Veleidades de la realidad de Miami

Por José Luis Méndez Méndez * / Especial para Resumen Latinoamericano.

Esa ciudad se precia de ser una de las más promocionadas del mundo, es como ir a la Meca, por lo menos una vez en la vida, pero ojo si decide hacerlo debe conocer algunas de sus veleidades, que pueden convertir el sueno de su vida, en el último suspiro.

Las noticias locales de esa urbe, no dejan de sorprender a propios y extraños, ya no se trata solo de la inveterada violencia policial, la incontenible criminalidad, los insectos, roedores y otras alimañas que pululan por sus decenas de restaurantes, ahora es la propia policía violenta, quien incita a promover tomar la justicia por las manos de las victimas, violencia para combatirla, así de simple es la ecuación de los encargados de preservar la ley y el orden.

Una noticia se convirtió en viral y aumentó la venta desenfrenada de armas defensivas. El jefe del Departamento de la Policía del Condado Santa Rosa, Florida, Bob Johnson, alentó a los propietarios de viviendas a disparar a los intrusos para ahorrarle dinero a los contribuyentes, después de la ola de robos que padece la comunidad.

Es el colmo de la irresponsabilidad dar una patente de corso a los residentes, para abrir fuego contra cualquiera que presuntamente se considere una amenaza, puede ser alguien para preguntar una dirección, llevar un encargo comercial, simplemente acercarse, es suficiente para destapar el morbo de disparar y ver caer a la víctima con total impunidad y respaldo de la ley.

Para los crédulos, que veneran la sociedad estadounidense como paradigma universal de “democracia” y “derechos humanos”, las realidades desmienten esa quimera. Recientemente una turba policial rodeó a un  sospechoso y lo golpeó, mientras que no se inmutaron al ver que eran filmados. Oficiales de la policía en el estado de Florida fueron captados por las cámaras pateando a un hombre en la cabeza mientras estaba esposado. También agredieron a otro hombre que estaba filmando el incidente, informó el diario The Hill, con los datos suministrados por los fiscales y el reporte del cotidiano The New York Post.

La motivación racial no podía faltar, el sospechoso y el transeúnte que filmo la pateadura, eran negros. El victimado fue perseguido y retenido a punta de pistola dentro del ascensor del Hotel Royal Palm.

El incidente ocurrió en la afamada Miami Beach. El video mostró a un oficial de policía cuando retenía a Dalonta Crudup, de 24 años, a punta de pistola en el ascensor de un hotel, cuando este salió fue presionado contra  el suelo, con las manos a la espalda. Luego fue esposado y mantenido sometido, mientras 20 agentes se amontonaban sobre él y lo golpeaban con un aluvión de patadas y pisotones, además de proferir todo tipo de ofensas. Dos decenas de uniformados, armados contra un indefenso joven, que era negro, lo cual al parecer los excitaba.

El abuso, que trascendió, fue denunciado y repudiado por la comunidad negra, obligó a la fiscalía a encausar a los oficiales, se anunció que cinco de los 20 oficiales enfrentaran cargos de agresión.  La policía de Miami que actuó de manera tan violenta estaba siendo filmada por Khalid Vaughn, de 28 años, a unos 12 pies de distancia en un teléfono celular, informó NY Post.  Los oficiales, descritos por el NY Post como una “turba”, atacaron a Vaughn incluso cuando se retiró por órdenes de los oficiales, según la fiscal estatal de Miami-Dade, de origen cubano Katherine Fernández Rundle.

Para más violación de sus derechos constitucionales, los agentes luego abordaron a Vaugn lo tiraron al suelo y lo golpearon con igual saña. Los agresores estaban tan convencidos de su protección e impunidad, que no apagaron  sus cámaras personales, esto permitió a la fiscal Rundle publicar cuatro minutos de las imágenes de vigilancia de las mencionadas cámaras corporales que obligatoriamente deben llevar los agentes del orden según el NY Post. 

Un medio local de Miami describió que en el video, puede verse cuando uno de los agentes patea una y otra vez al hombre en la cabeza, y cuando, poco después, otro agente lo sujeta y le estrella la cabeza contra el suelo.

Enseguida, un grupo de agentes concentra su atención en un hombre que filmaba lo que estaba ocurriendo. Segundos más tarde, ese hombre es lanzado contra una columna de concreto, golpeado sin parar, y le pegan codazos en la cabeza y en las costillas cuando cae al piso. Por puro milagros ambos negros sobrevivieron a estos émulos de Derek Chauvin, el expolicía acusado de matar al afroamericano George Floyd durante una detención policial en mayo de 2020.

Agrega esa información que Khalid Vaughn, quien es vecino de Nueva York, fue arrestado por filmar con su celular, pero los cargos fueron desestimados por la fiscalía estatal el mismo día del arresto, y casi inmediatamente después que el jefe de la policía Miami Beach, Richard Clements, informara a la fiscal actuante, que Vaughn enfrentaba cargos de resistirse al arresto con violencia y de obstaculizar una investigación policial, ya la maquinaria del poder había echado a andar para victimizar al agredido.

Por su parte, Crudup declaro a la televisora Local 10 News: “Me golpearon, me dieron puntos de sutura, fui al hospital”,  e insistió en que solo huyó de los oficiales porque tenía miedo de que estuvieran «tratando de meter a un hombre negro en la cárcel sin ninguna razón. No hago nada malo”. Evidentemente el agredido había visto las imágenes cuando la policía caza a negros por las calles de Miami, mientras su Alcalde Francis Suárez, de origen cubano, reclama que invadan a Cuba.

El sistema no está diseñado para defender a los negros, que son considerados, en pleno 2022, como ciudadanos de segunda, los agentes matones arrestados fueron acusados de un “delito menor” de agresión. Así es el «sueño americano” en ese emporio de prosperidad, que algunos sueñan.

 

(*) Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate y Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: Semana.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.