Aumentan denuncias contra régimen de excepción en El Salvador

El régimen de excepción decretado a finales de marzo por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, acumula un número creciente de denuncias de parte de la sociedad civil, así como de madres y familiares de los detenidos en las afueras de los centros penales.

Un grupo de abogados presentaron una apelación ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia con el propósito de reclamar el fin de las capturas masivas por parte de las fuerzas militares y de la Policía local: “Hemos representado un recurso de inconstitucionalidad y es claro que con el primer régimen de excepción que se aprueba a finales de marzo el gobierno fundamentalmente con sus cuerpos de seguridad ha desarrollado un proceso de capturas masivas de personas indistintamente hayan o no cometido delitos”, dijeron.
 
En el documento presentado reitera que era “importante limitar la discrecionalidad que tienen los cuerpos de seguridad para realizar las capturas”, al indicar que muchas de las personas capturadas no han cometido ilícitos.

La denuncia llega cuando, según el más reciente balance institucional, la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fuerza Armada capturaron a 487 presuntos «terroristas» el pasado martes, para un total de 27.831 detenidos, muchos de los cuales encaran penas de 30 años de prisión.

El pasado lunes, el ministro de Justicia y Seguridad Gustavo Villatoro admitió que 168 personas que fueron detenidas sin que tuvieran ninguna relación con pandillas fueron puestas en libertad. 

Según organismos defensores de los derechos humanos, en esta ofensiva contra las «maras» un cuarto de las detenciones son arbitrarias, en tanto el Gobierno replica que el margen de error es mucho menor.

Las muertes de los privados de libertad se siguen contando. Con 45 días transcurridos del régimen de excepción, 11 reos han muerto en diferentes centros penitenciarios, entre violencia y negligencias por enfermedades crónicas, las víctimas continúan apareciendo.

En adición, a través de mensajes escritos en carteles, el penal de Mariona pidió a las personas que no se acerquen al portón del recinto y que regresen dentro de cinco o seis días si su familiar no tiene 15 días detenido. Decenas de personas, en su mayoría mujeres, aguardan a las afueras del penal La Esperanza, conocido como Mariona, esperando conocer noticias de los capturados durante el régimen de excepción.

El actual régimen, que restringe determinadas garantías constitucionales, fue aprobado por la Asamblea Legislativa a pedido de Bukele, para responder a lo que llamó una ola criminal que dejó 87 homicidios en apenas un fin de semana.

Tomado de TeleSUR/ Foto de portada: EFE.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.