Más de 3000 migrantes murieron en 2021 en ruta por mar hacia Europa

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reveló este viernes en un informe que más de 3.000 personas murieron o desaparecieron el pasado año intentando llegar a Europa a través del cruce del Mediterráneo central y occidental y el océano Atlántico.

Detalla el documento que dicho total, unas 1.924 personas fueron declaradas muertas o desaparecidas en las rutas del Mediterráneo central y occidental; en tanto otras 1.153 perecieron o desaparecieron en la ruta marítima del noroeste de África hacia las Islas Canarias.

A la vez que pormenorizan que la cifra prácticamente duplica los 1.776 decesos por este concepto constatados en 2020; en tanto en lo que va de 2022 otros 478 migrantes han muerto o desaparecido en el mar.

Razón por la cual la ACNUR hizo un llamado urgente para evitar muertes y proteger a los refugiados y solicitantes de asilo que se embarcan en peligrosos viajes por tierra y mar.

El mismo contempla a 25 países de cuatro regiones diferentes y que conectan con Europa ya sea por rutas terrestres o marítimas; vías comúnmente empleadas por migrantes, solicitantes de asilo y refugiados. Esta medida comprende a países de origen, de salida, de primer asilo, de tránsito y de destino.

Además, de solicitar 163.5 millones de dólares para asistir y proteger a miles de refugiados y otras personas como parte de una estrategia actualizada de protección y soluciones para los refugiados. 

Quienes en su mayoría parten en su travesía forzados por situaciones de inestabilidad política; continuos conflictos armados; deterioro de las condiciones socioeconómicas en sus países de origen, agravadas por el contexto pandémico de la Covid-19; y el impacto del cambio climático, tendencia que advirtió el ente internacional, pudiera incrementar los desplazamientos y movimientos de matiz peligroso en este 2022.

De ahí la urgencia de ofrecer alternativas a estos viajes como el aumento de asistencia humanitaria y protección internacional para supervivientes y quienes hayan sufrido violaciones de los derechos humanos, como un mecanismo de contención ante el creciente tráfico de personas.

Cabe destacar que la mayor parte de las travesías marítimas tuvieron lugar en embarcaciones carentes de las condiciones necesarias para la navegación como botes inflables, en travesías que, en dependencia del lugar de partida como los estados costeros de África Occidental, entre los que se encuentran Senegal y Mauritania, pudieran demorar hasta diez días.

Tomado de TeleSUR/ Foto de portada: AFP.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.