juez de EEUU lo declara en desacato

Por Deisy Francis Mexidor * / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano. 

Nadie está por encima de la ley, expresó la fiscal general de Nueva York, Letitia James, al aplaudir el fallo de un juez de ese estado de la Unión que declaró al expresidente Donald Trump en desacato por negarse a entregar documentos requeridos por una investigación.

El juez del Tribunal Supremo de Nueva York, Arthur Engoron, ordenó este lunes a Trump pagar 10 000 dólares diarios hasta que demuestre que cumplió con lo solicitado por la oficina del Fiscal General.

«Hoy, la justicia prevaleció«, dijo James en un comunicado. «Durante años, Donald Trump ha tratado de evadir la ley y detener nuestra investigación legal sobre él y los negocios financieros de su compañía. La sentencia lo deja claro: nadie está por encima de la ley».

Engoron rechazó en febrero la impugnación de Trump a la citación de sus registros y ordenó al republicano que se sentara a declarar y entregara los expedientes solicitados que tuviera bajo su control. Sin embargo, el exgobernante recurrió la parte de la sentencia que le obligaba a dar testimonio, pero no impugnó la orden de entrega de documentos.

Alina Habba, su abogada, informó que el exocupante del Despacho Oval apelará el fallo por desacato de Engoron. “Estamos respetuosamente en desacuerdo con la decisión del tribunal», expresó en una nota de prensa.

Recordó el diario The Hill que a principios de este mes, la oficina de James pidió a Engoron que declarara a Trump en desacato después de que este incumpliera un plazo para proporcionar los documentos y acotó que la representación legal del expresidente incluso se había opuesto a los términos de la citación semanas después de que el juez la considerara válida.

«La supuesta ‘Respuesta’ del señor Trump viola la orden de la Corte; no es un cumplimiento total, o cualquier grado de cumplimiento, sino simplemente más retraso y ofuscación», escribió la oficina de James en su moción de desacato.

Sin embargo, Habba señaló al tribunal que no existen documentos relevantes en posesión de Trump pues todos están bajo el control de su compañía.

La pesquisa intenta demostrar cómo el exjefe de la Casa Blanca infló sus activos para obtener préstamos y subestimó su valor a efectos fiscales, lo cual parece un hecho muy grave.

Pero hasta ahora -como reportaran los propios medios estadounidenses- el verdadero super poder de Donald Trump es su talento para escabullirse de la responsabilidad después de navegar cerca de la ley y las reglas normales de la política, los negocios y la vida de una manera que habría destruido a la mayoría de las figuras públicas hace mucho tiempo.

La exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca de Trump, Alyssa Farah Griffin, sugirió en un programa de la cadena CNN en febrero que si los problemas legales del expresidente se agravan, no pasarán inadvertidos entre los potenciales candidatos de 2024.

«No solo el expresidente retirado está observando esto desde Florida, sino que también señalaría que los potenciales candidatos republicanos de 2024, creo, están prestando mucha atención a esto», advirtió.

Los líos legales de Trump van aparejados a las maniobras por mantener en secreto los documentos de la mansión ejecutiva ante la investigación de la Cámara de Representantes sobre el ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021.

El Tribunal Supremo le echó un balde de agua fría al fallar en su contra y obligarlo a facilitar los archivos solicitados por la comisión de la Cámara Baja.

La comisión –que trabaja en este tema desde mediados del pasado año- trata de reconstruir el intento del equipo de Trump de robar las elecciones e impedir la toma de posesión del demócrata Joe Biden.

Para los miembros del selecto panel es necesario dilucidar el alcance del papel de Trump en la planificación o incitación al asalto a la sede del Congreso de Estados Unidos, un hecho en el cual perdieron la vida cinco personas y 140 policías resultaron heridos.

Sin embargo –apuntó CNN-, el expresidente ha vivido toda su vida en una vorágine de escándalos, polémicas, laberintos legales, riesgos de ruina financiera y rencillas que ha escogido o de las que nunca dará marcha atrás, aunque tal vez sea el momento de considerar si su talento para la impunidad está empezando a fallar tras la serie de derrotas legales que han estrechado la red de escrutinio a su alrededor.

 

(*) Periodista cubana.

Foto de portada: LA Times/ Archivo.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.