Se va o no se va la Presidenta de la Asamblea de Ecuador Guadalupe Llori

Por Liset García * / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La Presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Guadalupe Llori debería estar haciendo maletas, ante la inminente destitución que se le viene encima. Una comisión pluripartidista logró por fin establecerse tras una acalorada sesión, y comenzar la práctica de pruebas de sus incumplimientos, que si se declararan inoperantes, lo mejor que haría es renunciar al cargo, como le están pidiendo desde meses atrás.

La audiencia de la comisión ad hoc inició este viernes luego de diversas irregularidades, entre ellas la prohibición de acceso a periodistas. Tampoco se presentaron la investigada ni su abogado, Francis Abad, quien excusó su ausencia con el pretexto de que no lo habían dejado entrar.

Pero se le vio en los predios del edificio y también lo vieron marcharse. Así lo manifestó el legislador Pedro Zapata, presidente de la Comisión, que comenzó a sesionar con la presencia de sus cincos integrantes. También se aseguraron de notificar a Abad, quien pudo haber asistido a la audiencia, pero prefirió manejar el embuste de que no pudo acceder.

Según refieren varios medios de prensa ecuatorianos, Abad dirigió vía WhatsApp al secretario encargado de la comisión, una carta de su defendida en la que reclama por no haber incluido el nombre de él en la lista de personas que debían ingresar a la institución para asistir a la audiencia. Para que fuera más creíble el montaje de la escena declaró que después de quince minutos de espera decidió retirarse, no sin antes exigir una nueva fecha para la reunión, y como quien no quiere la cosa, descalificó la audiencia y declaró nulo el proceso.

Al parecer están jugando a las escondidas o no saben cuál otro burdo subterfugio van a inventar, porque fue la propia Llori quien dispuso el cierre del Palacio Legislativo, ¡qué coincidencia!, precisamente la víspera de la audiencia. Además ordenó que sus funcionarios trabajaran vía internet desde sus casas. Sumado a que para entrar era necesario estar incluidos en un listado, lo que ella, siendo la presidenta, no necesita.

Para tal disposición se agarró de la próxima comparecencia a un año de su toma de posesión del presidente Guillermo Lasso ante ese órgano, prevista para el día 24, para la cual el recinto “precisaba modificaciones”.

El propio Zapata junto a la diputada Marcela Holguín, de Unión por la Esperanza (Unes) –fórmula del expresidente Rafael Correa–, tuvo que intervenir ante los miembros de la escolta del edificio para exigir el acceso de la prensa.

También rechazaron la decisión de cierre del Legislativo y la orden que contempla que los funcionarios trabajen de manera telemática. Aclararon que el abogado puede incorporarse a la audiencia en cualquier momento cuando decidida regresar al edificio.

En su cuenta de la red social Twitter, Marcela Holguín, @marcelaholguin, denunció lo que llamó el Circo de Llori, y el trabalenguas lo dice todo: “Por orden de Llori, abogado de Llori, no ingresa a representar a Llori”.

Tras instalarse la audiencia, el abogado y asambleísta Fausto Jarrín (UNES) argumentó que ante la ausencia de Guadalupe Llori (de Pachakutik) y de su abogado se deberá procesarla en rebeldía.

Habría que ver cuáles artimañas adicionales imaginan para que salga airosa del incumplimiento de funciones de que se le acusa, y en lo que la comisión encargada viene trabajando desde abril.

La denuncia por incumplimiento de funciones la presentó el asambleísta Esteban Torres, del Partido Social Cristiano (PSC), quien argumentó que la presidenta excedió los plazos legales para la reinstalación de las sesiones del legislativo, lo cual mantuvo paralizadas sus actividades por más de dos meses, ¡otra coincidencia! para evitar que Unes y el PSC la evaluaran.

A inicios de abril, el propio Jarrín presentó una demanda en contra de los siete miembros del Consejo de Administración de la Legislatura (CAL) para que sean investigados, y arremetió contra Llori, la que debe ser separada del cargo, según aseguró.

A favor de tal propuesta están los representantes de la bancadas del PSC, cuyo presidente Esteban Torres, acompañó la demanda. El legislador acusó a la presidenta de la Asamblea de incumplir sus funciones y haber excedido los plazos para la reinstalación de las sesiones, algo que viene ocurriendo con frecuencia, causas por las cuales pidió la destitución de Llori.

Ahora, el pugilato continúa y parece que seguirá extendiéndose. La Comisión tiene de plazo hasta el 31 de mayo para entregar un informe, sin carácter vinculante para el Pleno. Según la ley “no se admitirá ninguna prueba que vulnere derechos fundamentales o haya sido obtenida mediante mecanismos ilegales”, y a la par aclara que una destitución dependerá de 70 votos, de los cuales 47 pertenecen a Unes, y 14 al PSC, que no serían suficientes para lograr la destitución.

Zapata ha considerado que estaría de acuerdo con que se investigue desde su inicio la gestión de la Asamblea, que ha dejado de sesionar a antojo de su presidenta, lo cual es contrario a la ley.

 

(*) Periodista cubana. 

Foto de portada: Carlos Noriega / El Comercio.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.